¿Qué es la santa cena evangélica del Señor?

Comparte este artículo

La última noche que el Señor estuvo entre los discípulos se conoce con la última cena o la santa cena evangélica. ¿Sabes qué es la santa cena evangélica del señor? Pues en este artículo conocerás su valioso significado, concepto e importancia.

santa-cena-evangélica2

 

Santa cena evangélica

Para nosotros como cristianos la santa cena evangélica es la conmemoración del nuevo pacto sellado por la Sangre del Cordero, Jesucristo hombre. Representa un acto conmemorativo para recordar a Cristo después de su ascenso a los cielo.

Cada elemento de la santa cena evangélica tiene un significado. Recordemos que antes eran sombras de lo que había de venir.

Hebreos 10:1

1 Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan.

1 Corintios 11:24-26

24 y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí.

25 Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.

26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.

Esta conmemoración se lleva a cabo los días jueves de lo que se conoce como la Semana Santa, para solemnizar la Pasión de Cristo.

El pan

La santa cena evangélica consta de pan y vino. El pan representa al Cordero de Dios. En el Antiguo Pacto, el Cordero de Pascua era un sacrificio sustitutivo. En cada casa judía en Egipto el cordero de pascua, debía morir en el lugar del primogénito. De la misma manera, Cristo es nuestra Pascua fue sacrificado por nosotros.

El pan representa su cuerpo. Cuando comemos el pan lo trituramos y machacamos en nuestras bocas, tal como fue molido el cuerpo de Cristo.

Como cristianos debemos conocer, recordar y alabar al Señor Jesucristo por el sacrificio que hizo para salvarnos de la muerte y lograr tener una vida eterna a su lado. Está conmemoración no se debe hacer de manera superficial o de manera automática. Debemos recordar el significado de cada uno de estos símbolos y conmemorar el sacrificio del Señor.

Cristo hacia referencia en la última cena de como su cuerpo iba hacer destrozado para luego ser crucificado. El Señor Jesús sufrió latigazos que desgarraron su cuerpo, su piel fue arrancada desde los huesos por las armas de los romanos.

Por eso cuando realices la conmemoración de la pascua y partas el pan recuerda el sacrificio y las vejaciones que sufrió Cristo por nosotros y por nuestra salvación.

Lucas: 22:19

19 Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí.

santa-cena-evangélica3

La pasión de Cristo

Jesús mientras estuvo en prisión sufrió muchas torturas como ningún otro hombre en la Tierra.

Esos pasajes nos reflejan el sufrimiento que sufrió el Señor Jesucristo para salvarnos. En esta línea del pensamiento, hay que decir  que las evidencias arqueológicas muestran el diseño de las armas romanas con las que se realizaban castigos como los descritos en la Biblia.

Estas armar estaban elaboradas de tal manera que infringían un intenso dolor. En el caso específico de nuestro Señor, su cuerpo sufrió las más aberrantes torturas, las cuales están descritas en documentos de los escritores romanos como Josefo. Entre estas torturas:

Mateo 29:30

29 y pusieron sobre su cabeza una corona tejida de espinas, y una caña en su mano derecha; e hincando la rodilla delante de él, le escarnecían, diciendo: !!Salve, Rey de los judíos!

30 Y escupiéndole, tomaban la caña y le golpeaban en la cabeza.

Marcos 15:19

19 Y le golpeaban en la cabeza con una caña, y le escupían, y puestos de rodillas le hacían reverencias.

 

El vino

El vino representa la sangre del Cordero de Dios que sería derramada para remisión de los pecados. Debemos tener presente que el Señor en su Palabra dice que sin derramamiento de sangre no hay perdón de pecados. Quizás te preguntes por qué había que derramar sangre.

La Palabra de Dios dice en Levítico 17:11 que la sangre en la vida está y que el pecado se paga con la muerte. Por tanto, así como el pecado entró por Adán un hombre perfecto, asimismo debía salir el pecado, por un hombre perfecto, Jesús.

