¿Qué es la Gloria de Dios en el cristianismo?

Comparte este artículo

¿Sabes qué es la gloria de Dios en el Cristianismo? Si esta pregunta ha estado rondando en tu cabeza, a través de este artículo conocerás la respuesta y algunos conceptos muy  importantes según la santa biblia en relación a este tema.

qué-es-la-gloria-de-dios 2

¿Qué es la Gloria de Dios?

Para entender qué es la gloria de Dios, primeros veremos lo que significa esta palabra. Si buscamos en un diccionario hebreo “Gloria” suele aparecer como (shekhiná) que significa presencia o esplendor de Dios, proviene del verbo morar o residir. De acuerdo con este concepto shekhiná  se refiere a la morada de Dios. En el griego del nuevo testamento la palabra que se utiliza es doxa y significa resplandor, honra, fama.

Por otro lado la Real Academia Española (RAE) la define como un estado de felicidad plena, inigualable e inexplicable que es causada por la presencia de Dios. La Biblia describe la gloria de Dios como algo, fabuloso, sobrenatural, eterno, ilimitado, poderoso e inefable, es decir con atributos y carácter de Dios.  La gloria de Dios es la manifestación del poder de la Palabra de Dios y actúa como sanidad, salvación, liberación, gozo, entre otros.

La gloria de Dios es Su presencia trabajando en nuestras vidas, el mismísimo poder de Dios  obrando en nosotros y cumpliendo su propósito en cada persona de acuerdo a su plan.

qué-es-la-gloria-de-dios 3

¿Como se manifiesta la Gloria de Dios?

La biblia tiene varios ejemplos, de personas que vieron manifestarse la gloria de Dios, tales como  Moisés, Ezequiel, los tres pastores de Belén, Esteban entre otros,  cada uno de ellos la pudieron presenciar de diferentes maneras,

En el caso de Moisés la vio como una gran nube que cubrió  el monte Sinaí (Éxodo 24: 16-18), la gloria de Dios luego de descender sobre el monte, llama a Moisés para que él también se deleite de Su presencia.

De esta forma, en Éxodo 33,  Dios le habló a Moisés desde la columna de nube, diciéndole que Su presencia estaría con los israelitas. Este mismo capítulo, también nos narra que Dios habló a Moisés “cara a cara”, pero cuando Moisés pidió ver la gloria de Dios, el Señor le dijo que no podía ver Su rostro o moriría. Así que, Moisés se escondió en la hendidura de una peña, Y Jehová lo cubrió con Su mano, hasta que pasó. Luego quitó Su mano, Y Moisés solo alcanzo a ver Su espalda. Esto nos indica que la gloria de Dios es demasiado  grande y majestuosa para que el hombre pueda verla por completo.

Ezequiel  la vio como una nube encima del querubín al umbral de la puerta, y el atrio se llenó de resplandor, como dice en (Ezequiel  10: 4). esta misma nube aparece en (2 Crónicas 5:14).

Los tres pastores de Belén la vieron cuando un ángel del Señor se les presentó y los rodeo la gloria como resplandor, y ellos temieron (San Lucas 2: 9).

El Libro de los Hechos nos hace un hermoso relato en el caso de Esteban, quien con solo mirar al cielo, pudo ver la gloria de Dios y a Jesús a su diestra, y esto se lee en  (Hechos 7: 55).

Destituidos de la gloria de Dios

Romanos 3: 23

“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,”

Todos hemos pecado, de hecho, todos tenemos en nosotros el pecado original. Cometido por Adán y Eva al momento de comer de la fruta del árbol del bien y el mal, tentados por la serpiente, como dice el libro de (Génesis 3). Y como leímos en el versículo anterior todos los pecadores están destituidos o exonerados de su gloria. Pero ¿Si todos somos pecadores cómo tendremos la gloria de Dios en nuestra vidas?

En (Romanos 5: 8) dice que Dios con su inmenso amor por nosotros mandó a Jesucristo, para pagar y limpiara con su preciosa sangre todos nuestros nuestros pecados. A través del sacrificio que hizo  Jesús en la Cruz  somos santificados, es decir fuimos separados del pecado para dedicarnos a Dios.

La Palabra de Dios dice en (Juan 1: 14) que aquel verbo hecho carne, habitó entre nosotros y vimos su gloria, la gloria del padre. Jesús nos mostró la gloria del señor, en cada milagro y cada acción, podemos ver como nos enseñó el poder del Padre.

