Comidas típicas de México ¡Platillos que deberías probar!

Comparte este artículo

Hoy compartiremos contigo las delicias culinarias que podemos conseguir en la cocina mexicana. ¡Acompáñanos a conocer las comidas típicas de México!.

comidas-típicas-de-méxico-1
Cocina mexicana, patrimonio histórico

Comidas Típicas de México

Los platillos mexicanos en su mayoría derivan de la importante cultura tradicional desarrollada por los pueblos maya y azteca, que durante el siglo XV dominaron fuertemente Mesoamérica.

El maíz era el elemento más importante entre los cultivos de estas sociedades, ya que constituía el ingrediente principal de su cocina. Con este producto, elaboraban tortillas y tamales.

Los mayas fueron los primeros en practicar la nixtamalización del maíz, mientras que, los aztecas tenían la costumbre de depositarlo en sus sepulturas, ambas sociedades lo utilizaban como ofrenda funeraria.

Otros alimentos cultivados fueron los frijoles, el chile, amaranto,  chía y cacao. La miel de las abejas era utilizada para la elaboración de bebidas y guisos.

En cuanto a la proteína, la dieta incluía res, pavos, tuzas, camarones e insectos, como gusanos, hormigas o chapulines. El atol y el pulque, fueron junto con el agua, las bebidas preferidas de estas culturas.

Actualmente, las comidas típicas de México siguen incluyendo todos estos elementos utilizados por sus antecesores. Los platillos se caracterizan por sabores intensos y únicos, hecho que valió para que fueran declarados Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en el año 2010.

Tacos

Considerado el plato más representativo de México, se estructura a partir de una tortilla que puede ser de maíz o harina de trigo, rellena de diversos ingredientes según se prefiera.

Cuenta una famosa leyenda que el rey Moctezuma usaba la tortilla como cuchara para sostener y comer los alimentos, de allí se habría originado el platillo.

Los tacos forman parte de la comida rápida mundial, pero también pueden prepararse en casa ya que su elaboración no es compleja. Igualmente, grandes restaurantes mexicanos de alta cocina, ofrecen diferentes tipos de tacos dentro de sus menús.

Los tacos clásicos contienen carne de res, cebolla, cilantro y salsa picante. Existen otras variantes del taco tradicional, por ejemplo, el taco vegetariano a base de nopal una especie de cactus que puede ser consumida.

Otras variantes son los tacos al pastor,  rellenos con carne de cerdo adobada acompañada de pedazos de piña o los tacos gobernador que incluyen en su relleno camarones, cebolla, ajo, chile, queso y pimienta.

Como vemos, esta comida típica acompañada en su mayoría por salsas con toques picantes, varía según los gustos de cada consumidor y las regiones donde se preparan.

Si vas a preparar unos ricos tacos, te aconsejamos que los acompañes con un rico picadillo a base de aguacate conocido como guacamole. Anímate a conocer los pasos para su elaboración descritos en el siguiente enlace: Receta guacamole mexicano ¡Paso a paso!.

comidas-típicas-de-méxico-2

Mole

El mole es una salsa exótica que remonta su origen a la época prehispánica, donde se ofrendaba a los dioses en señal de agradecimiento.

Esta comida, es una salsa homogénea espesada comúnmente con maíz y preparada con diversos tipos de chile, especies aromáticas y semillas. El mole es el complemento ideal del pollo o el guajolote.

Suele ser de color oscuro, semejante al chocolate. Los más conocidos son el mole poblano, en el que se agrega cacao amargo a la preparación  y oaxaqueño.

En la ciudad mexicana, Puebla, entre los meses de junio y julio se realiza un festival en honor al mole, el Festival del Mole Poblano. Generalmente, el mole es utilizado en platillos que contienen pollo, pavo o en algunos casos, cerdo, al ser vertido encima de estos alimentos.

Tamales

El tamal, es un platillo mexicano ampliamente expandido  por toda América, la masa se prepara con maíz o en su defecto harina de maíz, levadura, sal, caldo de verduras o pollo y manteca de cerdo, aunque la preparación y el nombre varían de una región a otra.

Los tamales son envueltos en hojas de maíz o plátano, en su mayoría rellenos con carne o verduras como la espinaca o el elote. Uno de los más conocidos es el tamal yucateco o Mukbil de Pollo, de dimensiones un poco más grandes que la de otros tamales, en él se utiliza la técnica maya de cocinado bajo tierra.

Esta comida típica mexicana no suele faltar en celebraciones como el Día de los Muertos, día en el que se coloca en el altar para ofrendar a los difuntos, o el Día de la Candelaria.

Pozole

Si de caldo hablamos, el pozole es un caldo que se elabora a base de granos de maíz o cacahuacintle. Los granos se cocinan hasta que adquieren forma de flor y generan gran cantidad de espuma a su alrededor.

Una vez culmina la preparación del maíz, se añade la carne, cebolla, condimentos al gusto y salsas, que terminan de darle cuerpo al platillo. Se sirve acompañado de ingredientes como el aguacate, rábano, lechuga y chile, este último no suele faltar sin importar su tipo (en salsa o en polvo).