En este sentido, durante la conmemoración de la santa cena evangélica el Señor nos invita, luego de cortar el pan, tomemos vino conmemorando el nuevo pacto que se selló a través de su sangre. La Palabra de Dios dice que sin derramamiento de sangre no habría remisión de pecados.

La sangre que derramó Cristo en su sacrificio por nosotros consolidó el Nuevo Pacto que se creó con Dios Padre. En el Antiguo Testamento nosotros pactábamos con el Señor por medio de sacrificios de sangre de corderos, toros, entre otros animales.

En el Nuevo Testamento Cristo entregó su vida y derramó su sangre de manera tal que ya no se necesita más sacrificios de animales porque Él fue el cordero perfecto, puro y sin mancha que se sacrificó por nuestra vida eterna. Por medio de su sangre nos compró a los que eligen seguir su camino. En otras palabras, pagó el rescate por nosotros.

La Santa cena queda registrada y descrita en la Biblia de la siguiente manera:

Mateo 26: 27-28

27 Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos;

28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.

Lucas: 22-20

20 De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.

santa-cena-evangélica4

La muerte, resurrección y ascensión del Señor

La muerte de nuestro Señor Jesucristo conmemorada en la santa cena evangélica representa el sacrificio y el pago que se dio por gracia para nuestra salvación. Una muerte que se describe en detalle en las Santas Escrituras. La Sangre de Cristo es tan poderosa que nos limpió el pecado de nuestras vidas.

Por ello debemos andar en comunión con Él para que mientras estemos en este cuerpo pecaminoso el Señor nos limpie de toda maldad. Asimismo, el Nuevo Pacto sellado con la Sangre del Cordero de Dios fue tan perfecto que cuando Jesús resucita vence a la muerte y al pecado.

Por tanto venció a las tinieblas y a los principados de maldad. Al ascender a los cielos, el Único digno de suprema alabanza fue, es y será nuestro Salvador.

 Juan 1:7

pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.

1 Juan: 5-6

Este es Jesucristo, que vino mediante agua y sangre; no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre. Y el Espíritu es el que da testimonio; porque el Espíritu es la verdad.

Apocalipsis 1:5

y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre,

Apocalipsis 5:9

y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; santa cena evangélica

Honrar la santa cena evangélica

Como hemos leído la santa cena evangélica evoca el sacrificio que realizó Cristo por cada uno de nosotros por eso es que se denota como pecado o aberración el no honrarla o glorificarlo. Sin embargo, Dios como lo sabe todo, declara lo que ha de acontecer con aquellos que participen de la cena indignamente.

1 Corintios 11:27-34

27 De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor.

28 Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa.

29 Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.

30 Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen.

31 Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados;

32 mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo.

33 Así que, hermanos míos, cuando os reunís a comer, esperaos unos a otros.

34 Si alguno tuviere hambre, coma en su casa, para que no os reunáis para juicio. Las demás cosas las pondré en orden cuando yo fuere.

Promesa de Nuestro Señor Jesús

Recordemos que Cristo nos ama de gran manera. Por amor a la humanidad, cuando tuvo la santa cena evangélica describió como sería su sacrificio por cada uno de nosotros. Como cristianos, cuando realizamos este acto, testificamos que pertenecemos a Dios; declaramos que ya no vivimos para el mundo, sino para Él y certificamos que necesitamos a Cristo en nuestra vida para poder redimir cada uno de nuestros pecados y enderezar nuestros caminos.

1 Corintios 10:16-17

16 La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?

17 Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo pan.

1 Corintios 10:21

21 No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios.

Después de entender la importancia de la santa cena evangélica te invitamos a que disfrutes el siguiente enlace ayudar al necesitado Biblia

También te dejo este material audiovisual para tu entretenimiento

(Visited 60 times, 1 visits today)

Deja un comentario