Rebelión en la granja: resumen, análisis, personajes

Comparte este artículo

El resumen de la rebelión en la granja que traemos hoy, sirve para que el lector tenga una idea de la importancia de esta importante novela, no te lo pierdas.

Rebelión-en-la-granja-1
El sentido alegórico de a granja, permite definirla como una de las mejores novelas del siglo XX.

Resumen de Rebelión de la granja

Considerada dentro de las mejores cien obras publicadas entre el siglo XX y el siglo XXI, la obra escrita por inglés George Orwell, plantea una alegoría y crítica al proceso político del dictador Soviético Joseph Stalin. Fue publicada durante la segunda guerra mundial y los primeros años no tuvo tanto alcance como lo hizo cinco años después.

Esta obra ha sido adaptada al cine en dos ocasiones teniendo el mismo éxito que la obra literaria. El autor demostró una oposición muy fuerte al proceso político sucedido en la URSS de los años 40 durante el mandato del dictador. Sin embargo, nuestra finalidad hoy es mostrar un resumen sencillo de esta excelente obra.

La novela refleja una sociedad irreal donde los protagonistas son animales, que llevan a cabo una acción donde deciden que ya los seres humanos no pueden vivir en la granja, por lo que toman la decisión de gobernar ellos mismos. No obstante la situación se torna difícil cuando algunos animales convierten el gobierno en una tiranía.

En el siguiente artículo Obras de misericordia puedes obtener información relevante sobre otras obras literarias de este tipo.

Primer capítulo

La novela rebelión en la granja comienza cuando el dueño de la granja “Solariega” el señor Jones, se encontraba en estado de ebriedad y se le olvido cerrar el gallinero, por lo que lo animales liderados por un cerdo llamado “Viejo mayor”, les hacer ver que deben revelarse en contra del señor Jones porque considera que el anciano los maltrata.

Rebelión-en-la-granja-2

Deciden entonces tomar el control de la granja con la finalidad de controlar ellos mismos todas las operaciones. El cerdo les explica que todos tienen las mismas oportunidades y sus derechos en la granja son iguales; la siguiente mañana el señor Jones observa el alboroto y comienza a disparar con su rifle para dispersar a la rebelión.

El viejo cerdo ya había dejado algunas ideas a los animales y sembrando la semilla de la revolución, así mismo les había enseñado la canción “Bestias de Inglaterra”, sin embargo tres días después de iniciada la revolución el “Viejo cerdo” murió mientras dormía.

Segundo capítulo

Después de la noche con la reunión del viejo cerdo, las cosas cambiaron totalmente, los cerdos más inteligentes traen a colación las enseñanzas del viejo cerdo y en las noches después que el viejo Jones dormía, comenzaban las actividades clandestinas. De manera que comenzaron a inculcar en el resto de los animales las ideas dejadas por el cerdo líder.

Los tres cerdos más inteligentes Bola de Nieve, Napoleón y Chillón, eran tres animales muy sagaces y vivos. Llevaron a cabo las ideas basadas en el animalismo. Un sistema creado con la finalidad de inyectar ideas revolucionarias al resto de los animales; sin embargo algunos animales se negaban a creer y escuchaban más los que planteaba el cuervo Moisés el cual era un espía del Viejo Jones.

Entre los discípulos de los credos estaban dos caballos llamados “Boxeador ” y “Trébol” quienes cumplían las órdenes de los tres cerdos líderes. Cada noche cantaban la canción enseñando nada por el viejo cerdo y cuando menos lo esperaban,  se presentó la revuelta; sucedió una noche en la cual el señor Jones se había emborrachado debido a la pérdida de dinero y otros problemas.

Rebelión-en-la-granja-3

Los animales no habían comido y se alteraron, de manera que el alboroto levantó al viejo Jones y los empleados, quienes buscaron sofocar la rebelión pero fue en vano. Los animales corrieron de la granja a todos los humanos  picoteando y agrediéndose, para así tomar posesión de su granja; elaboraron un manifiesto resaltando las ideas del animalismo ya la naranja la llamaron Granja animal.

Para conocer más sobre algunas obras de escritores famosos te invitamos leer el articulo Ian Gibson: donde se detalla la obra literaria de ese escritor.

Tercer capítulo

Los animales habían declarado los derechos de los animales en la granja, los cuales decían: Todo el que camine en dos patas es enemigo, aquel que camine en cuatro patas o tiene alas son amigos, los animales no deben usar ropa, ningún animal dormirá en una cama, ninguno podrá beber alcohol, ningún animal matará a otro animal y los animales todos son iguales.

De esa forma comenzaron a trabajar en la granja con condiciones en las cuales se sentían a gusto, producían su propio alimento y no había restricciones todos trabajaban y comían de su fruto, los cerdos lideraban cada actividad, se sentía la armonía en la nueva organización de la granja.

Cada animal hacía incluso la labor similar a como lo hacían antes de la rebelión, la sociedad de los animales se estaba consolidando y habían reglamentaciones donde se organizaban reuniones los domingos para programar las actividades de la próxima semana. Tenían además una bandera alusiva de color verde con una pezuña en su centro, la cual era la representación de la República de la Granja.

