Tipos de negociación ¡Conoce el más adecuado para ti!

Comparte este artículo

En este artículo te mostraremos los diferentes tipos de negociación y cuáles son los más apropiados para ti y tu negocio. ¡Mira los tips que tenemos para ti y cómo beneficiarte de ellos!.

tipos-de-negociacion-1
Existen varios tipos de negociación, y puedes sacarle beneficio a cada uno. ¡Entérate cómo aquí!

Tipos de negociación: ¿Cuáles son y en qué consisten?

La negociación muchas veces puede ser muy compleja y complicada, esto se debe a que no siempre se puede pensar de la misma manera. Hay choques de intereses y posibles conflictos que provocan que ésta se torne tediosa.

La negociación es ese proceso de intercambio de ideas e intereses, donde algunos concuerdan y otros no, por lo que se intenta llegar a un acuerdo que beneficie por igual a ambas o más partes, y se hace un compromiso para el cumplimiento de este acuerdo.

Una negociación es fundamental a la hora de buscar crear acuerdos empresariales con otras empresas u organizaciones, con el fin de ampliar el campo de acción de la empresa, o para un emprendedor que necesita financiamiento para desarrollar su producto o mejorar el servicio que presta.

Necesitas estar atento a las circunstancias para saber cuál de los tipos de negociación debes usar, ya que hay varios tipos y no todos serán útiles para ti si no es la situación no es la adecuada.

Tipos de negociación

Para lograr una negociación satisfactoria hay que tomar muchos aspectos en cuenta, ¡cada uno importa!. Negociar integra aspectos psicológicos como el lenguaje corporal, el tiempo necesario, la personalidad y/o el poder del contrincante, y la confianza entre las partes, que pueden tornar la negociación algo difícil de realizar.

En este vídeo te mostramos algunos tipos de negociación comunes:

Negociación colaborativa o ganar-ganar

Este tipo de negociación es aquel donde ambas o más partes colaboran entre sí para llegar a un acuerdo en donde todos sean beneficiados, tal vez unos en menor medida que otros, pero igualmente se obtiene provecho. Lo más recomendable para realizar negociaciones es ir siempre con la intención de llegar a este tipo de acuerdo, aunque también reconociendo que no siempre será posible.

Negociación por compromiso

La negociación por compromiso se refiere a llegar a un acuerdo donde las partes no necesariamente resultan bien beneficiadas, pero es suficiente para que puedan cumplir algunos de los objetivos e intereses que tienen. Usualmente se llega a este tipo de acuerdo por razones de tiempo, ya que puede representar un pacto que no cumple las expectativas, pero sirve para lograr cumplir pocos objetivos, en vez de no llegar a cumplir ninguno.

Negociación por competencia

Lo primordial en este caso es ganar la negociación, obtener todos los beneficios, sin importar que la otra u otras partes no tengan ninguno. Normalmente este tipo de negociación no genera relaciones entre las partes por lo que es muy poco probable que se vuelva a negociar.

Negociación acomodativa

Se utiliza como estrategia para obtener beneficios a futuro. Consiste en que una de las partes involucradas toma la posición de perdedor, con el fin de llevar la negociación a un acuerdo en que, posteriormente, pueda sacar provecho.

Negociación distributiva

Consiste en que cada una de las partes discute por obtener el mayor beneficio de llegar a un acuerdo, siendo evidente que si alguno gana algo, el otro lo pierde; no siempre es posible llegar a un acuerdo en este caso, por lo que podría llevar al siguiente tipo de negociación.

Un regateo es una situación típica donde se observa este tipo de negociación, por ejemplo: tú eres el vendedor de un producto, sea una laptop, a un precio negociable, y una persona te quiere comprar el producto. El comprador puede que bajo cualquier pretexto busque negociar un precio más bajo, pero el hecho de bajar el precio disminuye tu beneficio.

Negociación evitativa o perder-perder

Si se da la posibilidad de que, de llegar a un acuerdo, este tenga más desventajas que beneficios, es decir que pactar puede ser contraproducente, en este caso se evita realizar el acuerdo con el fin de poder, en el futuro, dialogar nuevamente para intentar llegar a un acuerdo más satisfactorio para cada una de las partes.

