Versículos bíblicos para los niños y su importancia

Comparte este artículo

Durante el ministerio de Jesús en la Tierra, Él mostró predilección por los niños. Estos seres sencillos y humildes fueron puestos como modelo de vida para la humanidad. En la Biblia podemos apreciar muchos versículos bíblicos para los niños, de gran interés para este artículo. A través de este post, te mostraremos los mejores y poderosos versículos bíblicos para los niños de la casa y su gran importancia.

versículos-para-niños1

Dios nos conoce desde la fecundación

El Señor en su creación hizo al hombre en el sexto día a su imagen y semejanza.

Génesis 1:27

27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

No solamente creó al principio de la creación a la humanidad. Dios se encarga de crearnos en el vientre de nuestra madre. La Palabra de Dios asegura que desde las entrañas de nuestras madres el Señor nos formó y nuestros ojos lo vieron. Entre los versículos bíblicos para los niños que destacan en este tema.

Salmos 139:13

13 Porque tú formaste mis entrañas;
Tú me hiciste en el vientre de mi madre.

 Salmos 139:16

16 Mi embrión vieron tus ojos,
Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas
Que fueron luego formadas,
Sin faltar una de ellas.

versículos-para-niños2

Textos bíblicos para niños

Al revisar la Biblia encontramos diversos textos bíblicos para niños que resaltan su importancia para el Señor. Jesús mostró gran afinidad por los niños. Los puso como modelo de vida por su sencillez, humildad, pureza e inocencia. Inclusive, el Señor se compara a los niños al decir que quien los reciben, también a Él lo han recibido. Entre los versículos bíblicos para los niños que hacen referencia a este aspecto, tenemos:

Mateo 18:3-5

y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.

Así que, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos.

Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe.

No caben dudas que el Señor conocía a los niños, sus costumbres, sus deseos, sus actividades. Hace alusión a sus gritos, juegos, cantos:

 Mateo 11:16-17

16 Mas ¿a qué compararé esta generación? Es semejante a los muchachos que se sientan en las plazas, y dan voces a sus compañeros,

17 diciendo: Os tocamos flauta, y no bailasteis; os endechamos, y no lamentasteis.

 La relevancia que el Señor les da a los niños es tal que incluso hace énfasis que los que le seguimos, los que hemos creído en Él debemos ser como niños para alcanzar el Reino de Dios. Inclusive, Jesús realiza símiles con los niños, pues para los hombres es importante el reconocimiento, la adulación. Por ello, los insta a que sean servidores, no busquen los suyo, ni se jacten de ser el mayor. Más bien los exhorta a ser como niños.

Mateo 19:14

14 Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos.

versículos-para-niños3

 Lucas 9:46-50

46 Entonces entraron en discusión sobre quién de ellos sería el mayor.

47 Y Jesús, percibiendo los pensamientos de sus corazones, tomó a un niño y lo puso junto a sí,

48 y les dijo: Cualquiera que reciba a este niño en mi nombre, a mí me recibe; y cualquiera que me recibe a mí, recibe al que me envió; porque el que es más pequeño entre todos vosotros, ése es el más grande.

49 Entonces respondiendo Juan, dijo: Maestro, hemos visto a uno que echaba fuera demonios en tu nombre; y se lo prohibimos, porque no sigue con nosotros.

50 Jesús le dijo: No se lo prohibáis; porque el que no es contra nosotros, por nosotros es.

 Lucas 9:46-50

46 Entonces entraron en discusión sobre quién de ellos sería el mayor.

47 Y Jesús, percibiendo los pensamientos de sus corazones, tomó a un niño y lo puso junto a sí,

48 y les dijo: Cualquiera que reciba a este niño en mi nombre, a mí me recibe; y cualquiera que me recibe a mí, recibe al que me envió; porque el que es más pequeño entre todos vosotros, ése es el más grande.