El pozole también forma parte de las festividades mexicanas consumiéndose en fechas importantes, sin embargo, esto no ocurre solo en estas fechas ya que puede ser comida durante todo el año.

comidas-típicas-de-méxico-3

Enchiladas

Las enchiladas son otro platillo orgullosamente mexicano que se preparan utilizando tortillas de maíz rellenas con carne bien sea de res, pollo, cerdo o pavo, verduras o incluso frijoles.

Lo que no puede faltar en esta comida es el queso en abundancia y la tradicional salsa de tomate picante. Las enchiladas pueden ir acompañadas de lechuga, cebolla, guacamole o más queso, según las preferencias  de cada persona.

Existen más de 200 estilos diferentes de enchiladas, por ejemplo, las enchiladas mineras de Guanajuato, a las que se le agrega patata cocida.

Las enchiladas del suelo de Sinaloa, en las que la tortilla de maíz no se fríe sino que se sumergen en una salsa picante para luego rellenarse, son otra variante de este platillo.

Quesadillas

Dentro de las comidas típicas de México encontramos las quesadillas, consiste en una tortilla de maíz o trigo unida a la mitad, es decir, plegada, comúnmente cocinada en una plancha denominada comal y rellena de queso u otros ingredientes, dependiendo de la región en la que se encuentre.

Las quesadillas que no son plegadas a la mitad, sino que, el queso se coloca entre dos tortillas abiertas son conocidas como sincronizadas.

En la mayoría del país, quesadilla es aquella comida típica a la que se añade el queso como ingrediente principal, sin embargo, en Ciudad de México, suele dársele este nombre a cualquier tortilla de maíz doblada que contenga ingrediente más allá del queso.

Chilaquiles

Los chilaquiles, como emblema de la cultura mexicana, están preparados con trozos de maíz fritos o tostados llamados totopos (similares a los nachos) y acompañados con una salsa picante cuyo color varía dependiendo de la especie de chile usado.

Suelen comerse en los desayunos, aunque también, pueden ser ingeridos en otras comidas del día, como el almuerzo o la cena. Otros ingredientes que pueden acompañar este platillo son pollo, carne de res, queso, aguacate, cebolla y una guarnición de frijoles.

Cochinita pibil

La cochinita pibil se elabora a partir de carne de cerdo previamente adobada, que se envuelve en hojas de plátano para luego ser llevada al horno de tierra hasta que esté lista y pueda ser servida junto con una salsa de cebolla morada que contiene entre otros ingredientes, como el chile habanero.

Además de pimienta, zumo de naranja y limón, el cerdo se condimenta con achiote, un fruto de color rojo utilizado en el continente americano desde hace muchos años. El plato es acompañado por aguacate, tomate y cilantro.

Chiles en nogada

Si lo que buscas es un platillo con fascinantes contrastes entre sus sabores y aromas, además de una presentación tan colorida como lo es el pueblo mexicano, los chiles en nogada deben ser tu elección.

Los chiles en nogada se elaboran con los famosos chiles poblanos, una especie poco picante, rellenos con carne de cerdo, cebolla, almendras peladas, laurel, ajo o perejil y frutas como la manzana o el durazno.

La salsa (nogada) que acompaña este platillo de más de 100 años de historia, incluye crema de leche, queso, canela y nueces castañas, es de un característico color blanco que al momento de servir, contrasta con la decoración con perejil y granadas que asemejan a los colores de la bandera nacional.

Por sus características, suelen ser consumidos en las fechas patrias, especialmente entre el 15 y 16 de septiembre cuando se celebra la Independencia de México.

Tostadas

Las tostadas representan una de las comidas típicas de México más fáciles de elaborar. Realizadas a base de tortillas de maíz que se fríen previamente en aceite hirviendo, pueden comerse solas o con acompañantes como frijoles, queso, carne o ceviche.

Actualmente, son consideradas como una de las principales comidas rápidas del país y se han extendido por toda américa latina, convirtiéndose en una comida muy popular.

Tlayuda

Propio de la gastronomía oaxaqueña, la tlayuda comprende una tortilla de maíz de hasta 40 centímetros de diámetro, mucho más crujiente y quebradiza que otras ya que es dorada en el comal.

Al igual que otros platillos mexicanos, se rellena con carne y lechuga, junto con otros tipos de ingredientes. Lo que hace especial a este platillo, es que emplea el famoso quesillo o queso de Oaxaca, conocido en todo el país por su sabor único y la facilidad con la que se funde.

Sopa de lima

Como su nombre lo indica, este exquisito platillo compuesto de lima es uno de los más característicos de la Península de Yucatán, ubicada al sureste del país.

No es más que un rico caldo de pollo que contiene cebolla morada y lima, además una vez servida se le añade unos cuantos trozos de tortilla de maíz y unas pequeñas rodajas de lima.

Aguachiles

Los aguachiles, consisten en camarones crudos marinados en una mezcla que incluye sal, pimienta negra, chiles serranos y zumo de limón. Populares en la zona occidental o Pacífico mexicano, se cree que originalmente fueron ideados en la zona serrana de Sinaloa.

