El piñón de Araucaria ¡Un fruto milenario del pueblo mapuche!

Comparte este artículo

Un fruto que la naturaleza nos regala es el piñón araucaria. Entérate en este artículo sobre la interesante  leyenda que habla de su origen.  Una hermosa historia que no te puedes perder, ni te imaginas cómo comienzan a consumirlos. ¡Seguro te va a encantar!

piñón-araucaria 1

Piñón araucaria

El piñón araucaria es considerado como un alimento que se encuentra desde tiempos milenarios del planeta. También es conocido como el pehuén o árbol sagrado de Neuquén. Es una especie catalogada como endémica. Y solamente es posible encontrarla entre la localidad de Copahue hasta llegar a Huechulafquen, ubicados en Chile.

Se pudo encontrar una primera aproximación relacionada con el conocimiento del piñón araucaria, esto fue en la ciudad llamada Neuquén, hace algunos años en el Salón de Alimentos Neuquinos y Vinos de la Patagonia Argentina. En este lugar se encontraba un stand exhibiendo el piñón de araucaria por una productora de Villa Pehuenia, situada en Chile.

La misma procede de la localidad de Huequen, que se ubica en Moquehue y es donde se realiza la producción de una serie de platos y una cantidad de otros productos, que son derivados justamente del piñón araucaria.

Ahora bien, los piñones son las semillas que están contenidas dentro de las piñas de los pinos. Estas semillas contienen una serie de propiedades que favorecen a la nutrición

Propiedades de los piñones

Increíblemente, estas semillas contienen una serie de propiedades que aportan beneficios a aquellos quienes las consumen. Entre sus propiedades tenemos:

  • Las semillas del piñón de araucaria contienen ácidos grasos como el Omega 6 y Omega 3. Estos nutrientes fortalecen el sistema cardiovascular y el cerebro.
  • Además, son ricas en vitaminas E, que favorecen al sistema inmunológico y a las defensas del organismo.
  • Contiene diferentes  minerales como magnesio, zinc, potasio, así como hierro.
  • Reduce los niveles elevados de colesterol LDL o malo.
  • Aportan grandes cantidades de fibra.
  • Coadyuvan a la fertilidad.
  • Son bajos en calorías.
  • Es una excelente fuente de proteínas, hidratos de carbono y lípidos.

¿Cómo consumir piñones?

Las semillas del piñón de araucaria se dejan secar para poderse consumir. Al contener un porcentaje importante de almidón aporta gran energía al organismo. Algunos cocinan las semillas para lograr procesar el aceite de piñón. Este producto contiene un 90% de ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados, por lo que se utiliza para procesos de adelgazamiento, ya que reduce los niveles de ansiedad por su poder saciante.

La reproducción de la Araucaria

Es de señalarse que los machos son los encargados de producir el polen. En cuanto a las hembras, realizan el trabajo de la fecundación, que posteriormente habrá de ser trabajado mediante las funciones que el viento realiza. Entonces lo traslada desde unos árboles hacia los otros.

De acuerdo a una serie de estimaciones es calculado que cada una de las piñas es capaz de contener alrededor de unos 200 a 300 piñones. Es decir, que de la producción de cada árbol de araucaria se obtienen alrededor de unas 30 piñas. Es de señalarse que actualmente, se encuentra prohibida la cosecha y la comercialización del piñón araucaria.

piñón-araucaria-3

Se debe decir, además, que se considera al pehuén como un fósil viviente, pues se estima que su existencia se remonta mucho antes de que se consolidara la conocida Cordillera de los Andes.  Debido a su antigüedad, la semilla del piñón de araucaria formó parte de la alimentación de los pueblos originarios de la región.

Igual sirvió de alimento para los pehuenches, quienes fueron los que formaron parte de la cultura conocida como la mapuche. Para su preparación, los pobladores se encargaban de hervirlos; otra forma de consumirlo era tostando las semillas. Inclusive, las utilizaban como medicinas.

Productos terminados procedentes del Araucaria

Una de las productoras reconocidas en Chile llamada Coti se encuentra elaborando dos tipos de licores, los cuales están consolidados uno como de tipo tradicional, el otro elaborado por piñones tostados, que tiene un efecto al paladar muy envolvente y voluptuoso.

De la misma manera, el piñón de araucaria es utilizado para elaborar diferentes platillos como:

  • Escabeches
  • Aderezos
  • En vinagre
  • Dulces
  • Alfajores.

