Promesas bíblicas cristianas recomendadas para ti

Comparte este artículo

Como cristianos sabemos que Dios nos ama y es tanto el amor que en su Palabra nos dejo las promesas bíblicas que guarda para cada uno de nosotros. A través de este artículo te haremos mención detallada sobre loas 60 promesas bíblicas cristianas recomendadas para ti ¡listado detallado!

promesas-bíblicas2

Promesas bíblicas

Índice de Contenido

La palabra promesa se deriva del latín promissus. Este es un vocablo que está constituido por dos partes “pro” que se refiere a la definición de “antes” y “missus” que se traduce como “enviado”. Por lo que cuando se juntan significa “antes del enviado”.

En el contexto bíblico nos damos cuenta que cuando nos referimos a promesas bíblicas nos habla de acciones que Jehová nos asegura que hará “antes del enviado”. Como cristianos sabemos que nuestro Señor es un Dios de verdad y de promesa. Por lo tanto, a nosotros nos queda tener Fe en que cada palabra dada por Él se cumplirá.

Tipos de promesas bíblicas

Cuando leemos, estudiamos, escudriñamos y entendemos las Santas Escrituras, nos damos cuenta que el Señor nos presenta dos tipos de promesas. Estas dos promesas se denominan las condicionales y las incondicionales.

promesas-bíblicas3

Promesas bíblicas incondicionales

Cuando buscamos la definición de la palabra incondicional dentro de la Real Academia Española (RAE) muestra la siguiente enunciación:

Absoluto, sin restricción alguna.

Si analizamos está definición dentro del contexto de las promesas Bíblicas nos percatamos a que se refiere a que el cumplimiento de este juramento solo le pertenece al Señor.

La promesa no está sujeta a ninguna persona o situación la cual lo haga cambiar de parecer. Debemos recordar que Jehová es un Dios de verdad por lo que las promesas incondicionales nunca serán rotas.

Un ejemplo claro de esta promesa la encontramos en el Antiguo Testamento, específicamente en el Libro del Génesis capítulo nueve (9). Donde Dios establece el pacto de no destruir más nunca la Tierra con aguas del diluvio. Y como señal de que su promesa ha sido cumplida nos regala los arcoiris alrededor del mundo.

Génesis 9:13-14

13 Mi arco he puesto en las nubes, el cual será por señal del pacto entre mí y la tierra.

14 Y sucederá que cuando haga venir nubes sobre la tierra, se dejará ver entonces mi arco en las nubes.

Promesas bíblicas condicionales

Por otro lado, el Señor nos da las promesas condicionales, éstas se definen como las ofrendas que el Dios Padre nos dará bajo distintas circunstancias. En general, cada una de estas promesas bíblicas involucra nuestra intervención.

Podemos estar completamente seguros que Dios Padre cumplirá cada una las promesas que nos ha dado.

1 Juan 1:9

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

promesas bíblicas

Condiciones para el cumplimiento de las promesas bíblicas

Las condiciones que nos da el Señor para el cumplimiento de cada una de las promesas bíblicas están en el siguiente versículo

Éxodo 19:5

Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra.

Para recibir cada una de las bendiciones  y riquezas que el Señor nos ofrece dentro de las Santas Escrituras debemos cumplir las condiciones que el Padre nos ha dado.

Si escudriñamos bien el versículo anterior veremos las siguientes revelaciones que nos da el Espíritu Santo. En primer lugar vemos la frase “si diereis oído a mi voz”. Como cristianos debemos entender que nuestro alimento espiritual se llama la Biblia, si recogemos la Palabra del Señor dentro de cada uno de nuestros corazones y la ponemos en curso en nuestra vida diaria cada una de las promesas serán cumplidas.

Cuando analizamos más ampliamente el significado de hacer lo que está en la Palabra, nos damos cuenta que abarca el cumplimiento de los mandamientos, seguir el camino de Jesús, alabar, adorar, orar, mantenernos en comunión con el Señor y permitir que el Espíritu Santo entre en cada una de nuestras vidas.

La segunda condición que nos da el Señor en este versículo es “y guardareis mi pacto”, en esa condición Dios nos esta diciendo que debemos hacer Su voluntad. Esto es una de las cosas más difíciles que nos toca hacer como cristianos. Ya que por nuestra condición de seres humanos nos desesperamos porque no entendemos cuales son los tiempos ni los caminos del Señor.

Por último tenemos la promesa de Jehová “vosotros seréis mi especial tesoro”. Lo que nos dice este poderoso versículo es que Dios nos pide dos cosas, hacer la voluntad de Dios y hacer lo que dicta la Palabra.

promesas bíblicas

Recompensas de las promesas bíblicas

Cuando Dios nos hace cada una de las promesas bíblicas sabemos que nos está garantizando distintas cosas. Si decides hacer cada una de las condiciones que Dios nos ha dado para cumplir sus promesas te esperan muchas recompensas como lo son:

  • Presencia del Señor en nuestras vidas: cuando decidimos dedicar nuestra vida a Dios Todopoderoso logramos experimentar una diferencia enorme entre vivir con Él y separado de Dios.
  • Dios nos dará liderazgo: es importante tener en cuenta que cuando nos referimos a esta recompensa no es sencilla de lograr ya que la Biblia nos aclara que el camino para llegar hacer líder es la humildad y el desinterés.
  • Nos dará honra: si elegimos servir a Dios sobre todas las cosas, seremos honrados de maneras inimaginables, ya que tenemos a Dios en el centro de nuestro mundo y corazón.
  • El Señor nos proveerá: no tengamos temor nunca si el Señor nos hace pasar por pruebas que no entendamos. El Señor nunca nos dará pruebas las cuales no podríamos manejar.

promesas bíblicas

Estas son una de las tantas recompensas que el Señor tiene para ti. Por eso te dejamos una lista de 60 promesas bíblicas que encontraras si cumples con la voluntad de Dios en cada momento y sentimiento que puedas tener:

  1. Las promesas bíblicas a un cristiano Abnegado

La palabra abnegación según la Real Academia Española (RAE) tiene como definición lo siguiente:

Que se sacrifica o renuncia a sus deseos o intereses, generalmente por motivos religiosos a altruismo”

Cuando llevamos esta definición a un ámbito cristiano nos encontramos en que la Biblia nos llama a negarnos a nosotros mismo. Jehová sabe que por nuestra condición de seres humanos somos débiles en la carne. Y por está razón debemos morir en la carne para poder vivir con el Espíritu Santo.

Cuando tomamos la decisión de vivir bajo la morada del Omnipotente nos damos cuenta que nuestro estilo de vida está fuera de su gracia. Por lo que es necesario morir en la Cruz del Calvario y aceptar cada uno de nuestros pecados. Para poder comenzar a vivir bajo los mandatos del Señor y poder gozar de la gloria y de las promesas bíblicas que Dios Padre tiene guardada para los que creen.

Al lograr la abnegación de nosotros conseguiremos una liberación de la persona para darle entrada a Cristo Jesús y que con el Espíritu Santo ser guiados por su sendero. Cuando renunciamos a las cosas terrenales y le pedimos al Señor misericordia y andamos en sus caminos nos ganamos las riquezas y promesas bíblicas que son eternas en los cielos.