Una característica importante, es que los camarones usados deben ser completamente frescos para que logren conservar su consistencia suave. Por otra parte, esta es una preparación picante, debido a la cierta cantidad de chile que se le añade.

Escamoles y chapulines

De todas las comidas típicas de México, los escamoles y chapulines probablemente son los ingredientes más exóticos que puedes encontrar.

Los escamoles son larvas de hormiga güijera encontradas principalmente en Hidalgo y Guanajuato. Conocidos como el “caviar mexicano”, estos insectos son difíciles de criar, se preparan en guisos que contienen manteca de cerdo o mantequilla.

Aportan una mayor cantidad de proteínas que la carne y pueden comerse solos o acompañando otros platillos como por ejemplo, los tacos.

Marquesitas

Adentrándonos en el área de los postres, podemos encontrar las famosas  marquesitas, un dulce que usa una crepa elaborada con harina, huevo leche y mantequilla, como ingrediente principal.

Autóctono del estado de Yucatán,  en este dulce la crepa se dispone de forma enrollada al estilo de un taco o una barquilla y se rellena originalmente con queso holandés rallado, aunque si gustas también puedes agregarle chocolate, leche condensada, mermelada o dulce de leche.

Alegrías

La alegría es uno de los dulces más tradicionales de la cultura mexicana, elaborado con amaranto y miel o azúcar, el origen de su nombre se remonta al siglo XVI.

El amaranto es nativo de México y se prepara tostando las semillas para posteriormente unirlas con la miel o el azúcar y moldearlas hasta obtener la forma deseada, es común que las alegrías sean rectangulares.

Dulce de calabaza

El chacualole o xacualole, más conocido como dulce de calabaza, es un postre elaborado como su nombre lo indica a base de calabazas y aromatizado con clavos de olor, canela o ralladura de naranja.

La calabaza es cortada en trozos pequeños y colocada en una cazuela con la que será llevada a fuego lento removiendo constantemente. La textura dependerá de los gustos de quien la prepare.

Suele ser una de las ofrendas que se disponen en el altar durante el Día de los Muertos. Puede comerse sola o como acompañante de otros elementos como la leche  o el pan de muerto.

Mazapán de cacahuate

El mazapán mexicano o de cacahuate es una comida o postre dulce que suele servirse en las épocas navideñas. Esta delicia culinaria comprende una masa hecha con almendras peladas y azúcar  originalmente.

Al llegar a México, la receta del mazapán fue modificada, los cacahuates se convirtieron en ingredientes esenciales y característicos de este dulce, diferenciándose de los elaborados en otras partes del mundo.

Pan de muerto

Su origen se relaciona con las festividades católicas de “Todos los santos” y los “Fieles difuntos”. El pan muerto tradicional tiene forma circular, en la parte superior se sitúa una esfera que representa un cráneo y las canillas simbolizan los huesos.

La forma del pan varía de una región a otra, pero en general siempre están presentes las cuatro canillas, además, se le añade una pequeña cantidad de esencia de azahar para darle su sabor característico.

Por último, este postre pequeñas semillas de ajonjolí espolvoreadas. El pan de muerto es una de las ofrendas más antiguas ofrecidas el Día de los Muertos, ya que proviene de la época prehispánica.

Aguas frescas

Para acompañar las comidas típicas de México presentadas anteriormente, puedes optar por una deliciosa agua fresca. Estas bebidas no alcohólicas elaboradas a base de agua, frutas y flores,  suelen ser consumidas durante la comida (almuerzo).

Las aguas frescas pueden contener o no azúcar, las más famosas son las de Jamaica, limón y horchata. El agua de Jamaica, es una infusión obtenida a partir de la rosa de Jamaica, que puede beberse fría o caliente y en muchos casos se le añade azúcar debido a su sabor agrio.

Según estudios, el agua de Jamaica es capaz de disminuir la presión arterial en pacientes diabéticos, así como, los altos niveles de colesterol y triglicéridos.

El agua de limón o limonada es una bebida muy sencilla de preparar ya que solo necesita de agua, limón y azúcar. Por su parte, el agua de horchata tradicional es una bebida refrescante, preparada con chufas (tubérculo comestible) y agua.

Agua de horchata

El agua de horchata se obtiene remojando las chufas, para luego ser trituradas y filtradas con la ayuda de un colador de manera que sea solo líquido lo que pase hacia la jarra.

En algunos lugares, se le añade a la preparación original otros ingredientes como harina de arroz, leche en polvo o almendras. En México, son elaborados jarabes artesanales a base de esta bebida.

Dentro de las características más destacables de esta bebida, tenemos su alto contenido en antioxidantes, vitamina C y E, igualmente, por su gran contenido de almidón y aminoácidos, favorece la salud digestiva.

Si te causa curiosidad todo lo relacionado con el agua de horchata y quieres probar una de sus mejores variaciones para poder acompañar alguna de las comidas típicas de México de las cuales aprendiste hoy, ingresa en el siguiente enlace y disfruta: Horchata de almendras ¡Paso a paso para prepararla!.

(Visited 25 times, 1 visits today)

Deja un comentario