¿Qué es la enseñanza de la sana doctrina cristiana?

Comparte este artículo

Si alguna vez te has preguntado ¿Qué es la sana doctrina Cristiana? te invito a través de este post a conocer las posibles enseñanzas que puede ofrecer en el Cristianismo y pidamos al Espíritu Santo que nos instruya a través de este estudio

qué-es-la sana-doctrina 2

¿Qué es la sana doctrina?

La palabra doctrina significa enseñar o instruir, es decir, es el acto o efecto de enseñar algo.

En el evangelio sana doctrina es enseñar lo que nos dice la Palabra de Dios sin adulterarla o cambiarla, siempre enalteciendo a nuestro Señor Jesucristo. Es también llamada la doctrina de los apóstoles.

Hablar de Sana Doctrina siempre ha sido una necesidad, recordemos que Pablo le decía a la Iglesia de Corintios, que había ido a ellos primeramente a predicar a Cristo. Porque en esta iglesia estaban presentando muchos problemas y estaban dando falsas enseñanzas.

A los Gálatas les advierte de no regresar a las obras de la Ley. A la  iglesia de los Colosenses le dice que no se dejen llevar por vanas filosofías. Y a su hijo espiritual y discípulo Timoteo le escribió sobre la necesidad de guardar la sana doctrina.

qué-es-la sana-doctrina 3

Doctrinas básicas por las que se fundamenta la iglesia

Entonces, ¿cuáles son las doctrinas básicas por las que se fundamenta la Iglesia Cristiana?

  1. La biblia como autoridad e inspirada por el Espíritu Santo.
  2. Creemos y reconocemos que hay un Dios único y verdadero, nuestro creador, Padre misericordioso, amoroso, revelado en tres personas.
  3. La deidad de Jesucristo, nacido por obra del Espíritu Santo, vivió en este mundo sin pecar, fue crucificado por nuestros pecados, resucitó y está vivo.
  4. El Pecado del hombre quien fue creado bueno y recto, pero por decisión propia, peco, lo que le trajo muerte espiritual.
  5. La Salvación del hombre por medio de la sangre de Jesucristo.
  6. La santificación, del hombre al separarse de su camino pecaminoso para dedicarse a Dios.
  7. Bautismo en Agua y la Santa Cena como mandato del Señor.
  8. Bautismo en el Espíritu, el poder prometido a los creyentes (Hechos 1:8; 2:1-4).
  9. Evidencia del Bautismo en el Espíritu Santo (Hechos 2: 1-4).
  10. La Iglesia como el cuerpo de Cristo, formada por los creyentes con el propósito de evangelizar.
  11. Los Ministerios de la Iglesia para edificar y trabajar por la obra de Dios.
  12. Sanidad Divina.
  13. El arrebatamiento de la Iglesia, Cristo viene por su Iglesia.
  14. El Reino Milenial, el Señor vendrá a gobernar la tierra.
  15. El Juicio Final, cada persona dará cuenta de sus actos y pagará por su desobediencia.
  16. La promesa divina de cielo nuevo y tierra nueva.

En la 2da carta a Timoteo Pablo le dice:

“Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste, en fe y amor que es en Cristo Jesús.”

(2 Timoteo 1:13)

Y más adelante le expresa que la biblia es una fuente confiable de conocimiento y sabiduría porque es inspirada por Dios (2 Timoteo 3:16).  Así mismo en la carta a Tito le escribe que debe hablar solo lo que está de acuerdo con la sana doctrina  (Tito 2:1). Sus enseñanzas debían ser acordes con las escrituras.

¿Quieres saber también sobre valores cristianos? en el siguiente enlace podrás verlo:  ¿Cuáles son los valores cristianos?

¿Por qué la sana doctrina es importante?

Principalmente, porque  el mensaje base de nuestra fe es que cristo murió por nuestros pecados, resucitando al tercer día, venciendo así a la muerte y trayendo salvación a los pecadores. Si llegamos a cambiar ese mensaje ya no le estaríamos dando el centro a Jesucristo.

Cuando el apóstol Pablo les escribió a los Gálatas diciéndoles que no hay otro evangelio. Pablo estaba sorprendido de que los Gálatas estuvieran siguiendo un evangelio diferente, lo que quiere decir, que estaban distorsionando o cambiando la verdad acerca de Cristo. Es tan importante, que aquel que cambie el mensaje de salvación llegara a ser maldito o anatema.