Mateo 16: 24-25

24 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

25 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.

promesas bíblicas

  1. Las promesas bíblicas contra el afán del mundo

Según la Real Academia Española la palabra afán tiene varias variables de significado como lo son:

“1. m. Esfuerzo o empeño grandes.

3.m. desus. Apuro, aprieto o necesidad extrema.”

Cuando leemos estas definiciones nos damos cuenta que la vida actual esta llena de distintos afanes que nos aleja de la vida cristiana. Esto no quiere decir que nos vamos a desligar de nuestras responsabilidades. Pero si debemos recordar que las promesas bíblicas que Dios tiene con nosotros no se basan en terrenales sino espirituales. Al igual que las recompensas que Cristo nos guarda para cada uno de nosotros.

El Señor conoce cuales son cada una de nuestras necesidades y debemos confiar plenamente que Él nos responderá. Cristo cuando estuvo entre nosotros nos recordaba para que sirve ganar el mundo si se pierde el alma. Como cristianos nos debemos enfocar en el sendero espiritual para saber que nuestra recompensa con Dios Padre esta ganada.

Mateo 13: 22-23

22 El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.

23 Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.

promesas bíblicas

  1. Las promesas bíblicas de una mente afligida

Dese el inicio de la creación Dios Padre no quiere proteger de cualquier adversidad, angustia, calamidad, dolor, miseria, padecimiento, quebrantamiento y tribulación. Por esta razón envío a su único Hijo para que fuera el cordero que nos libraría de todo mal siempre y cuando nosotros vivamos bajo sus mandamientos y en su sendero.

Cuando como cristianos permitimos que los sentimientos de tristeza o sufrimiento entren en nuestros sistemas nos apartamos del Señor. Sabemos que enfrentaremos situaciones que no entenderemos pero debemos tener la Fe en que el Señor es nuestra roca y que no nos faltara nada gracias a cada una de las promesas bíblicas que Él nos ha dado.

Recordemos que nuestro Señor es un Dios de amor y que siempre estaremos bajo su sombra si respetamos cualquiera que sea su voluntad.

Job 5:8

Ciertamente yo buscaría a Dios, y encomendaría a él mi causa;

promesas bíblicas

  1. Las promesas bíblicas sobre la alegría de vivir con Dios

Este es un sentimiento que sentimos como seres humanos cuando nos ocurren cosas favorables. La alegría es una de las promesas bíblicas procedente de los frutos del Espíritu Santo. Y podemos estar seguros que sin importar la necesidad que estemos pasando el Señor no quiere que tu espíritu se entristezca por lo que siempre debemos alabar para que las cosas terrenales no nos afecten.

Sabemos que es complicado entender como se puede vivir así pero debemos entender que el Señor nos mando a este mundo para formarnos espiritualmente y no como criaturas terrenales. Así que cuando sintamos tristeza, rabia o alegría alaba el Padre que Él está en cada momento.

Números 10:10

10 Y en el día de vuestra alegría, y en vuestras solemnidades, y en los principios de vuestros meses, tocaréis las trompetas sobre vuestros holocaustos, y sobre los sacrificios de paz, y os serán por memoria delante de vuestro Dios. Yo Jehová vuestro Dios.

  1. Las promesas bíblicas para un corazón con amargura 

La amargura es uno de los sentimientos más anticristianos que como seres humanos podemos sentir. Este sentimiento muchos lo consideran como un pecado durmiente, esto se refiere a que es una falta que va entrando en el corazón y si no la detectamos a tiempo puede inundar cada espacio.

Cuando somos cristianos debemos tener claro que no debemos dejar este sentimiento a nuestra vida. Pero si por alguna razón lograr colarse necesitamos de la intervención de Dios para lograr echarlo fuera de nuestra vida.

Pablo en el libro de Efesios nos avisa que la amargura se manifiesta en nosotros cuando vivimos enojados, con ira, gritos y maldiciones. Por eso es que este sentimiento es tan peligroso ya que nos transforma desde nuestro corazón hasta el espíritu.

Efesios 4:31

31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.

Cuando logramos sacar la amargura del corazón y de nuestras vidas vemos como Dios empieza a obrar en nuestras vidas por medio del Espíritu Santo.

promesas bíblicas

  1. Promesas bíblicas sobra la amistad cristiana y sus frutos

Uno de los dones que nos regala Dios para cada una de las personas que guardan sus mandamientos  y caminan en su sendero es la amistad y cada uno de sus frutos. La amistad es algo que podemos dar y recibir y que crece día mientras tengamos a Jesucristo como centro.

Cristo nos enseño con su tiempo en la Tierra que no hay mejor amigo que Él. Sin embargo nos dejo características que debemos buscar entre las personas para lograr que sea una amistad verdadera. Los amigos deben ser compasivos, leales, comprensivos y de apoyo cuando lo necesites.

Proverbios 17:17

17 En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia.

  1. El Amor de Dios

Cuando uno siente amor por Dios las grandes promesas bíblicas que tiene guardadas para ti son derramadas siempre que cumplas su palabra. El primer mandamiento que Jehová nos da es ama a Dios sobre todas las cosas.

El cristiano cuando siente el verdadero amor a Dios su vida cambia totalmente. Comienza a vivir en una paz que solo el Señor le puede brindar. Siente seguridad, sabiduría y temor.

El amor a Dios consiste principalmente en conectar el corazón, la mente y el alma en las cosas que agradan al Señor. Al amar a Dios sobre todas las cosas nuestra actitud cambia ya que nuestra voluntad, reflexión y compromiso están dispuestos a la voluntad del Señor Jesús.

1 Juan 3:1

1 Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él.

promesas bíblicas

  1. Promesas bíblicas para un corazón con angustia

La angustia se puede definir como un estado de ánimo que se caracteriza por ser de intranquilidad e inquietud en momentos de amenaza o desagrado. Cuando como cristianos sentimos momentos de angustia debemos interiorizar que Dios estará al lado de nosotros peleando cada batalla y levantando nuestra cara alrededor de enemigos.

Los verdaderos cristianos se notan cuando en momentos de muchas adversidades, aflicción, calamidades, dolor, padecimiento o sufrimiento se controlan y enfocan sus pensamientos y fuerzas en la oración y en las alabanzas al Señor Jesucristo.

Debemos ser humildes y comprender, entender e interiorizar que sin Dios no podemos hacer absolutamente nada. Nosotros no somos perfectos y solo Cristo nos puede ayudar a salir de momentos y senderos oscuros.

Éxodo 3: 7-8

Dijo luego Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores; pues he conocido sus angustias,

y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo.

promesas bíblicas

  1. Promesas bíblicas para el cristiano y la ansiedad

La ansiedad la podemos definir como un sentimiento de nerviosismo. En la actualidad es una palabra que escuchamos mucho gracias al estilo de vida tan agitado que se ha implementado. Sin embargo es importante entender que este sentimiento no corresponde a una persona que anda por el sendero de Dios Padre.

Es cierto que Cristo conoce nuestra condición de seres humanos y entiende que sintamos en momentos determinados ansiedad, pero Él nos llama a buscar su rostro en momentos donde no podamos comprender ni controlar nuestro alrededor. Cuando los grandes hombres de la Biblia como David, Moisés, Abraham, José, entre otros. Sentían una ansiedad importante buscan refugió en el Padre por medio dela oración y de la alabanza.