Ahora bien, una propuesta interesante para un platillo es incorporar estas semillas en una ensalada. Si deseas tener algunas ideas sobre este fresco plato como acompañante te invitamos a entrar en el siguiente link titulado Ensaladas para asado propias de la región.

En cuanto al piñón araucaria, es bueno dejar una leyenda de manera conclusiva, la cual resulta ser bastante interesante:

En un principio se dice que Nguenechén, que es como le dicen al “Dios creador de los mapuches”, fue el que hizo que creciera el pehuén en los inmensos bosques. Sin embargo, en el principio aquellas tribus que habitaban estas tierras, no procedían a comerse el piñón araucaria, debido a que tenían la creencia de que estos eran venenosos.

El árbol sagrado

El pehuén o araucaria es un árbol, que en aquella época era considerado sagrado, tanto así que le hacían veneración a través de rezos debajo de su sombra. Asimismo, le hacían ofrendas donde le llevaban regalos tales como:

  • Carne
  • Sangre
  • Humo

Inclusive, sostenían algunas conversaciones con árbol, le hacían algunas confesiones acerca de las acciones malas que cometían. Y todos los frutos que brotaban de araucaria eran dejados en el piso, sin que fueran utilizados. Te voy a dejar este vídeo para que entiendas un poco mejor el árbol sagrado

Sin embargo, en todo momento regresaban con sus manos vacías. Y parecía entonces que sus ruegos no eran escuchados por Dios,  mientras que la gente continuaba muriéndose de hambre.

Finalmente, no fueron abandonados por “Nguenechén”, puesto que ocurrió que al momento en que uno de los jóvenes regresaba tan desalentado, se encontró con un anciano el cual fue descrito con una barba bastante larga y de color blanco.

El mismo se dirigió a él preguntándole qué estaba buscando, a lo que el joven contestó, que necesitaba alimento para quienes eran sus hermanos, quienes estaban muriendo de hambre en la tribu. Sin que hasta ese momento hubiese encontrado nada.

El don procedente de Nguenechén

Luego, el anciano le preguntó, que si los piñones que estaba regados por todo el suelo no eran comestibles, a lo que el joven le respondió que los mismos eran venenosos. Así fue que el abuelo le dijo, de aquí en lo adelante éstos vas a recibir como alimento, dado como un don proveniente de Nguenechén.

Así que le indicó que los hirvieran, con el fin de que se ablandaran, o que procedieran a tostarlos en el fuego, y que eso sería un delicioso manjar. Asimismo, que le hicieran un buen acopio, y procedieran a guardarlos en lugares que fueran bajo tierra, para que tuvieran provisiones en el transcurso del invierno.

Luego de que fueran dadas todas esas instrucciones, el anciano procedió a desaparecer. El joven entonces tomó como válido el consejo, procediendo a recoger una gran cantidad de piñones. Así que al llegar a la tribu se los entregó al cacique de la misma, teniendo en cuenta que le explicó todo lo que le había ocurrido.

Inmediatamente se realizó una reunión, en donde el jefe de la tribu contó lo que había ocurrido y le indicó a la comunidad que era Nguenechén mismo, quien había bajado a la Tierra con el fin de salvarlos. A partir de ese momento siguieron sus indicaciones y se alimentaron del piñón de araucaria, tal como les había sido indicado.

Desde ese momento, no hubo ya más escasez y cada año tenían grandes cantidades de piñones en sus cosechas, los cuales eran guardados bajo tierra para que estuvieran frescos por mucho tiempo. Y desde entonces es rezada una oración en agradecimiento a su Dios, por el piñón araucaria.

¿Cómo preparar el piñón de araucaria?

Este artículo no estuviera completo si no te decimos cómo prepara el piñón de araucaria. Lo primero que debemos hacer es recoger una cantidad suficiente de piñones de araucaria.

  • Luego procedemos a lavar cada uno de los piñones.
  • Seguidamente lo ponemos en abundante agua y lo colocamos al fuego para hervirlo, en un tiempo aproximado de dos horas.
  • Retiramos del fuego, y cuando esté medianamente frío al tacto, presionamos en la parte gruesa del piñón y extraemos la pulpa.
  • Los vamos colocando en un mismo envase. Ya el piñón está listo para utilizar en cualquier platillo.

Este producto tiene infinidades recetas. Una opción es incorporarlo a frescas ensaladas para darle esa textura propia del piñón. Otra alternativa es agregar las semillas del piñón de araucaria a salsas alpesto. Vale la pena intentarlo.

(Visited 196 times, 1 visits today)

Deja un comentario