Su manifestación en nuestras vida

Cuando hablamos de la santa gloria de Dios, nos referimos a ese sentir de salvación,  poder, santidad, regocijo y gozo que tenemos en el momento en el que nuestro corazón percibe la presencia del Espíritu Santo. Que por más que intentemos definir esa sensación de este gozo y llenura en nuestras vidas, no lo podemos hacer con palabras y en cada persona es diferente.

Isaías 6: 3

Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de Su gloria”

La Palabra de Dios en este versículo, nos revela que toda la tierra está llena de Su presencia. Desde la creación, Dios llenó los cielos y la tierra de Su majestad, así como lo declara el salmista  en el (Salmo 19: 1).

También aparece en (Habacuc 2: 14), diciendo que la tierra se llenará del conocimiento de la gloria de Jehová,como las aguas cubren el mar. Pero, te has preguntado ¿Cómo puedes ver esa presencia en tu vida?

Creer en Él es la clave

Para ver cómo se manifiesta en nuestra vida es necesario tener fe. Así como dice (San Juan 11: 40) Jesús mismo  nos dio la clave para ser glorificados, “¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?”

La Palabra de Dios en (San Juan 2: 11)  Nos dice que Jesús manifestó su gloria a los discípulos que creyeron en él.

Todos los milagros que Jesús realizó tenían algo en común, todos tenían fe. Un claro ejemplo lo podemos ver en (San Mateo 9: 20- 22), cuando la mujer enferma de flujo de sangre se le acercó y tocó su manto, siendo así curada por su fe, como lo dice el Señor en estos versículos.

Si quieres conocer sobre más mujeres en la biblia te invitamos a pasar por este post Mujeres de la Biblia y su importancia para Dios

En (San Mateo 9: 28- 29), Jesús al curar a dos ciegos, y les pregunta “¿Creen ustedes que puedo hacer esto?” Cuando los hombres le dijeron “sí” fueron abiertos sus ojos.

De este modo podemos leer en el evangelio de (Marcos 2:5), que Jesús al ver su fe que tenía el paralítico, le dijo, que sus pecados eran perdonados y el hombre fue sanado.

Entonces,  la fe es un ingrediente indispensable para poder ver la gloria de Dios en nuestras vida, porque sin fe es imposible agradar a Dios.

¿Cómo resplandece en mi vida?

Es importante aclarar que la gloria de Dios no es lo mismo que la unción del Espíritu Santo. Porque, la unción es la que nos prepara y nos da poder para recibir la gloria de Dios.

La gloria de Dios cambia todas las cosas para bien, te hace ver las cosas de diferente perspectiva, sana enfermos, te quita tus cargas,  hace que lo imposibles, sean posibles, nos llena de paz, nos da fortaleza en momentos difíciles. Es maravilloso sentir Su presencia, es la luz  que nos hace brillar,  Tal como nos dice la Palabra de Dios en:

Isaías 60: 1- 2

Levántate, resplandece; que ha venido tu lumbre, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti.

Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad los pueblos: mas sobre ti nacerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria.”

Esta es una hermosa promesa que nos el Señor en su palabra, Con Él nosotros resplandecemos , incluso estando en tinieblas. Lo mismo nos dice la Palabra del Señor en (2 corintios 4: 6) dice que Él mandó tinieblas, para que resplandeciese la luz de nuestros corazones, para la iluminación del conocimiento de Su gloria.

¿Quieres saber que otras promesas tiene el Señor para ti? en el siguiente post lo podrás descubrir:  Promesas bíblicas

Reflejar a Cristo en nuestra vida va mucho más allá de una apariencia física. Significa resplandecer espiritualmente  Su gloria desde dentro de nosotros, es un sentir de paz y santidad.

Oración de gloria

Y para finalizar haremos una oración para pedir que la gloria de Dios llene nuestras vidas.

Te damos gracias por haber puesto este tema en el camino del que lo necesita, por habernos iluminado y guiado en cada paso de este estudio bíblico. por habernos revelado a través de tu palabra este tema.

Te pedimos Señor que tu gloria se manifieste en nuestra vida, y que a pesar de las difíciles circunstancias, podamos clamar a ti con fe. Pongo mi confianza en ti señor, sé tú guiando cada  paso que doy, y bendice mi camino para que cada paso que dé, este en tu camino y propósito.

Hazme resplandecer en espíritu, y muéstrame tu propósito en mi vida, para así poderlo cumplirlo y glorificarte con todas mis acciones. Líbranos y perdona nuestro pecados, para poder sentir tu presencia y ver tus milagros en mi vida. En nombre de Dios.Amén.

Si quieres leer más oraciones, te recomendamos el siguiente articulo Salmo 91

A continuación te dejamos este video que trata sobre la Gloria de Dios.

(Visited 6 times, 1 visits today)

Deja un comentario