Romanos 15:13

Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.

  1. Promesas bíblicas para una mente arrepentida

Cuando nos sentamos a leer, escudriñar y entender la Biblia nos damos cuenta que cuando Dios nos habla del arrepentimiento significa que nos invita a cambiar la mente. ¿Cómo se logra esto? Es una de las cosas más difíciles que nos toca hacer como cristianos. Obligar a la mente y a la carne a seguir en el camino de Dios.

Como cristianos debemos someter al pecado que está en nosotros ya que Jesús cuando murió en la Cruz del Calvario nos dio ese poder. Al doblegar el pecado sometemos a la mente a los mandamientos del Señor por lo que nos volvemos de su agrado al demostrar que estamos arrepentidos de manera verdadera.

Es necesario aclarar que el poder de someter al pecado en nuestra mente, cuerpo y espíritu se logra estando en los caminos del Señor, viviendo en sus mandatos y estando constantemente en su presencia. Es un fruto que nos da el Espíritu Santo al vivir en comunión con Dios.

Mateo 3: 11

11 Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.

promesas bíblicas

  1. Promesas bíblicas para los cristianos que ayuda a nuestro prójimo

La palabra ayuda viene del hebreo “ezer” que en su raíz primitiva se atribuye a rodear. Por lo que en el significado bíblico se le atribuye a rodear y proteger como escudo. Cuando cada uno de nosotros le pedimos al Señor Jesús ayuda el toma nuestras plegarias y nos cubre bajo su manto.

Deuteronomio 33:7

Y esta bendición profirió para Judá. Dijo así:
Oye, oh Jehová, la voz de Judá,
Y llévalo a su pueblo;
Sus manos le basten,
Y tú seas su ayuda contra sus enemigos.

  1. Promesas bíblicas para el cristiano no calumnia

La calumnia se define como la declaración verbal que va en contra de la verdad para deteriorar la reputación de algo o de alguien. Es algo tan grave que el noveno mandamiento que nos deja el Señor es:

“no hablarás contra tu prójimo falso testimonio”.

Nuestro Cristo es un Dios de verdad por lo que cuando mentimos nos apartamos de su presencia y dejamos de tener gracia delante de Él. Como cristianos debemos siempre entender que para estar en afinidad con nuestro Creador debemos decir la verdad y vivir en ella.

Cuando Pablo escribe la carta a los romanos especifica entre muchas cosas la mente de un ser depravado que vive alejado de la gracias y misericordia del Señor. Entre las características que menciona el apóstol es la calumnia que sale de su boca y como esto hace que el Señor se aparte y nos deje a la voluntad de la carne.

Romanos 1:30

30 murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres,

promesas bíblicas

  1. Promesas bíblicas para una mente y un cuerpo cansado

Otra de las promesas bíblicas que encontramos en la Biblia es para que cuando nosotros como cristianos sintamos cansancio en nuestro cuerpo y corazón. Esta es otra característica de la actualidad, el ritmo de la vida cotidiana hace que en nuestros corazones, mente y cuerpo se sienta un cansancio constante.

En esos momentos debemos recordar que Jesucristo es nuestro motor de vida. Por y para Él vivimos, así que no podemos desfallecer. Cuando en nuestro día a día reine el agotamiento debemos alabar y orar para que Cristo nos renueve y nos unja con su fuerza.

Isaías 40: 29-31

29 El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.

30 Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen;

31 pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

  1. Promesas bíblicas para un corazón cargado

Nuestra condición de ser humano nos hace sentiros completamente independientes y más fuertes de lo que realmente somos. Esto lo podemos entender cuando las cosas del mundo empiezan a cargar nuestra mente y nuestro corazones.

Debemos entender y aceptar que Dios es lo único en el universo que nos puede aliviar nuestras cargas. Jesucristo fue a la Cruz del Calvario cargando cada uno delos pecados del mundo y fue crucificado para que nosotros entremos en gracia con el Señor.

Por eso cuando te sientas que no puedes más dobla rodillas, entra en oración, alaba y pídele al Señor que en su misericordia te alivie la carga y te muestre el camino que debes tomar para que estés en su agrado.

Salmos 55:22

22 Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará;
No dejará para siempre caído al justo

  1. Promesas bíblicas para un espíritu cobarde

El cobarde en una persona que le tiene temor o miedo a cualquier situación o a cualquier persona causando dificulta en tomar alguna decisión. Cuando una persona es cobarde tienda a escudarse de otras personas y no asume las consecuencias de sus actos.

Esto es una acción que el Señor repudia grandemente ya que el hizo el acto de valentía mas grande que el mundo haya tenido. Que fue dar a su Hijo para que fuera crucificado para la salvación de cada uno de nosotros.

Como cristianos debemos tener la fuerza y la valentía de asumir todos los retos y las pruebas que nos pone el Señor. Jesucristo no lo hace por maldad o porque no nos quiere, todo lo contrario nos ayuda a crecer en carácter y espiritualidad.

2 Timoteo 1:7

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

  1. Promesas bíblicas sobre la confianza en Dios

La confianza en la Palabra de Dios significa que nosotros tenemos la certeza de que la presencia del Señor Jesucristo en nuestras vidas es constante en cualquier situación. Cuando nosotros como cristianos tenemos está seguridad nuestras cargas espirituales se tornan más débiles ya que sabemos que podemos reposar en Él.

La confianza verdadera que sentimos en Dios se ve reflejada en la Fe que tengamos y en la paz y tranquilidad que sentiremos en nuestros corazones.

1 Juan 5:14

14 Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.

  1. Promesas bíblicas para el espíritu de confusión

En un significado global la palabra confusión se refiere a mezclar distintas cosas y a la perturbación de  los ánimos. Cuando nosotros los cristianos tenemos sentimientos de confusión o perturbación en nuestros ánimos debemos tener cuidado.

Dios nos da discernimiento, entendimiento y sabiduría por lo que la confusión no pertenece al Señor. Cuando en nuestros corazones sienta perturbación por la confusión es necesario orar para que el Señor nos de discernimiento y  entereza para alejarnos de lo que nos perturba.

Una de las recomendaciones que nos da Dios por medio del Espíritu Santo es que no debemos confiar en nosotros mismos. Para pedir por entendimiento y enderezar cada uno de nuestros caminos y pensamientos.

1 Corintios 14:33

33 pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos,

  1. Promesas bíblicas para la conspiración contra los cristianos

Desde el comienzo de la creación los creyentes de Dios hemos sufrido conspiraciones y persecuciones. Sin embargo ninguna de nuestros corazones se puede perturbar ya que nosotros sabemos que vivir en Cristo es vivir en victoria.

En la Biblia el Señor nos ha mostrado en muchos versículos las promesas bíblicas de lo que Cristo nos cubre cuando existe conspiración para su Iglesia. Debemos recordar siempre que nosotros somos los hijos del Creador y que estamos bajo su manto celestial.

Mateo 5:10

10 Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

  1. Promesas bíblicas para el alma que necesita consuelo

Nuestro Padre es un Dios de amparo y fortaleza es una de las promesas bíblicas en que más pasajes lo leemos. El Señor nos dice que no importa la prueba o el momento que estemos pasando siempre estaremos bajo su amparo.