Las enseñanzas bíblicas  deben ser puras y verdaderas, nuestro deber es entregar el mensaje sin cambiarle ni una palabra.

“Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro.  Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.”

(Apocalipsis 22:18-19).

Para hablar de sana doctrina es necesario estudiar o escudriñar la palabra de Dios, mediar en Su Palabra y dejar que sea el Espíritu Santo quien nos enseñe y no sabiduría de hombre.

 

La Palabra de Dios transforma a los hombres

Cuando enseñamos la Sana Doctrina, el Espíritu Santo ministra en la conciencia y en los corazones de los hombres, transformando su manera de pensar, y trayendo libertad a su vida. Se da lo que en el evangelio llamamos Regeneración, es decir, al ser tocados por el Espíritu Santos nacemos de nuevo, y somos declarados hijos de Dios.

Cuando se adultera la sana doctrina, este proceso de regeneración no  sucede en el hombre, porque son las sanas palabras de la doctrina del Señor.  Lo que limpian la mente de las mentiras que el enemigo y el mundo continuamente envía para distorsionar la verdad, es la palabra la que te da discernimiento espiritual para tomar decisiones y cambiar la antigua manera de actuar.

Charles H. Spurgeon famoso pastor, escritor y pensador cristiano inglés que desarrolló su ministerio en gran parte del siglo XIX. Expresó, que si una persona quiere conocer a Dios, percibir su poder y saber el propósito antes de que suceda,  solo puede descubrirlo a través de Su Palabra.

Es decir que todo se centra en la Palabra de Dios, es la que nos guía para así  tener discernimiento y distinguir una falsa enseñanza o falsa doctrina de una sana doctrina.

Si deseas saber cómo puedes ser un buen siervo o un buen líder te recomendamos leer este post titulado Características de un líder o siervo cristiano

Es necesario que un estudiante de la Palabra de Dios y creyente en Cristo sea cuidadoso, al enseñar o estudiar lo que dice la Palabra de Dios, ya que en la actualidad continuamente surgen diferentes corrientes teológicas que distorsiona la verdadera enseñanza de Dios, cayendo en falsa doctrina, y desviando a los creyentes.

El proceso de restauración de una persona, siempre está dirigida por el Espíritu Santo, ya que solo no lo podrá lograr. Sin embargo, es necesario tener una firme decisión de obedecer a lo que dice la Palabra del Señor, confiando en sus promesas, por esto es importante guardar la sana Doctrina.

El cristiano debe cuidarse de los falsos profetas

El Espíritu Santo guarda la  Sana doctrina

Volviendo a la 2 Carta a Timoteo, el apóstol Pablo hace énfasis en  la responsabilidad que tenemos  de retener y guardar la sana doctrina, e incluso dice que no se avergüence de hablar de Jesucristo. Pablo había sufrido aflicciones cuando escribió esa carta, estaba preso por causa del evangelio y no le importaba estar tras las rejas, porque él sabía en quién había creído y confiado.

El Espíritu Santo nos habla a través de la vida de Pablo, si por hablar del evangelio guardando la sana doctrina sufrimos aflicciones, ¡bienvenido sea!, pero no debemos cambiar la verdad del evangelio, para agradar a los hombres.

“Aférrate al modelo de la sana enseñanza que aprendiste de mí, un modelo formado por la fe y el amor que tienes en Cristo Jesús. Mediante el poder del Espíritu Santo, quien vive en nosotros, guarda con sumo cuidado la preciosa verdad que se te confió”

2 Timoteo 1:13-14 versión NTV

La Palabra de Dios tiene Poder,  y es el Espíritu Santo quien ilumina la mente de los hombres para hacernos entender las verdades de las escrituras, Él es quien nos advierte de los peligros o trampas del enemigo.  De hecho, es el Espíritu Santo quien aplica la palabra a nuestra vida y nos da convicción de pecado,  limpiando así nuestra mente y corazón.

El Espíritu Santo nos da las palabras para defender el evangelio cuando sea necesario, nos da la gracia, el discernimiento, juega un rol importante en ayudarnos a mantener la sana doctrina.

“Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.”

Hecho 1: 8

Si deseas profundizar en el estudio de la Palabra de Dios te invitamos a que leas los siguientes enlace ¿Quién es el autor de la Biblia?¿Cuántos libros de la Biblia Reina Valera 1.960 existen?

Ahora bien, luego de exponer qué es la sana doctrina queremos complementar este mensaje con este pequeño mensaje en el siguiente video.

(Visited 33 times, 1 visits today)

Deja un comentario