Croquetas de pollo ¡Receta de lujo en pocos pasos!

Comparte este artículo

A través del siguiente post te mostraremos detalladamente la receta de croquetas de pollo y cómo prepararlas. Aprende y disfruta junto a los tuyos.

croquetas-de-pollo-2

Croquetas de pollo

Las croquetas es una plato típico de España, su elaboración es muy sencilla, sólo necesitas un poco de carne, pescado o de algunos guisos o cocidos que siempre quedan en la cocina, éstos se pasan por pan rallado, se fríen y listo, unas croquetas deliciosas.

La receta croquetas de pollo es muy fácil de elaborar, lo ideal es seguir la receta paso a paso, tener a la mano un poco de pollo, puede ser asado o cocido, lo único que da un poco de trabajo es la bechamel que requiere bastante tiempo al ser movida, pero vale la pena, una vez que tengas preparada tus croquetas bien doradas, no te arrepentirás.

La elaboración de la bechamel como hemos dicho tiene trabajo, por el tiempo que debes invertir dando vueltas, además tiene un espesor ideal para la elaboración de las croquetas,  debes estar muy pendiente que no le queden grumos, sino que quede lo más suave posible; la puedes acompañar con un poco de jamón, atún, gambas, quesos, espinacas, bacalao, setas, entre otros, te quedarán divinas.

Existen gran variedad de croquetas, están las croquetas de jamón caseras, espinacas, piñones, como sea que decidas elaborarlas, al concluir el trabajo quedarás satisfecho.

Ingredientes para las croquetas de pollo

  • Pollo cocido o asado 300 gramos.
  • Cebolla 1.
  • Tomillo seco 1 cucharada, puedes utilizar también orégano o romero.
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
  • Huevos 3.
  • Harina.
  • Pan rallado.
  • Aceite para freír.
croquetas-de-pollo-3
En casa no se pierde nada

Ingredientes para la salsa bechamel

  • Leche 1 litro.
  • Harina 100 gramos.
  • mantequilla 100 gramos.
  • Un poquito de nuez moscada.
  • Sal.

Modo de preparación de las croquetas de pollo

  • El primer paso es desmenuzar el pollo cocido a asado, puedes cortarlos en pedazos pequeños, es mejor así para que al momento de unir con la salsa bechamel queden muy bien compactados.
  • Quita la concha a la cebolla y picala en también en trozos pequeños.
  • Toma una sartén espacioso, que después será utilizado para el pollo, coloca el aceite y sofríe la cebolla a fuego lento, deja que se dore, más no dejes que se queme, puedes trabajar en ella unos 10 minutos aproximadamente.
  • En el mismo sartén añade el pollo junto con el tomillo u orégano o romero, lo que hayas escogido, mueve durantes unos 10 minutos o menos, apaga la cocina y colocalo aparte para el momento en que lo vayas a utilizar.

Modo de preparación de la salsa bechamel

  • Toma una olla pequeña y coloca la mantequilla a fuego lento.
  • Cuando esté completamente derretida, apaga la cocina y añade la harina, comienza a mezclar, moviendo rápido a fin de que se forme una mezcla espesa y sin grumos.
  • Colocala nuevamente a fuego lento incorpora la leche y continúa moviendo la mezcla, cuando todo esté compactado, añade más leche y sigue dando vueltas a la mezcla a fin de que no se peque al fondo de la olla, lo ideal es que la leche no esté fría sino a temperatura ambiente para que se compacte con el resto de la mezcla mucho más rápido y no  se formen grumos.

Si deseas conocer otra deliciosa receta de pollo te invito a seguir el enlace Cazuela de arroz con pollo

Salsa bechamel, siempre perfecta
  • Coloca un poco de nuez moscada y sal al gusto.
  • Para evitar que se formen grumos, lo ideal es removerla en todo momento, si es necesario hasta unos 30 minutos a fin de que quede perfecta.

Integrando la mezcla del pollo con la salsa bechamel

  • Una vez la salsa lista incorpora la mezcla del pollo y la cebolla, prueba y si es necesario añade un poco más de sal.
  • Apaga la mezcla, una vez todo esté compactado y colócala en un recipiente aparte a fin de que se enfríe un poco, tapa con papel film para que no se le forme costra, primero deja que se enfríe a temperatura ambiente y después métela en la  nevera, la bechamel puedes prepararla con anterioridad, sería lo mas ideal, para que cuando vayas a preparar las croquetas ya tengas parte del trabajo adelantado.
  • Luego prepara tres platos, uno hondo con los huevos, otro con la harina y el último con el pan rallado.
  • Ahora, retira la mezcla del pollo de la nevera y con tus manos comienza a dar forma a las croquetas, puede ser cilíndricas o circulares, si deseas para que queden más exactas puedes sacarlas de la mezcla con una sacabolas de helados, es de gran ayuda.
  • Una vez dada la forma a la croqueta el procedimiento es el siguientes: Pasas la croqueta por harina, después por huevo y por último por el pan rallado, si deseas que queden más compactadas y doradas, repite el procedimiento.
  • Cuando todas estén preparadas, deja que reposen una hora aproximadamente, esto permite que estén a temperatura ambiente y al momento de freírlas no se abran.
  • Toma ahora una freidora añade el aceite hasta donde la misma indique, es decir, hasta donde esté la marca, luego prográmala para que se caliente a 180°C, una vez caliente, toma las croquetas y colócalas en la cesta de la freidora, toma por parte, es necesario que las prepares en varias partes, esto a fin de que se cocinen separadas y no una encima de la otra, esto garantizará que queden bien doradas cada una.
  • Su tiempo de cocción será aproximadamente de 5 minutos por cada tanda, debes vigilar bien para que no se vayan a quemar.