Cuando día a día vivimos bajo los mandatos del Señor y en su camino, nuestras almas viven en gozo y en constante alabanza. Cuando estamos bajo la gracia de Cristo el consuelo a nuestras tribulaciones es constante y efectivo ya que Él es nuestra roca.

Salmos 94: 18-19

18 Cuando yo decía: Mi pie resbala, Tú misericordia, oh Jehová, me sustentaba.

19 En la multitud de mis pensamientos dentro de mí, Tus consolaciones alegraban mi alma.

  1. Debilidad en nuestra carne

El Señor sabe que como seres humanos el pecado vive en nosotros, lo que Dios nos pide es que humillados ante Él pidamos porque fortalezca nuestro espíritu para no caer en la tentación.

Sin embargo los verdaderos cristianos no nos aprovechamos de esta debilidad, porque sabemos que mientras vivamos en comunión con el Señor y bajo sus mandatos tendremos la gracia y el poder de dominar esta debilidad y hacerla nada delante de la voluntad de nuestro Creador, porque sabemos que el resultado de vivir en estos senderos es la muerte eterna.

Santiago 1:15

15 Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.

  1. Nuestra defensa Dios

Una vez más es importante resaltar que Dios sabe que lo necesitamos para salir victorioso. Pero Él es tan perfecto que respeta el libre albedrío que no ha dado desde el comienzo.

Cuando decidimos vivir con Dios una de las promesas bíblicas es que Cristo nos protegerá desde lo terrenal al espiritual.

Salmos 34:7

El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende.

  1. La victoria en la derrota

Está es una de las riquezas que cuando leemos la Biblia nos damos cuenta que es una promesa bíblica que la encontramos desde el comienzo. Dios es misericordioso y lleno de amor por cada uno de nosotros, por eso cuando vivimos bajo su sombra y en sus mandamientos cosas buenas nos ocurre.

1 Juan 5: 4-5

Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.

¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?

  1. Dios es nuestro amparo

Esta es una de las promesas bíblicas las cuales tiene distintas partes que son la protección de Dios, la seguridad de nuestro Señor y la supremacía de Cristo. Cuando nos referimos a suficiencia hablamos de la capacidad de hacer algo. Cristo lo puede todo para Él no hay imposibles.

Con respecto a la seguridad que radica en nuestro Señor Jesucristo nos referimos a que cuando andamos en los sendero de Dios estamos seguros que estamos en paz, en verdad y en gozo. Dios solo nos quiere cuidar y proteger de todo mal por eso es que nos exhorta a vivir en su presencia y bajo su misericordia.

Por último tenemos la supremacía del Padre la cual la definimos como la superioridad absoluta que tiene sobre todas las cosas. Los cristianos sabemos de la absoluta superioridad que Dios tiene sobre todas las cosas por eso lo alabamos y lo bendecimos.

Salmos 46: 1

1 Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.

  1. La fuerza ante el desánimo

Cuando el cristiano siente desánimo puede ser en gran parte porque ha comenzado a pensar que no le agradamos a Dios por alguna razón. Este pensamiento trae como consecuencia la disminución de la Fe en nuestros corazones. Por lo que nos vamos alejando de Él.

Esto ocurre cuando generalmente nuestras oraciones o no son respondidas o sencillamente dejamos de orar. Cuando nos acercamos a nuestro Padre por medio de la oración generalmente lo hacemos para intervenir o pedir por algo en específico. Pero cuando la respuesta a nuestra oración es no o no le vemos respuesta inmediatamente a nuestro corazón nos entra el desánimo pensando que ya no le agradamos al Señor-

Por otro lado cuando carecemos del hábito de la oración nuestro corazón se va endureciendo y nos apartamos por completo de la gracia de Dios. Esto trae como consecuencia que el desánimo de nuestra vida sea constante ya que no tenemos a nuestro Padre como guía.

Hebreos 1:3

Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.

  1. El descanso de un cristiano

Desde el comienzo por culpa del pecado original el Señor nos llama a trabajar arduamente. También nos pide que todas nuestras actividades lo hagamos como si fuera para Él. Hemos leído en varias oportunidades en este artículo que debemos tener la Biblia como nuestro manual de vida. Cada uno de las promesas bíblicas dadas por el Señor se cumple, de igual manera ocurre con el día de descanso.

Si nos vamos al comienzo de la palabra en el Génesis, específicamente en el momento de la creación el séptimo día Dios lo santifica y lo bendice como el día de reposo. Debemos descansar y honrar a nuestro Padre en este día, para ver sus frutos en nuestra vida.

Mateo 11:28

28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

  1. Los cristianos tendrán dirección

Cuando vivimos bajo la sombra del Omnipotente sabemos que nuestro progreso espiritual se da por medio de tanta Fe tenga tantas cosas veré. Cristo nos da las herramientas para el mundo espiritual dependiendo de lo arraigado que te encuentres tú con el Espíritu Santo.

Por esa razón es imperativo que vivas en constante comunión si quieres que Dios guíe tu vida. Como cristianos debemos vivir bajo sus mandamientos, en su sendero, tener una constante oración y alabanza. Esto alimenta el espíritu y nos fortalece de tal manera que vamos a saber que es Dios y que no lo es.

Debemos tener la seguridad, la confianza y la Fe que Dios Padre tiene con nosotros un gran proyecto en la Tierra para glorificarlo a Él, así que déjalo entrar y vive en sus términos y verás como Dios te transforma la vida entera.

Salmos 32:8

8 Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;
Sobre ti fijaré mis ojos.

  1. La disciplina de un cristiano

La disciplina se conoce como el cumulo de reglas que se debe tener para controlar y evitar la rebeldía de una persona o varias. Si llevamos está definición al plano cristiano vale de la misma manera.

El cristiano sabe cuales son sus mandamientos, cuales son las barreras éticas y morales que debe respetar para no faltar a Dios. Jehová es un Dios de amor eso lo sabemos pero también es un Dios de orden y disciplina.

Cuando leemos el Antiguo Testamento nos damos cuenta que Dios era sumamente estricto y sus castigos por la desobediencia era muy duros. Hizo caminar al pueblo de Israel por cuarenta (40) años producto de su rebeldía. Expulso a Adán y a Eva del huerto del Edén por el pecado original.

Ahora bien esto no significa que Dios ha cambiado. El único hecho que ocurrió entre la creación de Dios hasta el día de hoy que ha evitado los castigos de Dios es la muerte de su Hijo Jesús en la Cruz del Calvario. Cristo intercede día con día, segundo a segundo por cada uno de nosotros lo que hace que Dios Padre tenga misericordia de cada uno de nosotros.

Hebreos 12: 4-6

Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado;

y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo:
Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor,
Ni desmayes cuando eres reprendido por él;

Porque el Señor al que ama, disciplina,
Y azota a todo el que recibe por hijo.

  1. La duda no reina en los cristianos

Sabemos que Cristo es un Dios de sabiduría, entendimiento, paz y discernimiento, entre otras cosas. Por eso cuando como cristianos nos ataca la duda debemos tener cuidado ya que es un sentimiento anticristiano que nos esta atacando el corazón.

Sabemos que vivir en el camino del Señor es difícil y esta lleno de obstáculos, pero con el Señor todo es posible. Es necesario vivir en una comunión desarrollada y activa con el Padre para evitar quebrar nuestra Fe, ya que cuando esto sucede es la causa de muchos sentimientos que no pertenecen a Dios.