Categorías de las negociaciones

Los tipos de negociación anteriormente expuestos pueden ser clasificados en categorías que van a depender de distintos factores, y es ahí donde tú eliges cuál de esos tipos te puede resultar mejor para negociar:

  1. Negociación inmediata: consiste en llevar a cabo el acuerdo en el menor tiempo posible. Este punto no toma en cuenta la relación interpersonal de las partes involucradas, sólo considera realizar un pacto rápido y satisfactorio.
  2. Negociación progresiva: este punto toma en cuenta la relación interpersonal, con el fin de crear un ambiente de confianza entre las partes antes de negociar, lo que puede llevar la negociación a un punto donde los mismos tengan la mayor suma de beneficios.
  3. Negociación situacional: la clave en esta discusión son las circunstancias. Existen factores en la negociación que ya se conocen: puntos débiles, habilidades, tiempo, etc; este estilo permite alternar entre los anteriores para negociar de la manera más adecuada en cada situación.

Ley del esfuerzo indirecto

La base fundamental de esta técnica es obtener beneficios indirectamente; se puede implementar haciendo uso de la empatía, tratando de hacer que la otra parte quede satisfecha y se sienta más en confianza contigo. Lo importante es que sepas tratar con gratitud a la otra parte para que ésta sea más abierta a la negociación que permitirá tener beneficios.

La intención de esta técnica es buscar la manera de que la otra persona acceda a negociar un acuerdo mutuamente benéfico; ganar-ganar. Se debe tomar en cuenta que el hecho de aplicar esta ley no garantiza que la otra parte quiera un acuerdo que te beneficie también, por lo que debes tomar en cuenta tus intereses y no ceder a un acuerdo contraproducente; debes respetar y hacer respetar tus límites.

¿Sabes negociar?

Negociar es un proceso complejo: si quieres hacerlo bien, debes saber cómo negociar.

Anteriormente te mostramos algunos tipos de negociación de los que podrás obtener provecho si logras llegar a un buen acuerdo, pero no siempre es posible negociar eficazmente. A veces, por más que tengas una buena idea o proyecto y quieras buscar patrocinio, puede que todo salga mal aunque hayas implementado el tipo de negociación correcta.

Negociar no se reduce solamente a usar un buen tipo de negociación, sino que también influye la manera en que tú como negociante te sepas desempeñar. Por lo tanto, tenemos para ti una lista de consejos que te permitirán negociar de la manera más satisfactoria y provechosa posible:

El sentido del humor es tu aliado

Dado que las negociaciones tienden a ser estresantes, un buen sentido del humor hará mejor ambiente.

¡Actitud!

Debes tener la visión de lo que tienes en mente, tener claros tus objetivos y plantearlos claramente.

Criterios y temas a tratar

Plantea como mínimo cinco condiciones y criterios importantes a tratar para ti en la negociación. Si la otra parte no puede estar de acuerdo con tus criterios, es probable que una negociación entre ambos no llegue a nada.

Evita resolver todos los problemas en una sesión

Negociar puede resultar extenuante con pocos puntos a tratar; evita tratar de negociar y resolver cada punto en una sola sesión, los pueden tratar en otras ocasiones.

No siempre lograrás cumplir todos tus objetivos

Debes entender esto y tener en cuenta las prioridades. Si hay cosas a las que puedas renunciar en la negociación y es necesario, será mejor perder algo que te afecte menos.

Debes tener compromiso

Llegar a un acuerdo puede hacer que debas ceder a algunos criterios en ciertas ocasiones: establece tus límites y haz concesiones que no te afecten demasiado o sean menos importantes para ti.

Date tu tiempo

Antes de llegar a un acuerdo debes pensar con calma tu situación y decisión; el tiempo es un amigo tuyo, no al contrario. Si no estás seguro de llegar a ese acuerdo, puedes consultar con otras personas; no caigas en presión para que firmes un contrato.

Negociar puede ser un proceso largo y difícil, pero conociendo los tipos de negociación y usando estos tips, puedes llegar a los mejores acuerdos.

Ya que te interesa conocer los tipos de negociación y cómo hacer uso de ellos, te interesará ver nuestro artículo sobre representantes comerciales y cuáles son sus funciones y la importancia que tienen a nivel empresarial.

(Visited 26 times, 1 visits today)

Deja un comentario