  • A medida que vayas friéndolas las vas colocando aparte encima de una papel de cocina para que escurran todo el aceite.
  • Una vez fritas todas. Listas las croquetas de pollo, sirve con el acompañante que gustes.

Si haces suficientes croquetas puedes congelarlas, bien sea antes o después de freír y luego al consumirlas fríes o calientas, son tan divinas como consumirlas terminadas de preparar.

Recomendaciones para las croquetas de pollo

En la elaboración de la bechamel no puedes dejar de remover la mezcla, si lo haces corres el riesgo de que se pegue en la parte baja de la olla y se formen grumos o si no se puede quemar y esto le corta el gusto a la misma.

Al formar las bolitas de las croquetas puedes ayudarte con cucharillas, cucharas de helados o manga pastelera, también puedes utilizar guantes, aunque la masa se puede pegar un poco haces el trabajo mucho más limpio, sea como sea que decidas hacerlo debes tener mucha paciencia para que queden perfectas.

La receta es sencilla pero requiere de trabajo por lo que se recomienda elaborarlas por cantidad y congelarlas, así cuando desees consumirlas tienes el trabajo adelantado y sólo necesitas freír.

Como complemento de esta deliciosa receta te invitamos a observar el siguiente contenido audiovisual.

Para ser congeladas y después usadas, se recomienda separarlas bien en una bandeja e introducirlas en el congelador, una vez se hayan endurecido, se retiran y se colocan en bolsas plásticas y se introducen nuevamente en el congelador, pueden tener una duración de meses si se sigue paso a paso las indicaciones para su conservación, cuando vayas a freírlas se recomienda descongelarlas primero un buen rato, esto a fin que no salte el aceite cuando vayas a cocinarlas.

Salsas acompañantes de las croquetas de pollo

Las croquetas pueden ser acompañadas con una variedad de salsas, entre ellas podemos mencionar:

  • Salsa de oporto.
  • Salsa con alioli.
  • Salsa de tomate.
  • Salsa de roquefort.
  • Salsa barbacoa.

Son ideales para consumirlas en cualquier momento, en reuniones sociales, familiares, como pasapalos, para los más pequeños de la casa, en fin, una exqusitez que no puedes dejar de probar.

Diferentes tipos de croquetas

Existe gran variedad en la preparación de croquetas y en este espacio queremos regalarte una especial, croquetas de jamón y pollo, para elaborarlas sólo necesitas: 1 cebolla, 300 gramos de pollo, 80 gramos de harina de trigo, un huevo, sal, pimienta, 600 ml de leche, 200 gramos de jamón, pan rallado, aceite de oliva.

El jamón y el pollo se pueden mezclar, si preparaste el día anterior pollo o hiciste alguna receta con pollo y te quedó, pues es el momento de innovar con unas deliciosas croquetas de jamón y pollo, te darás cuenta que en casa nada se pierde, siempre guardamos hay algo que hacer.

Croquetas de jamón y pollo

Los pasos son básicamente muy parecidos al explicado con las croquetas de pollo, tomas la cebolla y la pelas, luego la picas lo más pequeño posible, al terminar, tomas un sartén y viertes el aceite de oliva, colocas a sofreír la cebolla a fuego lento, pones un poco de sal al gusto, cuando esté lista, recuerda que debe estar dorada, le añades el jamón y el pollo, que debe estar desmenuzado o picado en pedacitos muy pequeños con anterioridad, deja que se cocine todo junto.

Una vez esté lista, añades la harina, todo a fuego lento, das vuelta a la mezcla sin dejar de mover para que no se queme, ni se pegue al fondo del sartén, se añade la leche y continúas batiendo la mezcla, si deseas puedes utilizar para ello una batidora eléctrica. Este paso toma un poco de tiempo, recordemos que debemos batir muy bien la mezcla para que no se formen grumos, si utilizas la batidora eléctrica debes ir poco a poco, tratando de que la mezcla quede lo más suave posible.

Cuando la textura de la bechamel esté compacta completamente, dejamos reposar e iniciamos a dar forma a las croquetas, de la forma tradicional, utilizando las manos, tomas la masa y vas armando una a una hasta terminar la masa preparada.

Una vez que todas estén lista se pasan por huevo  y el pan rallado, si deseas dorar más y que estén más crujientes repites el procedimiento, huevo y pan rallado.

Como último paso colocas el sartén con aceite a fuego lento y vas friendo las croquetas poco a poco hasta que queden bien doradas, las retiras y las pones en un plato con papel absorbente para que queden bien secas del aceite.

Listas tus croquetas de jamón y pollo para consumirlas.

Recomendaciones generales

El preparar este tipo de recetas es sumamente enriquecedor, muchas veces no necesitas de mucho, en el caso de las croquetas te permite trabajar con alimentos que ya tienes en casa y han sido preparados, en pocas palabras te ayuda a ahorrar gastos en ingredientes. Además de ser exquisitas y poder consumirlas en cualquier momento, sólo hay que tener disposición y cariño para llevarlas a cabo.

Muchas veces nos limitamos a elaborar ciertas recetas por falta de conocimiento, consideramos que son muchas las cosas que necesitamos para poder hacerlas, sin embargo, investigando nos encontramos con que hay gran variedad, como éstas, que nos permiten innovar sin tener mucho en el bolsillo.

A lo relacionado con la comida hay que ponerle cariño, y siguiendo siempre el paso a paso obtendremos resultados fantásticos.

(Visited 24 times, 1 visits today)

Deja un comentario