Mateo 21:21

21 Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho.

  1. Los enfermos son sanados

Cuando leemos distintos pasajes de la Palabra de Dios nos damos cuenta que las promesas bíblica son infinitas y que esto incluye el tema de salud en los seres humanos. Debemos entender que las enfermedades, malestares, condiciones físicas, distintos problemas de salud y dolores son consecuencia de distintas causas.

Las enfermedades pueden ser consecuencia de la vejez, de los excesos en el cuerpo o alguna deficiencia genética, esto en el caso de las enfermedades terrenales. Pero como cristianos sabemos que está el plano espiritual en el cual se libran batallas constantemente.

Cuando somos hijos de Dios, Satanás siempre nos va a querer salir del camino del Señor y buscara cualquier manera de hacerlo, por eso nos ataca mentalmente con depresión, inestabilidades, inseguridades, entre otras por eso es necesario vivir en el resguardo de Dios Padre para que Él pueda sacarnos victoriosos de esas peleas.

Jeremías 30:17

17 Mas yo haré venir sanidad para ti, y sanaré tus heridas, dice Jehová; porque desechada te llamaron, diciendo: Esta es Sion, de la que nadie se acuerda

  1. Transformando nuestro enojo

El enojo es un sentimiento natural y normal en el ser humano. Hay situaciones que nos llevan al límite día con día y la manera en como nos afecta es por medio del disgusto. Cuando leemos la Biblia nos encontramos en varios pasajes el enojo de Dios contra el pecado. Mientras que el Nuevo Testamento un ejemplo claro del enojo es cuando Pablo encuentra a Atenas entregada por completo a la idolatría acción que desagrada al Señor.

Pero el enojo tiene un límite muy delgado y como cristianos debemos saber diferenciarlo. Cuando sintamos ira debemos tener cuidado de no pecar, es fácil en momentos de mucho enojo decir cosas que no le agraden al Señor y en ese momento estamos desobedeciendo su Ley.

Otra cosa que debemos tomar en consideración como cristianos es que nuestro enojo no debe durar, debemos ser consientes que Jehová es un Dios de amor y bajo este precepto debemos vivir cada uno de nosotros. Y así evitamos que entre la amargura, el odio y el rencor a nuestro corazón, los cuales son sentimientos que desagradan de gran manera al Señor.

Efesios 4: 26-27

26 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,

27 ni deis lugar al diablo.

  1. Jehová es mi Pastor nada me faltará

Está es una de las promesas bíblicas más hermosas que el Señor nos puede hacer. Saber que estamos en su morada y que Él se preocupa por cada aspecto que turbe nuestros corazones en una razón de regocijo y de gozo constante.

Cuando nos referimos a que Dios es nuestro Pastor hacemos una comparación entre las ovejas y su cuidado. Ya que estos son animales que siempre deben ser guiados al igual que los cristianos. Cuando hacemos y creemos está poderosa declaración estamos confiando en el amor y la bondad de nuestro Seño para que guíe nuestro camino y nos sustente en cada cosa que nos falte.

Salmos 23:1

1 Jehová es mi pastor; nada me faltará.

  1. La espera en el Señor

Es muy común escuchar en la actualidad que los cristianos estamos esperando en Dios pero pocos realmente saben como desmenuzar está importante afirmación. La espera en el Señor se traduce simplemente que cuando Dios me de las instrucciones yo las voy a seguir, voy a seguir la voluntad que tiene el Padre para mí.

Cuando estamos esperando en el Señor debemos entender como cristianos que esperamos en Su tiempo. El tiempo de Dios es perfecto y de eso no hay duda, no hay hoja que se caiga sin la aprobación del Señor. Igual ocurre con nuestras vidas el Señor sabe que va a pasar incluso respetando nuestro libre albedrio.

De igual manera cuando mantenemos nuestra Fe puesta en la espera del Señor vemos como Cristo nos bendice dándonos alegrías, paz y tranquilidad a la angustia que podamos estar sintiendo en momentos de desesperación.

Una de las características que debemos tener como cristianos cuando esperamos en el Señor, es que debemos hacerlo en paz, confiando y descansado el Señor. Dios nos quiere cuidar y proteger por eso debemos tener la seguridad que la espera en Él tendrá sus frutos y sus bendiciones.

Salmos 130: 6-7

6 Mi alma espera a Jehová
Más que los centinelas a la mañana,
Más que los vigilantes a la mañana.

Espere Israel a Jehová,
Porque en Jehová hay misericordia,
Y abundante redención con él

  1. La esperanza puesta en Dios

Como seres humanos la espera es algo que nos agobia y no desespera. Cuando como cristianos nos desesperamos nuestra Fe se ve en afectada ya que nuestro espíritu debe estar lleno de esperanza y mesura  con Cristo.

La esperanza es una de las promesas bíblicas para mujeres la cual se atribuye como una virtud muy positiva. Ya que nuestra esperanza como cristianos esta basada única y exclusivamente en Dios.

Cuando  Jehová nos envió a su único Hijo nos personifico lo que es la esperanza y nos mostró el carácter de Dios el cual siempre fue fiel, bueno y verdadero.

1 Tesalonicenses 1:10

10 y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.

  1. Dios es fiel

La fidelidad es una palabra que se deriva del vocablo latín fidelitas, el cuál se refiere a servir a un dios. La fidelidad es una actitud de las personas a lo que consideran que es real, honesto y respetable.

Ciertamente en el mundo actual asociamos la fidelidad con las relaciones intrapersonales que tenemos y lamentablemente no son buen ejemplo de está definición. Pero como cristianos debemos enfocarnos en nuestra relación con Dios y Él siempre va hacer fiel, en cualquier circunstancia, momento, día o noche, siempre veremos la fidelidad de Dios.

Nosotros debemos de igual manera ser fiel a Él, esto lo hacemos apartándonos del camino del mal, sometiendo a la carne y entendiendo que para salir victoriosos de esté mundo de lobos debemos estar con el Señor Jesucristo.

Deuteronomio 7:9

Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones;

  1. Dios calla la frustración

La frustración es un sentimiento de tristeza y rabia ante el no sentirnos capaz de llenar algún deseo o alguna necesidad. Lamentablemente este deseo lo sentimos muchas a veces a lo largo de nuestra vida.

La frustración es un sentimiento que puede llegar a agotar tanto mental, emocional y físicamente causando como consecuencias depresión, rabia y hasta amargura en nuestros corazones.

Ahora bien cuando nosotros los cristianos sentimos frustraciones dentro de nuestra vida diaria debemos realizar varios pasos para entender que Dios calla cada una de nuestras frustraciones ya que es una de las tantas promesas bíblicas que nos hizo:

  • Debemos aceptar nuestra condición de ser humano
  • Entrar en oración pedir ayuda de Dios para calmar estos sentimientos.
  • Entender que es una situación pasajera, no debemos permitir que este sentimiento se instale en nuestra vida ni mucho menos en nuestros corazones.
  • En los momentos difíciles lo mejor es adorar y alabar a Dios, Él nos da refugio y alegra nuestros corazones.

