Flan de huevo ¡Trucos para hacerla perfecta!

Comparte este artículo

Aprende a través de este artículo, a preparar un delicioso flan de huevo y comparte con tus seres queridos este exquisito postre casero.

flan-de-huevo-2
Un postre fácil de realizar en casa

Flan de huevo

El flan es un famoso postre elaborado a base de huevos, azúcar y leche, que era preparado por los griegos y romanos desde tiempos que se remontan a antes de la aparición de Cristo.

Según el lugar donde te encuentres, podrás apreciar distintas variedades de este dulce, por ejemplo, en Perú se elabora un postre llamada “crema volteada, que contempla los ingredientes básicos del flan con leche condensada.

En Chile, existe una variante conocida como “leche asada”, que al contrario del flan se cocina en el horno para obtener una capa superior tostada.

Mientras tanto en Venezuela, se elabora el tradicional quesillo, que también contiene leche condensada, y en Panamá se utiliza leche de coco y evaporada para preparar un postre similar a este.

Antes que postres como, el brownie o el tiramisú, ocuparan el protagonismo en la lista de postres ofrecidos por los restaurantes, el flan de huevo era uno de los más consumidos y apreciados por los comensales.

Actualmente, este postre ha comenzado a recuperar el terreno perdido, gracias a las innovaciones que están realizando los pasteleros y reposteros a lo largo del mundo, bien sea, porque incorporan leche condensada o por sustituir la leche por nata para incrementar el sabor del producto.

Receta tradicional

Ingredientes

Para unas 8 porciones de flan necesitarás:

  • 500 mililitros de leche entera.
  • 3 huevos grandes.
  • 125 gramos de azúcar.
  • 1 pedazo de cáscara de limón o naranja.
  • 1 rama de canela.

Para elaborar el caramelo necesitarás:

  • 150 gramos de azúcar aproximadamente.
  • 1 cucharada de agua.

flan-de-huevo-3

Preparación

El tiempo total que te llevará realizará todo el proceso de preparación y cocción, es de alrededor de 40 minutos, para la elaboración invertirás unos 15 minutos y el flan se cocinará en unos 25 minutos.

Lo primero que debes hacer es calentar la leche entera con la cáscara de limón o naranja y la ramita de canela (también puedes usar vainilla). Al hervir, se retira del fuego y se deja infusionar por unos 30 minutos, tiempo en el que además aprovechamos para que se enfríe.

A un lado, mezclamos con cuidado los huevos y el azúcar, luego añadimos la leche y seguimos removiendo hasta que el azúcar esté completamente disuelta.

Una vez mezclada correctamente, filtramos la preparación con la ayuda de un colador. Antes de colocar la mezcla en los moldes o flaneras, debemos cubrir la base de estas, con una fina capa de caramelo.

Cuando el caramelo se encuentra en el fondo de los moldes, vertemos la mezcla y colocamos los recipientes en una bandeja o fuente de horno, la cual llenaremos con uno o dos dedos de agua para luego ser introducida en el horno precalentado a unos 180°C.

Antes de introducir los moldes en el horno, puedes colocarles un papel de plata o aluminio para que los flanes  no entren en contacto con el agua.

Los flanes se cocinarán durante unos 25 minutos, aunque esto es solo una referencia y puede variar. Para saber si tu postre está listo, introduce una aguja o pequeño palillo en el flan, si sale seco, la cocción habrá terminado.

Retira del horno y deja enfriar antes de llevarlos a refrigerar en la nevera o frigorífico por 24 horas idealmente, aunque si deseas consumirlos unas cuantas horas, puedes hacerlo.

El caramelo

El caramelo debe ser previamente preparado y se logra combinando en una olla a fuego medio, el agua y el azúcar, hasta que esa última se disuelva totalmente y adquiera su particular color dorado. Debes tener mucho cuidado en la preparación del caramelo, ya que si se quema tendrá sabor amargo.

Recomendaciones

Se considera que un flan ha sido mal ejecutado, cuando en su aspecto pueden apreciarse unos cuantos agujeros. Para evitar que esto ocurra, no se debe batir la mezcla, esto facilita que entre aire a la misma y se creen estos molestos orificios.

Para obtener la textura y sabor adecuado, los flanes deben ser horneados en el horno a baño de María. No es estrictamente necesario que los flanes sean tapados, solo tienes que asegurarte de que el agua hirviendo no entre en los moldes.

El caramelo debe complementar el sabor del flan, así como su color, pero debido a su alto contenido azucarado es importante que se use moderadamente, dependiendo de tus gustos.

