Refinanciar deudas ¿Qué es y en qué consiste?

Comparte este artículo

Sabemos que llegar al momento de cobrar tu salario en el mes puede ser un poco complicado, y más cuando tienes tantas deudas encima, por diferentes motivos podemos vernos en la necesidad de hacer la solicitud de distintos préstamos para poder llegar a fin de mes o para algún otro motivo. Sin embargo, la solución a todos tus problemas financieros de este tipo puede ser refinanciar deudas y de eso hablaremos a lo largo de este artículo. Comencemos.

refinanciar deudas
Puede que la cantidad de deudas adquiridas se llevan nuestro salario mensual, cuando estas cosas ocurren es el momento indicado para pensar en refinanciar deudas, alternativa que te puede salvar en estos momentos.

¿En que consiste refinanciar deudas?

Ya estuvimos diciendo que refinanciar deudas puede ser la solución a tus problemas financieros, cuando cuentas con una gran cantidad de pagos que no puedes solventar a la brevedad posible, este proceso consiste básicamente en hacer una reestructuración de las distintas deudas que puedas tener, para de esta forma cambies un poco los montos a cancelar y así puedas hacer la carga un poco más llevadera y poder cumplir con todo sin sentirnos asfixiados por esto.

Entonces sabiendo esto quizás nos puede parecer llamativo y quisiéramos más información al respecto, pues en primer lugar es importante que conozcas que existen distintos tipos de refinanciamientos, los cuales vamos a describir a continuación, de esta forma, los vas a poder conocer y descubrir cual es la que mejor se adapta a tus necesidades y capacidades, vamos a estudiarlas.

Tipos de refinanciación

Se tienen tres tipos principales, después que sepas la información de cada uno, te invitamos a que puedas analizar cual sería el que se aplicaría en función de tu caso para que puedas seguir adelante con la idea de refinanciar deudas.

Reunificación de deudas

Esta consiste en la primera que vamos a definir, pero además resulta ser la más utilizada por los usuarios, esto motivado a que consiste en reunificar todas las deudas que puedas tener y convertirlas en una sola.

Para poder hacer esto, debes dirigirte a tu ente financiero y solicitar un nuevo préstamo por el monto total que debe ser cancelado, luego de la debida aprobación y cancelación del mismo, utilizar este dinero para pagar todas las deudas que tenemos hasta los momentos y quedarnos con la única deuda grande o única, la cual acabamos de solicitar.

De esta forma, ganamos un poco de tiempo, ya que al ser un monto más grande se le puede dar un periodo mayor para su debida cancelación, por lo tanto, el monto a cancelar mensual será menor a lo que seguro estas pagando para el momento y tendrás mucho más orden, ya que será un único pago y una vía generando intereses que se deben ir cancelando mes tras mes en las cuotas acordadas.

Novación de deudas

Este segundo tipo de refinanciación consiste en negociar directamente con el banco, en este punto te puedes convertir en tu mejor aliado para conseguir mejores cuotas para los pagos mensuales, de esta forma, te enfrentas al banco tratando de buscar un acuerdo con él, y evitas no realizar ningún pago más, lo que si le pudiera generar consecuencias graves a los bancos.

Básicamente lo que buscas es cambiar todas las condiciones que se pudieron dar en un principio con respecto al préstamo y tratar de cambiarlas para que puedan ser un poco más beneficiosas para ti como cliente. Generalmente todas las personas que se han inclinado por este tipo, lo que logran conseguir con la negociación es aumentar el periodo de amortización, para de esta forma disminuir considerablemente las cuotas mensuales.

Subrogación de deudas

Si luego de intentar hacer una novación de deudas las condiciones a las que se llegaron luego de la negociación, te siguen sin parecer las más cómodas para ti, puedes optar por llevarte tu deuda a otro banco, el cual te ofrezca mejores beneficios, este tipo de refinanciación es muy común para casos de hipotecas. Así que es importante que analices muy bien si esta podría ser la mejor decisión en función de tu caso.

¿Cuál tipo de refinanciación se adapta mejor a mí?

Responder esta pregunta puede resultar un poco complicado ya que va a depender totalmente del interés principal que tengas con ella. Porque si tu caso es que tienes muchas deudas pequeñas y por cada una haces el pago correspondiente de intereses o comisiones, lo mejor es que pidas una reunificación de deudas, de esta manera, la conviertes en una única deuda con un único pago de intereses, este te puede ser muy beneficioso.

Si solamente buscas conseguir mejores condiciones para tu préstamo previamente solicitado, tratando de alargar el plazo dado para poder hacer el pago total del préstamo, tu mejor opción es aplicar por una novación de deudas. Finalmente, si logras descubrir algún otro ente bancario que te brinde mejores beneficios y condiciones para tu crédito, lo que puedes realizar es aplicar por una subrogación de deuda.

Entonces la mejor forma para responder esta pregunta es diciendo que depende totalmente de lo que busques, vas a tener tres opciones que se pueden adaptar a tus necesidades.