Filipenses 4:13

13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

  1. El gozo en nuestro Señor Jesucristo

El gozo es la celebración y el júbilo que sentimos en nuestros corazones cuando estamos viviendo en la presencia del Señor Jesús. Estar con Dios nos da una paz que sobrepasa todo entendimiento. Cuando vivimos bajos los estatutos que nos indica el Señor una de las promesas bíblicas que nos da Dios es el gozo permanente que tendremos con él sin importar nada.

Para alcanzar este maravilloso gozo debes tener presente que solo lo pueden conseguir mediante la comunión estrecha con el Señor, esto lo vas a lograr por medio de su Palabra la cual se debe leer diariamente para que el Espíritu Santo pueda entrar en nuestra vida y cumplir esta maravillosa promesa bíblica.

Mateo 13:20

20 Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo;

  1. Dios es nuestra guía

Cuando cumplimos los mandatos del Señor Jesús, transitamos su sendero, oramos y alabamos, Dios comienza hacer nuestra guía en todo momento. La manera en la que el Señor nos lleva por caminos de bien es por medio de la Palabra del Señor. Como cristianos debemos en todo momento recurrir a la Biblia para entender como piensa y cual es la voluntad de Dios.

Por otro lado cuando somos cristianos tenemos la guía del Espíritu Santo, quien fue enviado a la Tierra luego del ascenso de Jesús juntó al trono de su Padre. Gracias a Él podrás entender cual es la voz de Cristo y saber que decisiones debes tomar en tu vida para no perderte en el mundo.

Salmos 32:8

8 Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;
Sobre ti fijaré mis ojos.

  1. En la humildad encontramos a Dios Padre

Cuando hablamos de humildad nos encontramos con una de las cosas más difíciles que tiene que hacer el ser humano que es aceptar que no somos perfectos. Nuestra condición humana nos hace sentir que somos independientes y que solo necesitamos de nuestros cinco sentidos para andar en el mundo.

Sin embargo los que hemos conocido y escuchado la voz de Dios Padre sabemos que estamos completamente desorientados sin Él. Para poder ver su voluntad cumplida en nuestras vidas lo primero que tenemos que hacer es ir a la Cruz del Calvario arrepentidos de cada uno de nuestros pecados y con la humildad real de necesitar a Jesús como pastor de nuestras vidas.

Lucas 14:11

11 Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;
Sobre ti fijaré mis ojos.

 

  1. En la paciencia se encuentra la voluntad de Dios

La paciencia se puede definir como la actitud positiva que toman algunos seres humanos en posiciones de dificultades y contratiempos. Esta actitud de cristianos es un rasgo que se observa y se define cuando pasamos por turbulencias sin lamentaciones y con una fortaleza que solo Dios nos puede dar.

Cuando leemos la Biblia nos damos cuenta que esto es uno de los frutos que nos da el tener el Espíritu Santo gobernando nuestras vidas.

Romanos 5:3

Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia;

  1. El creer nos trae bendiciones

Una de las enseñanzas más importantes que no dio Jesús mientras estuvo en la Tierra, es “al que cree todo es posible”. Esto más que una afirmación es una promesa bíblica que como nos cambia por completo la vida

Ser cristianos no nos exonera de las tribulaciones o de los obstáculos que se nos pueda presentar todo lo contrario. Satanás en su afán de ganar almas buscara la manera de que te derrumbes y te apartes del Señor. Sin embargo Dios es nuestra roca y cuando estamos con Él debemos tener la seguridad de que saldremos victorioso en cualquier circunstancia.

Marcos 9:23

23 Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.

  1. La seguridad de andar en los caminos del Señor

Día tras día nos enfrentamos con situaciones que nos causan angustia, dolor, incertidumbre y pesar. Pero cuando andamos en los caminos del Señor nos podemos sentir seguros y confiados que llegaremos con bien.

Dios nos tiene guardadas cosas buenas al final del camino como todo buen Padre. Solo él nos puede resguardar y cubrir de cualquier mal o dardo que el enemigo nos quiera lanzar.

Salmos 121:5

5 Jehová es tu guardador;
Jehová es tu sombra a tu mano derecha.

  1. Dios es justicia

La justicia es uno de los atributos que tiene nuestro Padre. La palabra justicia según la Real Academia Española (RAE) se define como:

una de las cuatro virtudes cardinales, que consiste en la constante y firme voluntad de dar a Dios y al prójimo lo que les es debido.”

La justicia de Dios es la que se aplica en el mundo por medio de la moralidad del cristiano. Esto quiere decir que el Creador tiene en cuenta cada una de las promesas que Él ha dado y como las hemos ejecutado para la distribución de riquezas espirituales o escarmientos si hemos faltado a su voluntad.

Salmos 11:7

Porque Jehová es justo, y ama la justicia;
El hombre recto mirará su rostro.

  1. Somos justificados ante Dios Padre

Cuando Jesús murió en la Cruz del Calvario por cada uno de nosotros nos justificó ante Dios Padre por cada uno de nuestros pecados. Otra razón por la cual somos justificados ante Jehová es la Fe. Como hemos leído en distintas promesas bíblicas la Fe es la clave para acercarnos a Dios Todopoderoso.

Cuando aceptamos a Cristo debemos comenzar nuestra vida con Fe para poder andar en la sedera del Señor Jesús. De igual manera debemos vivir bajo los mandamientos que Dios nos envía para hallar gracia y justificación ante Él.

2 Corintios 3:9

Porque si el ministerio de condenación fue con gloria, mucho más abundará en gloria el ministerio de justificación.

  1. Libres por el poder de Dios

Está es otra promesa bíblica la cual nace gracias al sacrificio del único Hijo de Dios en la Cruz del Calvario. Gracias a que al tercer día venció a muerte cuando resucitó ya que era libre del pecado.

Cuando declaramos que somos libres por el poder de Dios aceptamos que necesitamos a Cristo en nuestra vida para poder haber ganado está batalla. Cuando Jesús subió a los cielos con el Padre nos envío al Espíritu Santo para que él sea nuestra guía en este mundo. Por eso es necesario vivir en comunión y aceptar que no podemos liberarnos si no estamos con nuestro Dios y Salvador.

Salmos 120:1

1 A Jehová clamé estando en angustia,
Y él me respondió.

 

  1. Vida eterna

Cuando los cristianos nos referimos a la vida eterna estamos hablando de la vida que nos compro el Señor Jesús por medio de la Su sangre derramada en la Cruz del Calvario.

Al escoger el camino de Dios Padre debemos seguir por el camino de la santificación y transformación para lograr el agrada del Señor en nuestra vida. Si Jesús nos justificó ante el Padre pero está en cada uno de nosotros seguir el sendero y los mandamientos para ser dignos de la promesa de la vida eterna.

Romanos 6:22-23

22 Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna.

23 Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

  1. Dios nos cubre en la necesidad

El Señor desde la creación nos ha mostrado que el cubre cada una de nuestras necesidades antes de saber que las tenemos. Por medio de la Fe que sentimos nosotros los cristianos muchas de estas necesidades son cubiertas.

Con respecto a las necesidades que nos cubre el Espíritu Santo para sentirnos satisfechos son el amor, la misericordia, compasión, entre otros. Ahora hablando del plano terrenal debemos tener la seguridad de que Dios no nos abandona cuando tengamos necesidad de alimentos o vestidos.