49 Entonces respondiendo Juan, dijo: Maestro, hemos visto a uno que echaba fuera demonios en tu nombre; y se lo prohibimos, porque no sigue con nosotros.

50 Jesús le dijo: No se lo prohibáis; porque el que no es contra nosotros, por nosotros es.

Importancia de los niños para el Señor

Como pudimos darnos cuenta anteriormente existen versículos bíblicos para los niños que establecen su importancia para Dios. Nuestro Señor advierte que para alcanzar la Tierra Prometida o el Reino de los Cielos debemos convertirnos como niños. En el contexto de la antigüedad, la esperanza de los adultos residía en los niños, quienes en un futuro próximo serían útiles para las tareas diarias.

Esto significa que los niños no eran considerados como miembros importantes de la familia hasta que crecieran. Su asistencia en las sinagogas o en alguna institución no tenía relevancia alguna. Llegar a la adultez era causal de méritos. Por ello, no se acostumbraba a entablar conversaciones con niños.

No obstante, Jesús se tomaba el tiempo para atenderlos. Tal es el hecho que le llevaron unos niños y los Apóstoles los apartaban para que no perturbaran a Jesús. No es que los apóstoles fueran hostiles, sino que era la costumbre de la época.

Una vez más, Jesús traspasa las tradiciones de la época. Ensalza a los humildes y sencillos. Exige que dejen que los niños se acerquen a Él e incluso les da serias lecciones en cuanto a los niños.

Valor de los niños para Jesús

El valor que Dios les da a los niños es poderoso, pues cuando estuvo en la Tierra, hizo referencia a la pureza de su alabanza. Los versículos bíblicos para los niños más destacados en este punto, tenemos:

Mateo 21:16

16 y le dijeron: ¿Oyes lo que éstos dicen? Y Jesús les dijo: Sí; ¿nunca leísteis:
    De la boca de los niños y de los que maman
    Perfeccionaste la alabanza?

 Jesús se muestra afectuoso. En la Palabra podemos ver como el Señor toma en sus brazos a un infante y lo pone de ejemplo entre los apóstoles. Al revisar la Palabra no hay otro registro donde Jesús muestre un gesto de cariño como este.

Marcos 9:35-37

35 Entonces él se sentó y llamó a los doce, y les dijo: Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos, y el servidor de todos.

36 Y tomó a un niño, y lo puso en medio de ellos; y tomándole en sus brazos, les dijo:

37 El que reciba en mi nombre a un niño como este, me recibe a mí; y el que a mí me recibe, no me recibe a mí sino al que me envió.

Inclusive, Jesús se molestaba si alguien se atrevía a tratarlos con desprecio.

Mateo 18:10

10 Mirad que no menospreciéis a uno de estos pequeños; porque os digo que sus ángeles en los cielos ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos.

Sanación de niños

Los niños son tan importantes para Dios que durante su estadía en la Tierra en la persona de Jesús sanó a muchos niños. Un ejemplo, que durante su ministerio, Jesús realizó sanaciones para los niños. Un ejemplo, es la curación de la niña de doce años a quien llama con amor y ternura Talitha, que significa “niña mía”, a quien aprieta en su corazón. Para puntualizar este tema hay versículos bíblicos para los niños que los abordan de la siguiente forma:

Marcos 5:38-42

38 Y vino a casa del principal de la sinagoga, y vio el alboroto y a los que lloraban y lamentaban mucho.

39 Y entrando, les dijo: ¿Por qué alborotáis y lloráis? La niña no está muerta, sino duerme.

40 Y se burlaban de él. Mas él, echando fuera a todos, tomó al padre y a la madre de la niña, y a los que estaban con él, y entró donde estaba la niña.