El animalismo iba creciendo poco a poco pero comenzaban a presentarse situaciones como por ejemplo, no saber qué hacer con la leche de vaca y tuvieron que dársela a los cerdos, las manzanas se pierden porque nadie las recoge, lo que ocasionó que algunos animales se quejaron.

La comida era reservada a los ceros y al resto de los animales se les racionaba, sobre todo las manzanas y la leche. Algunos animales molestos tuvieron que ser controlados por Chillón, el cerdo hablador, quien explicaba y justificaba cada acto de las autoridades cerdas; alegando que los cerdos eran los intelectuales que necesitaban ese alimento para dirigir la granja.

Cuarto capítulo

Toda la comarca se había enterado de la rebelión de los animales de la granja “Solariega” y los cerdos líderes enviaban palomas mensajeras con la finalidad de liberar a los animales de otras granjas. Los otros dueños de las granjas tomaron previsiones y buscaron la manera de informar a sus animales, que la “granja animal” estaba pasando por problemas, para evitar una revuelta en su propia granja.

Sin embargo los animales de esas granjas todos los días entonaban el himno “Bestias de Inglaterra” el cual se había convertido en un canto de libertad. Los humanos se molestaban cuando la escuchaban pero se hacían los sordos; sin embargo cada día la canción era cantada por más y más animales de otras granjas.

Un día el señor Jones junto a otros dueños de granja decidió tomar su granja y entrar para liberarla de animales. Pero estos estaban bien adiestrados y preparan una trampa para cuando se intentara tomar de nuevo la granja; Bola de Nieve había leído mucho sobre las estrategias de guerra de julio César y las enseñó al resto de los animales, quienes repelieron la intervención en forma inmediata.

Rebelión-en-la-granja-4

Quinto capítulo

El escritor decide en este capítulo establecer diferencia con algunos animales y comienzan algunas diferencias entre ellos, por lo que la primera en considerar que no pertenecía a esa granja fue la yegua Marieta, quien mostraba signo de fastidio y no querer estar allí; así mismo  le gustaba coquetear con otro caballo que se encontraba en la granja Monterroso, lo que motivó que la yegua se fuera de la granja.

Las palomas pudieron llegar con la información que Marieta se encontraba montada en un carruaje de color negro y rojo comiendo felizmente terrones de azúcar y se le veíamos felices,. Las autoridades de la granja animal decidieron que ningún animal podía hablar de la yegua.

Entre los cerdos Napoleón y Bola de Nieve siempre había discusiones e incluso se habían creado movimientos donde cada cerdo tenía sus seguidores. El resto de los animales había aceptado que los tres cerdos eran los más inteligentes y debían ser los líderes de la granja, esto generó que tuvieran ciertos privilegios.

Bola de nieve llegó un día con la propuesta de construir un molino de viento para poder tener electricidad en la granja y contar con servicios más modernos, de manera que mientras el molino funcionaba tenían la posibilidad de estudiar y prepararse mejor, sin embargo esto creó la división entre Napoleón y Bola de Nieve.

Mientras Bola de Nieve solicitaba intervenir las otras granjas para buscar apoyo en otros animales, Napoleón promovió la defensa de la granja en caso tal que el viejo Jones pudiera venir a conquistarla de nuevo, de hecho intentó matar a Bola de nieve arrojando unos perros rabiosos, pero este pudo escapar de manera que tuvo que huir de la granja.

Esta situación crea conflictos en muchos animales seguidores de Bola de Nieve. Sin embargo el resto sentía temor de llevar la contraria a Napoleón; se había creado una forma de gobernar con temor y los cerdos enviaron a Chillón para explicar sobre el nuevo líder llamado Napoleón y que Bola de Nieve era prófugo de la justicia.

Al final de este capítulo se narra cómo después Napoleón tomó la idea de Bola de Nieve relacionada con el molino de viento, y hacer creer a los animales que era su idea y Bola de Nieve se la había robado la idea. fue una forma de confabular contra su antiguo amigo.

Si desea conocer obras de este estilo te invitamos a leer el siguiente artículo La ratonera donde se describen aspectos relacionados con la rebelión en la granja.

Sexto capítulo

El Molino comenzó a construirse supuestamente de manera voluntaria, pero el animal que se negara a trabajar se le reducía su porción de alimentos. Utilizaron procedimientos rudimentarios para su construcción ya que pocos tenían conocimiento de albañilería, carpintería y electricidad; el tiempo de construcción del molino se estaba retrasando y los alimentos estaban comenzados a escasear

Esto permitió que la ración de comida fuera similar a cuando la granja estaba en las manos del viejo Jones. Por su parte Napoleón informaba que para poder tener disponibilidad de alimentos se debía realizar intercambios con otras granjas, lo que incumplió parte de los 7 mandamientos de los animales.

Cuatro cerdos comenzaron una tímida protesta que fue aplacada por los gruñidos de los perros de Napoleón. Las ovejas comenzaron a comentar la canción “Cuatro patas sí; dos patas no”, por lo que las autoridades buscaron un abogado que pudiera llevar a cabo las negociaciones, se utilizó de nuevo a chillón para disipar las dudas.