El Señor no nos trajo para sufrir y eso es algo que debemos entender, aceptar y agradecer. Así que te invitamos a que vivas en una comunión constante con el Señor para que veas como obra en ti, en tú vida, en tú trabajo, en tú familia y demás.

Mateo 6:33-33

32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.

33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

  1. Lo que siembras será recogido

Cuando hablamos de siembras o cosechas la Biblia se refiere a las transformaciones que ocurren en nuestras vidas después de conocer a Cristo. Cuando aceptamos a Dios en nuestras vidas y cambiamos nuestra cotidianidad para parecernos a Él crecemos y fortalecemos nuestro espíritu.

Es indispensable como cristianos entender que la transformación debe ser desde el espíritu, sin esperar nada a cambio. Cuando nos vanagloriamos de nuestras buenas acciones dejan de serlo frente a los ojos de Dios ya que nosotros no somos salvos por acciones sino por Fe. De nuestro compromiso, lucha y Fe saldrán las recompensas que Dios nos tiene.

1 Corintios 15:43

43 Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder.

  1. Nuestras oraciones serán escuchadas

Al escudriñar la Biblia nos encontramos con una de las promesas bíblicas donde Dios nos asegura que cada plegaria y oración será escuchada. Sin embargo cuando entramos en presencia de Cristo debemos tomar en consideración distintos aspecto para lograr que nuestra oración llegue.

Dios nos pide que para orar confesemos cada uno de nuestros pecados con el corazón dispuesto a que sea purificado por Él. Otro inconveniente  que podemos tener al momento de orar que no estamos tomando en consideración es que estamos viviendo en la carne y no en el espíritu. Debemos recordar que Jesús cuando estuvo con nosotros nos invitaba a orar desde el corazón y no oraciones repetidas las cuales no llegan a los oídos de Dios.

Otra razón importante que nos aleja de la oración efectiva es que no perdonemos a las personas que nos han hecho daño, Dios quiere que sigamos su ejemplo y uno de ellos es perdonar al prójimo.

Por todo es importante que tomes en consideración todas las ordenanzas que nos da el Señor al momento de acercarnos a Él por medio de la oración.

Mateo 6:7-8

Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.

No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis

  1. La paz de Dios

Cuando buscamos el significado de la paz en la Real Academia Española (RAE) nos encontramos con una definición para el mundo y otra religiosa las cuales son:

Relación de armonía entre las personas, sin enfrentamientos ni conflictos.

Rel. En el cristianismo, sentimiento de armonía interior que reciben de Dios los fieles.

Entendemos que ambas definiciones nos habla de armonía entre dos individuos. En la actualidad la definición de paz en muchos países del mundo se ha visto truncada por distintos aspectos políticos, económicos, religiosos y hasta sociales. Por lo que es tan importante la búsqueda de la paz que solo Dios nos puede dar.

Cuando hablamos de la paz que nos ofrece el mundo nos referimos a la paz entre los países, cuando se lograr cumplir las metas profesionales y personales y por último la ausencia de discordia entre nuestros familiares y amigos.

Pero cuando hablamos de la paz que solo Cristo nos puede dar nos referimos a un espectro mucho más grande y completo. La paz de Dios se define en la tranquilidad que sentimos cuando estamos en tribulaciones. EL gozo en el que vivimos cuando logramos cumplir con el Evangelio y con los mandamientos.

La paz que nos da el Señor es una que traspasa cualquier entendimiento y circunstancia por eso es de gran importancia trabajar para conseguirla. Debemos orar, seguir sus mandamientos, alabar, arrepentirnos de nuestros pecados y sobre todo amar a Dios.

Juan 16:33

33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo

  1. El perdón de Dios

Al leer y entender la Biblia entendemos que uno de los temas principales que encontramos en el perdón de Dios como promesas bíblicas. Hasta en el Antiguo Testamento nos encontramos con Dios por medio de las ofrendas perdonaba de momento a los creyentes.

El perdón momentáneo cambio totalmente con la venida de Jesús a la Tierra. Con su sacrificio en la Cruz del Calvario, Cristo logro el perdón de cada uno de nuestros pecados. Sin embargo está en nosotros mantenernos dentro de la gracia de Dios.

Cuando pedimos perdón por nuestros pecados debemos hacerlo de manera humilde. Debemos confesar a Dios cada uno de las ofensas que hemos hecho, nos debemos arrepentir por las malas acciones que realizamos y debemos creer Dios tiene el poder para liberarnos del pecado.

Salmos 32:5

5 Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad.
Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová;
Y tú perdonaste la maldad de mi pecado. Selah

  1. Victoria en la persecución

Cuando se toma la decisión de permitir que Cristo gobierne tú vida en muchas ocasiones seremos objetos de persecuciones. Tal vez no experimentemos la persecución física pero si seremos el objeto de burlas y hasta de situaciones un tanto incomodas.

Debemos entender que todas estas cosas pasarán porque día a día se libran batallas espirituales donde el mal quiere ganar almas. Por eso es que debemos permanecer fuertes y firmes juntos al Señor.

Si leemos la Biblia el nos afirma que sufriremos de cada una de estos acosos, pero nos promete que seremos recompensados por nuestro espíritu de valentía, amor a Dios y por la Fe que manifestamos ante estás acechanzas.

Mateo 5:10

10 Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

  1. Cristo es nuestro escudo

El cristiano cuando pone su vida a la voluntad de Dios Padre debe saber que una de las promesas bíblicas que nos da es la protección eterna sobre todo maldad. Cuando leemos la Biblia nos damos cuenta del amor tan grande que nos tiene Jehová, tanto envió a su único Hijo por nuestra salvación.

Dios nos asegura que guardara cada entrada y cada salida mientras cumplamos sus mandamientos, estemos en el sendero marcado por Él y confiáramos que Jesús estuvo entre nosotros y murió para que pudiéramos ser vencedores.

Para el Señor no hay imposible, gracias a está aseveración debemos tratar de vivir bajo su manto y en sus condiciones para siempre gozar con la protección más grande que podemos tener.

Salmo 91: 3-4

El te librará del lazo del cazador,
De la peste destructora.

Con sus plumas te cubrirá,
Y debajo de sus alas estarás seguro;
Escudo y adarga es su verdad.

  1. Nuestra salvación

Al hablar de salvación en general nos referimos a la liberación de algo que nos tiene oprimidos. Si enfocamos está definición a un marco completamente religioso nos damos cuenta que al referirnos al término salvación es el amparo que nos da Cristo a nuestras almas del pecado.

Como cristianos sabemos que la salvación eterna vino de la mano con el sacrificio que hizo Jesús en la Cruz del Calvario. Al morir Él sin pecado alguno venció a la muerte y al tercer día resucito. Ese fue el precio de nuestra salvación la muerte del Hijo de Dios.

Romanos 4: 24-25

24 sino también con respecto a nosotros a quienes ha de ser contada, esto es, a los que creemos en el que levantó de los muertos a Jesús, Señor nuestro,

25 el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación.

  1. La compañía del Silencio de Dios

Al referirnos al silencio podemos encontrar espiritualmente dos tendencias muy marcadas. Al silencio ensordecedor de la no compañía del Señor y el Silencio acompañado de la paz de Dios.