Te puede resultar interesante conocer las diferencias entre transferencia y traspaso, dos conceptos que muchas personas consideran sinónimos pero que en realidad tienen significados muy diferentes y que resulta muy importante que conozcas, si deseas saber más detalles debes ingresar en el enlace que te dejamos antes, en este artículo podrás tenerla toda completa y detallada. No dejes de leerlo, solo te tomará unos pocos minutos.

refinanciar deudas
Existen tres tipos principales de refinanciamientos entre los cuales puedes escoger el que mejor se adapte a ti, ellos son: Reunificación de deudas, novación de deudas y subrogación de deudas. Cada una tienes sus funciones en especifico y pueden resultar útiles basándonos en como se van a utilizar.

Recomendaciones para refinanciar deudas

Sabemos que para este punto puede que te sientas un poco abrumado o estresado, capaz no sepas que es lo mejor o por donde comenzar, por esta razón, te dejamos esta serie de recomendaciones las cuales puedes aplicar y de esta manera lograr refinanciar deudas de forma satisfactoria.

Planifica tu economía

Este punto lo nombramos de primero, porque puede resultar muy importante. Ya que tu objetivo principal no debe ser llegar a la necesidad de tener que refinanciar tus deudas, más bien debes tener una planificación de tu economía que te permita cumplir con todas las deudas que hayas podido adquirir, porque sabemos que todos en algún momento necesitamos ayuda y capaz el pedir un crédito o hacer uso de un plan de financiamiento puede ser la mejor opción, pero lo importante es que no debes caer bajo ningún concepto en un sobreendeudamiento.

Conoce tu situación detalladamente

Esto quizás te pueda parecer un poco contradictorio porque estás en todo tu derecho de decir, quien no conoce su situación financiera o no es consciente del dinero que percibe mensualmente, pues esto puede pasar más frecuente de lo que creemos y esto es lo que le puede traer problemas a las personas, ya que se ponen a enfrentar gastos mayores de los que realmente pueden cubrir.

Ponte límites

Debes conocer a precisión tu presupuesto y tu situación financiera, ya que el único punto que debes tomar en cuenta no es cuanto ganas, sino también cuanto gastas, esto va a influir en el hecho de poner límites de manera correcta, y de esta forma puedes evitar tener un sobrendeudamiento que no te ayudará en nada.

Coloca en una balanza el costo de la refinanciación

En el caso de que se te fue la situación de las manos y tu única alternativa es hacer uso de la refinanciación, debes estar consciente y al corriente que la apertura y cierre de préstamos tiene un costo, para esto debes pagar ciertas comisiones e intereses, por lo tanto, es importante que evalúes esto previamente y de esta manera poder deducir si efectivamente es tu mejor opción.

Configura los periodos de reembolso de los nuevos prestamos que adquieras

En función del presupuesto mensual que tu puedas tener, en donde haces la debida evaluación de tus gastos e ingresos, podrás escoger de forma correcta los periodos de reembolsos de los planes de financiamiento adquiridos, ya que sabrás cuanto es la cantidad mensual que puedes cubrir sin tener problemas para poder cubrir el resto de tus gastos.

Algo que, a lo mejor, hasta este punto desconocidas y resulta bastante importante, es que si tu situación financiera mejora, es decir, te aumentaron el sueldo o cambiaste de trabajo a uno donde el salario es mucho mejor, puedes hacer amortizaciones mayores o lo que también se como “Amortizaciones Anticipadas” de esta forma, puedes reducir ese plazo que se determino en un principio.

Escoge una buena entidad para negociar

Casi en todas las oportunidades la reunificación de deudas se suelen hacer por lo que se conoce como entidades negociadoras, por esa razón, resulta tan importante poder escoger una que se adapte mejor a tus necesidades y que se preocupe por ti, brindándole atención personalizada a cada uno de sus clientes para ayudarlos con cada uno de sus problemas, además, de poder escoger una que no tenga comisiones demasiado altas.

Reunificar mayor a deber

Y si efectivamente caíste en este problema y ya te encuentras muy endeudado, el realizar una reunificación de deudas puede ser tu mejor alternativa, eso si, previamente debes tener una planificación sincera de los gastos, para que de esta forma puedas sanar tu economía.

Sabemos que todo lo que tiene ver con la administración de los gastos de un hogar puede resultar bastante complicado para muchas personas, por eso te recomendamos que en caso de que se te complique mucho realizarlo puedas contratar los servicios de alguien que lo pueda hacer por ti, y pueda apoyarte o guiarte hasta que te sientas con toda la seguridad para hacerlo tu solo.

De igual forma, también recomendamos que puedas buscar ayuda en un profesional si el tema de las deudas se te ha ido de las manos esta persona te podrá ayudar a tomar las mejores decisiones y buscar las alternativas más apropiadas en función de tu caso, así que no dudes en llamarlo te puede ser de mucha ayuda, en oportunidades debemos admitir que no podemos solos.

Sabemos que este puede ser un tema bastante extenso tiene mucho de que hablar y muchas recomendaciones que dar, esperemos haberte podido brindar toda la información más importante para que puedas saber como refinanciar deudas. Pero como sabemos que siempre pueden surgir dudas adicionales o simplemente deseas saber un poco más sobre el tema, te dejamos el siguiente video a continuación para que puedas tomarte unos minutos y visualizarlo.

(Visited 17 times, 1 visits today)

Deja un comentario