41 Y tomando la mano de la niña, le dijo: Talita cumi; que traducido es: Niña, a ti te digo, levántate.

42 Y luego la niña se levantó y andaba, pues tenía doce años. Y se espantaron grandemente.

El Señor no detiene su ministerio. Inclusive a las personas mundanas escuchaba, pues Él vino a salvar a los que se habían perdido. Narra la Biblia que una mujer desesperada por su hija acudió a Jesús para que liberara a su hija de un demonio que la atormentaba. Leamos:

Marcos 15:21-29

21 Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón.

22 Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: !!Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio.

23 Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros.

24 El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.

25 Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: !!Señor, socórreme!

26 Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos.

27 Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos.

28 Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.

Versículos para niños

Hay versículos para niños que se destacan por su mensaje sencillo. Por ello te proponemos una serie de pasajes bíblicos para que leas en casa:

1 Corintios 13:11

11 Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.

 1 Juan 3:18

18 Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.

 1 Juan 5:21

21 Hijitos, guardaos de los ídolos. Amén.

 Proverbios 22:6

Instruye al niño en su camino,
Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

 Tito 2:4-5

que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos,

a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.

 Job 21:11

Salen sus pequeñuelos como manada,
Y sus hijos andan saltando.

 Hechos 2.39

39 Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.

 Efesios 6:4

Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

 Éxodo 13:14

14 Y cuando mañana te pregunte tu hijo, diciendo: ¿Qué es esto?, le dirás: Jehová nos sacó con mano fuerte de Egipto, de casa de servidumbre;

 Salmos 34:11

11 Venid, hijos, oídme;
El temor de Jehová os enseñaré.

 Deuteronomio 7:13

13 Y te amará, te bendecirá y te multiplicará, y bendecirá el fruto de tu vientre y el fruto de tu tierra, tu grano, tu mosto, tu aceite, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas, en la tierra que juró a tus padres que te daría.

Proverbios 23:24

24 Mucho se alegrará el padre del justo,
Y el que engendra sabio se gozará con él.

1 Pedro 5:5

Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque:
Dios resiste a los soberbios,
Y da gracia a los humildes.

 Proverbios 17:6

Corona de los viejos son los nietos,
Y la honra de los hijos, sus padres.

 Salmos 37:37

37 Considera al íntegro, y mira al justo;
Porque hay un final dichoso para el hombre de paz.

Proverbios 13:24

24 El que detiene el castigo, a su hijo aborrece;
Mas el que lo ama, desde temprano lo corrige.

Proverbios 17:25

25 El hijo necio es pesadumbre de su padre,

Y amargura a la que lo dio a luz

 Proverbios 30:17

17 El ojo que escarnece a su padre
Y menosprecia la enseñanza de la madre,
Los cuervos de la cañada lo saquen,
Y lo devoren los hijos del águila.

 Jeremías 33:3

Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.

Josué 1:9

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

 Salmos 37:25

Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan.

 Salmos 37:4-5

Deléitate asimismo en Jehová,
Y él te concederá las peticiones de tu corazón.

Encomienda a Jehová tu camino,
Y confía en él; y él hará.

 2 Timoteo 2:7

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

 Salmos 23:1-2

Jehová es mi pastor; nada me faltará.

En lugares de delicados pastos me hará descansar;
Junto a aguas de reposo me pastoreará.

 Salmos 28:7

Jehová es mi fortaleza y mi escudo;
En él confió mi corazón, y fui ayudado,
Por lo que se gozó mi corazón,
Y con mi cántico le alabaré.

 Salmos 91:1

El que habita al abrigo del Altísimo
Morará bajo la sombra del Omnipotente.

 Salmos 91:10-11

10 No te sobrevendrá mal,
Ni plaga tocará tu morada.

11 Pues a sus ángeles mandará acerca de ti,
Que te guarden en todos tus caminos.

 

 Una vez terminado el artículo que te presentamos referido a los niños y su importancia para Dios, te invitamos a que leas el siguiente material referente a Cualidades de la mujer virtuosa (El Santo Proverbio 31)

Igualmente, te invitamos a visitar el siguiente material audiovisual referente a los niños para Dios

(Visited 23 times, 1 visits today)