La diferencia principal entre estos silencios es que el primero se da cuando estamos en una vida completamente alejada del Señor. No respetamos sus mandamientos, ni seguimos su camino. Por eso cuando queremos estar solos no logramos cumplirlo porque la soledad nos vuelve completamente sordos por el ruido de nuestros pecados.

Por otro lado existe la paz de Dios dentro del silencio. Cuando nos referimos a esto cristianamente hablando. Hacemos énfasis en que sabemos comulgar con Dios y que estamos al día con nuestras faltas. En el momento de turbulencias nos acurrucamos en Él y en la soledad encontraremos las respuestas a la pregunta más difícil que se nos pueda ocurrir.

Isaías 41:10

10 No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

  1. Temor de Dios

Al referirnos a la palabra temor en las Santas Escrituras nos damos cuenta que el Espíritu Santo nos revela cuatro (4) temores que experimenta el ser humano. Los cuales son:

  • El temor del hombre: es el miedo que sentimos a las cosas descocidas.
  • Temor a las circunstancias de la vida: se refiere al miedo normal de las cosas, enfermedades, muerte, terremotos, entre otros.
  • El temor a Satanás: es el miedo a los demonios y a las tienes
  • El temor a Dios: es el miedo a vivir sin la gracia del Señor.

Si estudiamos detenidamente estos cuatro (4) temores nos damos cuenta que los tres (3) primeros son miedos negativos. Que nos alejan de la gracia del Señor ya que Dios nos da espíritu de fortaleza y valentía.

Por otro lado encontramos el temor a Dios, es el único miedo que es positivo ya que nos inclina a no querer estar sin Él. Sino todo lo contrario tratar de cumplir cada uno de sus mandamientos y enseñanzas para no estar sin Él.

Debemos aprender a confiar en el Señor Jesús y en cada una de las promesas bíblicas que nos ha dejado. Ya que cuando logremos resistir a las pruebas que se nos pongan en el camino más fuertes espirituales seremos.

Salmos 27:1

1 Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré?
Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?

  1. Las coronas

Las cinco (5) coronas que se describe en las Santas Escrituras son las recompensas que nos dará el Señor después del Juicio Final. Estas coronas son:

  • Incorruptible: es una corona que se menciona en el libro de 1era de Corintios, la cual se les dará a las personas que muestren abnegación y perseverancia por permanecer en los caminos del Señor.
  • Justificación o de Justicia: está recompensa la leemos en la 2da epístola de Timoteo donde se predice la segunda venida del Señor Jesucristo.
  • La de la Vida: está corona se menciona en dos pasajes de la Biblia en Santiago y Apocalipsis donde se refiere a recompensar a los fieles de corazón sin importar la situación.
  • Gloria: es la riqueza que se les dará a los cristianos que trabajan con amor completamente desinteresado para sus prójimos. Esta referencia la podemos apreciar en la 1era carta de Pedro
  • Regocijo: es la última corona y es una promesa bíblica que se les otorgará a las personas que evangelizaron fuera del cristianismo. Así como se menciona en la 1era epístola a los Tesalonicenses.

Santiago 1:12

12 Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.

  1. Dios es nuestra compañía

Como seres humanos habrá situaciones en las que nos sentiremos completamente solos y desamparados, pero es importante recordar que nuestro Señor Jesús se encuentra con nosotros para acompañarnos.

Para evitar alejarnos del Señor debemos tomar en consideración las recomendaciones que te hemos dado a lo largo de este artículo, que son el no dejar de orar, vivir en el camino del Señor, cumplir sus mandamientos, hacer Su voluntad y alabar constantemente.

Juan 15:5

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

  1. Pan de la vida

En la última cena del Señor Jesús ofreció un discurso lleno de promesas bíblicas, entre ellas la del pan de la vida. Cristo nos dice está última noche con sus apósteles que los busquemos cuando tengamos hambre y sed.

Dios no se refiere precisamente a los deseos carnales sino a los espirituales. El Señor nos llama a que alimentemos nuestras almas de Él, esto lo conseguimos escudriñando todos los días la Palabra del Señor.

Es importante crear el habito de estudios bíblicos para crecer día con día en el espíritu y ser guerreros del Señor en las batallas espirituales que se desencadena todos los días.

Juan 6:32

32 Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dio Moisés el pan del cielo, mas mi Padre os da el verdadero pan del cielo.

33 Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo.

  1. La prosperidad en el Señor

Cuando nos referimos a la prosperidad inmediatamente pensamos en las grandes riquezas terrenales. Cuando leemos la Biblia nos damos cuenta que el Señor no condena ni la riqueza ni la pobreza.

Creer que ser rico nos condena y ser pobres nos salva es una de las incongruencias más grande que puede tener el ser humano. Las Santas Escrituras tienen personajes que sirvieron a Jehová en todos los niveles económicos. Lo importante es servir a Dios.

El problema que se presenta a los cristianos cuando se le presentan grandes cantidades de dinero, es la actitud que tomamos con respecto a lo que es el dinero en nuestras vidas. Debemos entender que el dinero es lo más común que hay en la Tierra y todos los días se imprimen más billetes pero la relación con Dios es una y debe ser sagrada.

Como cristianos debemos evitar el materialismo ya que esto puede crear un impulso a la codicia y ensuciar nuestros corazones. En cambio ayuda a otros hermanos en Cristo a prosperar, dale herramientas, enseñanzas que lo ayuden a alcanzar los logros que te has puesto.

Deuteronomio 28:8

Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da.

  1. Honra a tu padre y a tu madre

Este es uno de los mandamientos del Señor. Cuando analizamos su significado nos damos cuenta que es un mandato totalmente moral, esto quiere decir que no solamente se refiere a que debemos amarlos. Este decreto nos obliga a tener un lenguaje y gestos respetuosos y de afecto. Debemos obedecerles y darles las alegrías que ellos se merecen.

Al hacer estas declaraciones de amor y respeto por nuestros padres Dios nos está prometiendo que tendremos una buena vida aquí en la Tierra si seguimos su camino y sus mandamientos.

Por otro lado si no los honráramos, en el Nuevo Testamento Jesús nos dice que seremos muertos para siempre, esto significa que la gracia del Señor no estará sobre su rostro.

Marcos 7:10

10 Porque Moisés dijo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente.

Después de leer este artículo entendemos que para lograr poder gozar y ver cada una de las promesas bíblicas que nos ha dejado Dios debemos vivir día a día bajos sus mandamientos, en una comunión constante con Cristo, pedir diariamente porque el Espíritu Santo tome el control de nuestra vida tanto profesional, emocional y personal.

Debemos entender que sin Jesucristo no podemos lograr nada sin Él. Y esto lo vemos desde el comienzo de la creación y hasta el final de los días será así. Por lo que te recomendamos que busques a Cristo te humilles delante de Él, pidamos perdón por cada pecado que hayamos hecho y busquemos vivir en su Gloria.

Luego de leer este post te invitamos a que entres al siguiente link para que sigas disfrutando de la presencia divina del Señor Jesucristo leyendo sobre Frutos del Espíritu Santo

También te dejamos el siguiente material audiovisual para que sigas aprendiendo sobre las promesas bíblicas y su significado en cada una de nuestras vidas

(Visited 32 times, 1 visits today)

Deja un comentario