Las situaciones mejoraron en la granja y los dueños de las otras fincas estaban comenzando a ver con displicencia las actividades de granja animal. Esto hizo que el viejo Jones se mudara a otro condado; los cerdos líderes se mudaron la casa del viejo y comenzaron a dormir en las camas, algo que contradecía los mandamientos.

Las obras del molino que la rebelión en la granja provocó seguían adelante, sin embargo una noche un torrencial aguacero echó por el suelo la obra; Napoleón acusó a Bola de Nieve de haber causado este desastre, decretó para él la pena de muerte y una recompensa a quien pudiera apresarlo, haciendo que la rebelión en la granja tomara otro estigma.

Séptimo capítulo

Los animales comenzaron de nuevo con la reconstrucción del molino para demostrar a Bola de Nieve que ellos eran más fuertes; sin embargo poco a poco los cambios en las normas que benefician únicamente los cerdos comienzan a crear curiosidad en el resto de los animales;  esta situación trajo problemas donde la comida de nuevo comenzaba a escasear.

Sin embargo, en este capítulo de la rebelión en la gran es Napoleón quien buscó la forma que las otras granjas no se enteraran. Invento artilugios para hacer ver desde lejos que había bastante comida. Las negociaciones con otras granjas eran inminentes y Napoleón obligó a las gallinas a poner huevos en cantidades para venderse y poder disponer de recursos.

Las gallinas se negaron y pusieron huevos desde las alturas donde al caer se rompían, fue una forma de rebelión y debido a eso murieron nueve gallinas. Tras la situación presentada, toda la culpa recae en Bola de Nieve, quien era buscado por los perros de Napoleón, no obstante este ya no salía de la casa y reposo asistía a las reuniones de los domingos.

Octavo capítulo

Las promesas se incumplían y los animales veían como poco a poco los mandamientos se violaban. Sin embargo el molino siguió construyéndose pero cada día las acciones de Napoleón eran diferentes, las negociaciones con Pilkington uno de los dueños de las granjas vecinas, no se llevaron a cabo sino que fue engañado para venderle a Frederick, quien pagó con billetes falsos.

Los animales estaban confundidos y fue entonces cuando Frederick invadió su granja hasta demoler la construcción del molino,  Sin embargo entre la rabia y la decepción, los animales lograron derrotar las tropas de Frederick quien tuvo que huir de su granja. Hubo celebración y Napoleón decidió abrir una botella del mejor Whisky que tenía el señor Jones.

El licor estaba vencido y el cerdo Napoleón se encontraba grave, el resto de los animales se sintieron sin un líder y pensaron que Bola de Nieve había envenenado a Napoleón. Sin embargo el cerdo mejoró y fue llevado a siembra de los animales viejos para que estuviera allí por un tiempo, demostrando que la rebelión en la granja no había llegado solo para cambiar las condiciones de los animales en  igualdad, sino también para mejorar su calidad de vida.

Noveno y décimo capítulo

En este capítulo de la rebelión en la granja inicia de nuevo con la construcción del molino y se presenta la misma situación, escasez de comida y mucho trabajo. Chillón recordaba el tiempo de Jones pero los animales ya ni sabían cómo vivían en la época del viejo; los privilegios de los cerdos crecieron y se había creado una casta donde eran intocables; la granja fue proclamada república y se decidió ir a elecciones con un candidato único;  Napoleón, el cual ganó por unanimidad.

Uno de los caballos llamados Boxeador y el más trabajador de todos fue llevado por un supuesto veterinario, el cual era un carnicero que se encarga de sacrificar animales, por supuesto la noticia fue que el caballo había fallecido por el exceso de trabajo. Sin embargo, el engaño comenzaba funcionar en la granja y los cerdos utilizaban recursos para tomar whisky y emborracharse.

La mayoría de los animales que habían participado en la rebelión habían fallecido. Los líderes eran viejos Napoleón pesaba casi 200 kilos y casi no podía moverse, por su parte Chillón si acaso podía hablar, sin embargo Trébol, el burro benjamín y el cuervo Moisés seguían vivos. La rebelión se convirtió en una historia más en la granja y nadie tenía idea de lo que había pasado.

El molino se terminó pero no ofrecía electricidad sino que servía únicamente para moler trigo y maíz. Los animales siguen manteniendo unas condiciones precarias; continuaban con hambre y durmiendo incómodos. La situación cambió tanto que los cerdos comenzaron a asumir comportamientos humanos caminaban en dos patas, dormían en camas y faltaron todas las leyes impuestas al comienzo de la rebelión.

Los cerdos cambiaron la bandera y el nombre de la granja volvió a ser “La Solariega”, los negocios con los humanos se hicieron más comunes y los cerdos traicionaron todo ideal inicial. Para los animales los cerdos eran parecidos a los hombres y los hombres en cerdos dejando a todos los animales sin ningún tipo de ayuda y los una vez más.

(Visited 169 times, 1 visits today)

Deja un comentario