Boniato al horno ¿Cómo hacerlos correctamente?

Comparte este artículo

Disfruta de un exquisito boniato al horno a través de la receta que compartiremos contigo el día de hoy en este fantástico artículo culinario. ¡No te pierdas ningún detalle!

boniato-al-horno-2
Un tubérculo de América Central y del Sur, para el mundo entero.

Boniato al horno: Origen

El boniato, también conocido como camote, batata o papa dulce, es un tubérculo comestible producto de la planta Ipomoea batatas. Generalmente, los productos de esta planta de pulpa amarillenta o rojiza, son a los que se les atribuye el término batata.

Por su parte, los tubérculos de pulpa color carne, se denominan comúnmente boniato o camote. Generalmente, es de forma ovoide y de una coloración más o menos café en su superficie.

La domesticación del boniato se inició en América Central y del Sur hace más de 4500 años, incluso puede que este proceso haya comenzado en el 2500 a.C.

Se cree que en el año 700, el camote llegó a Oceanía proveniente de Suramérica, esto gracias a los polinesios que habían viajado a esta región y vuelto con el exótico tubérculo, aunque también se maneja la posibilidad de que hayan sido los indígenas suramericanos quienes lo llevaran a este continente.

De la Polinesia llegó a Nueva Zelanda y posteriormente a Hawái, no se cree que la planta se haya reproducido o expandido espontáneamente en el contienen oceánico, ello se basa en que en esta región el cultivo de la planta se hace por esqueje y no utilizando semillas.

El esqueje es la separación de fragmentos de tallos que luego son introducidos bajo tierra para generar raíces que a su vez, dan lugar a una nueva planta con contenido genético igual al de la original (progenitora).

Este tipo de plantas requieren de climas tropicales, así como, subtropicales, con temperaturas que oscilan entre los 14 y 26°C y pueden compartir espacio con otras plantas como la Allium cepa (cebolla).

Valor nutricional

El boniato posee grandes cantidades de fibras, minerales, almidón y vitaminas, entre las que destacan B1, C y E. Igualmente, contiene vitamina A preformada, conocida como betacaroteno, encontrándose en mayor cantidad en las batatas con pulpa amarillenta.

Gracias a los beneficios del betacaroteno, este alimento es ampliamente utilizado en África y Asia para compartir la deficiencia de vitamina A.

La proteína más importante de este tubérculo es la lisina, un aminoácido esencial que se emplea en la elaboración de cereales. Cuenta con ácidos grasos como el oleico y el linoleico, también tiene sabor dulce gracias a la sacarosa, glucosa y fructuosa que posee.

En resumen, el boniato tiene elementos que contribuyen a reducir el colesterol, facilitar la digestión, prevenir el cáncer de colón, la diabetes y las enfermedades cardíacas (esto último debido a los antioxidantes).

boniato-al-horno-3

Receta del boniato al horno

Ingredientes

Boniatos (la cantidad depende del número de comensales)

Papel sulfurizado

Preparación

Para hacer el boniato al horno, lo primero que debes hacer es encender el horno a una temperatura no menor de 200 °C, de esta manera se va calentando para cuando introduzcamos los boniatos en él.

Lava los boniatos con abundante agua para retirar la arena o tierra que pueda encontrarse pegada a la piel del camote, sécalos bien o espera a que escurran.

Coloca sobre la bandeja que utilizaras para hornear, el papel sulfurizado e inmediatamente después posiciona los boniatos sobre ella.

Deja cocinar por aproximadamente una hora, aunque esto depende del tamaño de los boniatos, si son muy grandes requerirán más tiempo y si son pequeños, necesitarán menos tiempo.

Sabrás que están listos cuando haciendo presión con un utensilio, los boniatos cedan, también notarás que han adoptado una consistencia blanda.

Retíralos del horno, deja enfriar y sirve a tu gusto, puedes utilizarlos como comida principal, así como, acompañante o ingrediente de otra receta o platillo.

Consejos

Normalmente, los camotes contienen una gran cantidad de arena pegada a su piel, como esta no se retira sino que se cocina junto con la pulpa, asegúrate de lavarlos muy bien para eliminar la suciedad.

En cuanto al tiempo de cocción, un boniato que cuente con menos de trecientos gramos suele cocinarse en poco más de 50 minutos, mientras que uno de hasta quinientos gramos lo hará en más de una hora.

Como se mencionó anteriormente, el tiempo de los boniatos en el horno depende del tamaño y peso de estos, siguiendo los ejemplos anteriores, un boniato de más de un kilo evidentemente necesitará de más de una hora y media para lograr cocinarse correctamente.

Otro dato a tener en cuenta, es la forma del boniato, comúnmente los redondos tardan más tiempo en cocinarse que aquellos que son alargados.

Cuando los boniatos son de más de dos kilos, lo recomendable es envolverlos con papel aluminio para que no se resequen de manera excesiva.

Al retirar los camotes del horno, córtalos para comprobar que se han cocinado bien, de lo contrario puedes introducirlos nuevamente al horno otros minutos. En algunas regiones como en Cádiz, España, insertan clavos de olor en los boniatos para complementar el aroma y sabor del tubérculo.

Si te interesan más recetas al horno, ingresa en el siguiente enlace y descubre una que sin duda deleitará tu paladar: Arroz al horno valenciano.

Pastel de boniato: Otra receta con boniatos

Ingredientes

Está receta tradicional de la cocina valenciana, típica de la época navideña, requiere para elaborar unos 18 pasteles de: 400gr de boniato, 150gr de azúcar, 1 huevo, 250gr de harina de trigo, aceite de girasol, vino blanco dulce, anís dulce, 35gr de azúcar extra.

Preparación

En primer lugar, hay que preparar el puré de boniatos que será el relleno de nuestros pasteles, para ello retiramos la piel de los boniatos y los cortamos en pequeños trozos del mismo tamaño.

Colocamos los boniatos en un cazo con abundante agua, dejamos hervir hasta que estos estén blandos. Cuando estén listos, retiramos el agua e incorporamos los 150gr de azúcar, triturando los boniatos y mezclándolos todo muy bien.

Deja el relleno a un lado para que se enfríe, lo siguiente será preparar la masa de los pasteles. En un bol o recipiente, añadimos el aceite de girasol, el vino blanco, el anís y los otros 25gr de azúcar.

Batimos o removemos bien la mezcla hasta obtener una masa uniforme, con una cuchara vamos mezclando la harina. Cuando la masa espese, deberás amasarla sobre una superficie limpia.

Coloca dos láminas de papel sulfurizado, una sobre la masa y otra debajo, luego estírala con un rodillo. Con un cortapastas redondo de aproximadamente 10cm de diámetro, cortamos los pasteles.

Agregamos en el centro de cada círculo una pequeña cucharada del puré de boniato, agarrando dos lados opuestos de la masa estiramos hacia arriba y juntamos ambos lados.

Los pasteles se sellan haciendo presión con los dedos. Ubicamos los pasteles sobre una bandeja con papel sulfurizado, batimos el huevo, pintamos cada pastel y espolvoreamos azúcar.

Llevamos al horno a 180°C por más o menos 15 minutos, hasta que se encuentren dorados, cuando esto ocurra los retiramos del horno y dejamos enfriar para luego degustarlos solos o acompañados por ejemplo de una deliciosa taza de café.

(Visited 6 times, 1 visits today)

Deja un comentario