En cuanto al horno, no todos son iguales, por eso la temperatura de 180°C puede funcionar correctamente para unas personas y para otras no. Es importante que pruebes tu horno antes de preparar los flanes.

Puedes acompañar tu flan, adornándolo con nata o con el caramelo restante, también puedes acompañarlo con diversas frutas como la fresa o la mora.

Variantes del flan de huevo

Flan de huevo y leche condensada

Para preparar este postre, necesitarás de 200 gramos de leche condensada, 225 mililitros de leche entera, 2 huevos, 60 gramos de azúcar y una cucharada de agua. Su preparación es bastante parecida a la del flan de huevo tradicional.

La única diferencia entre esta receta y la anterior, es que al incorporar la leche fresca también añadiremos la leche condensada, de resto los pasos son exactamente iguales.

Crema volteada

Si quieres elaborar esta sabrosa variedad de la repostería peruana,  debes contar con 8 huevos, 800 mililitros de leche condensada, 800 mililitros de leche evaporada, 280 gramos de azúcar blanca y 1 cucharadita de vainilla, esto para obtener unas 10 o 12 porciones.

Antes de iniciar la crema, prepara el caramelo que depositarás en un molde de unos 25cm de diámetro y que preferiblemente debe tener un hueco en el medio, para dar la forma característica de este postre.

Mezcla con una espátula los huevos, con la leche evaporada y la leche condensada, además de la cucharadita de vainilla. Filtra la mezcla con la ayuda de un colador y para luego verterla en el molde.

Lleva al horno precalentado a 150°C, por una o dos horas, o hasta que cuaje. Retira la crema del horno, al desmoldar ten cuidado de no cortar la crema y espera que enfríe para luego refrigerar por unas 6 u 8 horas.

Flan de auyama o calabaza

Para preparar este flan necesitarás una cucharadita de mantequilla, un kilogramo de auyama o calabaza,  una cucharadita de canela molida, media cucharadita de sal, tres tazas de leche evaporada o entera, una taza de azúcar y cinco cucharadas de fécula de maíz.

Para el caramelo, usaremos azúcar y un poco de agua, al igual que en las otras recetas. Para empezar, engrasaremos nuestro molde con la mantequilla y reservamos.

Colocamos en una olla con agua caliente y sal, la auyama, está permanecerá en la cocina hasta que hierva y se ablande. Cuando esté lista, se retira el agua y se deja enfriar.

Lo siguiente que haremos, será licuar la auyama con la canela, la leche, el azúcar y la fécula de maíz. Cocinamos nuevamente hasta obtener una mezcla espesa, removiendo constantemente para evitar que se pegue.

Retiramos del fuego y vertemos la mezcla en nuestro molde, en el que previamente debimos haber incorporado el caramelo, dejamos enfriar y luego lo llevamos a la nevera o refrigerador unas dos horas, para luego desmoldarlo y consumirlo.

Flan de queso

El flan de queso se caracteriza por su textura suave y por ser una de las variedades de flan que sustituye la leche por nata, además de agregar queso tierno a su preparación.

Para los ingredientes debes contar con 4 huevos, 150g de queso tierno o queso crema, 4 cucharadas de azúcar y 500g de nata líquida, además de los ingredientes característicos, utilizados para la elaboración del caramelo.

En un bol o recipiente grande, removemos suavemente los huevos con el azúcar y añadimos la nata líquida. Rallamos el queso para poder incorporarlo a la mezcla, logrando que nos quede homogénea (esto no es necesario con el queso crema) y reservamos a un lado.

Para preparar el caramelo, como ya sabes, cocinamos azúcar y agua a fuego medio hasta que adquiera un color dorado, sin dejar que se queme o se endurezca. Vertemos el caramelo en el molde destinado para nuestro flan, impregnando la base y las paredes.

Colocamos la mezcla del flan en el molde y lo llevamos al horno a 180°C, por unos 30 minutos. Una vez listo, dejamos enfriar a temperatura ambiente para luego refrigerarlo por unas cuantas horas más.

Es importante resaltar que los flanes se deben desmoldar luego de que se refrigeran, ya que si se realiza antes este procedimiento, se corre el riesgo de que se rompa.

Por último, si te gusto este artículo y quieres seguir aprendiendo más recetas de flanes, te invitamos a visitar el siguiente artículo para que puedas seguir preparando recetas increíbles: Flan de elote con caramelo ¡Realiza este postre delicioso!.

(Visited 14 times, 1 visits today)

Deja un comentario