Oración para pedir perdón a Dios, muy poderosa

Comparte este artículo

Hacer una oración para pedir perdón diariamente es un hábito que debe desarrollar un cristiano. ¿Necesitas ayuda? ¿Hiciste algo mal? No te preocupes, pues en este artículo te recomendamos la poderosa oración para pedir perdón a Dios.

oracion-para-pedir-perdon2

Oración para pedir perdón

El cristiano debe pedir perdón, así como saber perdonar. Hacer una oración para pedir perdón es una herramienta fundamental de los cristianos. Perdonar significa literalmente dejar pasar. No significa que lo que hagamos no traiga consecuencias.

Dios cuando ve nuestro corazón contristo y humillado Él nos perdona. Deja pasar nuestras faltas y las arroja al fondo del mar. No obstante, así como  hizo con David, sus actos trajeron graves consecuencias.

Hablamos también de la acción de nosotros perdonas al prójimo. Un verdadero cristiano sabe que el perdón no es una emoción o sentimiento, es una decisión. Perdonar muchas veces requiere de la intervención de Dios. Por ello, los cristianos que nos esforzamos por ser hacer la voluntad de Dios debemos tratar que no nos gobierne el odio o el rencor.

Elegir, es acercarse a Dios y pedir fuerzas para perdonar. El perdón es el arma más poderosa para cualquier persona. A continuación te haremos referencia  a varios versículos sobre el perdón.

oracion-para-pedir-perdon3

Oración para pedir perdón

Padre en el nombre poderoso de Jesús estoy delante de tu presencia para darte la Gloria, la Honra y el Honor.

En esta hora clamo a tu misericordia que se renueva cada mañana para que perdones a tu siervo (a). He pecado contra ti.

En esta hora clamo porque tu Sangre Poderosa me lave y limpie de todo pecado y toda mancha.

Señor que no haya entre Tú y yo nada que nos separe.

Perdóname. Dame de la paz que sobrepasa todo entendimiento para saber ¡oh Dios! que me has perdonado.

Gracias Señor porque seguro (a) estoy que abogado tengo delante de Ti, a mi Señor Jesucristo.

Gracias Señor por tu misericordia.

En el nombre de Jesús.

Amén.

Oración para pedir perdón al prójimo

Amado Señor. En esta hora me pongo delante de tu presencia una vez más para clamar en esta hora por la afrenta que he hecho contra mi hermano (a).

He pecado Señor. Te pido en esta hora primero ¡Oh Dios! Que Tú Señor me perdones. Que tu Sangre Poderosa me limpie de mi maldad.

Ahora, Señor te pido que trabajes en el corazón de mi hermano (a) para que cuando le pida perdón tenga un corazón dispuesto para el perdón y la reconciliación.

Gracias Señor por escucharme.

Todo te lo hago llegar en el nombre de Jesús.

Amén

Oración para no guardar rencor

Padre amado. Señor de señores.

En esta hora clamo delante de tu presencia mi Dios para pedirte que tu Sangre Poderosa, que reconcilió los cielos y la Tierra me lave y limpien de mi maldad.

Señor Dios Todopoderoso, en esta hora clamo porque coloques en mí un corazón dispuesto a perdonar la afrenta de mi hermano contra mí.

 No permitas mi Dios que guarde rencor.

Sáname Señor. Sólo Tú puedes poner en mí amor, misericordia y el perdón.

Gracias Señor por escuchar mi clamor. En el nombre de Jesús.

Amén

Oración para perdonar el engaño

Padre mío, mi Dios, mi Señor. En esta hora Señor vengo delante de tu presencia para derramar mi dolor delante de tu Trono.

En esta hora Padre mi corazón se siente roto porque mi esposo (a) me ha engañado. Conoces que me ha sido infiel, pues Tú todo lo sabes.

Señor en esta hora te pido que coloques en mí la capacidad de perdonar.

Un corazón dispuesto a perdonar esta afrenta.

Reconozco que en mis fuerzas no se me es fácil olvidar y perdonar la infidelidad.

Ayúdame Señor a no guardar rencor, a perdonar y sana mi corazón.

Todo te lo pido en el Nombre de Jesús.

Amén

Oración para pedir perdón por mis rebeliones

Señor en esta hora en el Nombre de Jesús reconozco tu Gloria, tu Poder, tu Misericordia.

A ella recurro Señor para clamar por el perdón de mis rebeliones y pecado. Contra ti solo he pecado.

Lávame con la Sangre del Cordero de Dios y pon en mí un corazón dispuesto a enderezar mis pasos conforme a tu voluntad. En el nombre de Jesús.

Amén

Versículos sobre el perdón

Como hemos referido anteriormente la Palabra de Dios tiene muchos versículos sobre el perdón. El propósito de este artículo es precisamente develar estos versículos para que puedas reflexionar sobre este tema y llegar a tus propias conclusiones.

Mateo 18:21-22

21 Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?

22 Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.

Mateo 6:14-15

14 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; 15 más si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

1 Pedro 2:23

23 quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la caus

a al que juzga justamente;

Isaías 43:25-26

25 Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.

26 Hazme recordar, entremos en juicio juntamente; habla tú para justificarte.

El mayor acto de amor que Dios pudo tener con nosotros fue el dar a su único Hijo amado en la cruz del calvario. Todo esto para perdonarnos a través de la sangre poderosa de Jesús. Hoy nos podemos acercar confiadamente al trono de la gracia por ese día que marcó un antes y un después en el mundo entero.

A veces sentimos un gran peso en nuestras vidas, el temor invade nuestro corazón, la confusión se apodera de nosotros y el rencor crece. Solo recuerda que el Señor desea que fijes su mirada en Él y confieses tú pecado y le pidas que te ayude.

Él sabe que somos frágiles en nuestras propias fuerzas, por eso te dice: confía en Mí, habla conmigo, arrepiéntete que Yo soy fiel y justo para perdonar.

Daniel 9:9

De Jehová nuestro Dios es el tener misericordia y el perdonar, aunque contra él nos hemos rebelado,

Proverbios 17:9

El que cubre la falta busca amistad;
Mas el que la divulga, aparta al amigo.

Proverbios 28:13

13 El que encubre sus pecados no prosperará;
Más el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

Números 14:19-21

19 Perdona ahora la iniquidad de este pueblo según la grandeza de tu misericordia, y como has perdonado a este pueblo desde Egipto hasta aquí.

20 Entonces Jehová dijo: Yo lo he perdonado conforme a tu dicho.

21 Mas tan ciertamente como vivo yo, y mi gloria llena toda la tierra.

Cuando doblamos nuestras rodillas y nos colocamos delante del Señor echamos todas nuestras cargas delante de Él, nuestra vida empieza a tomar sentido. A lo mejor al momento no te vas a sentir diferente pero sabes que Él es tú fuerza y que ya está trabajando en ti.

Porque el Señor sabe que deseas hacer su voluntad y que deseas cambiar de todo corazón y ¿sabes qué? Su amor aumenta cuando ve esto de ti.

Mateo 6:26-28

28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.

Mateo 7:18-19

18 ¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia.

19 El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados.

Marcos 11:25

25 Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.

Es maravilloso al Dios que servimos, su gran amor y su misericordia se renuevan todos los días. Desea que estemos en comunión con Él y por eso pago el precio de nuestros pecados.

A veces pensamos que es en nuestras propias habilidades, experiencias y decisiones que podemos sostenernos. Buscamos un mundo y una solución lejos de nuestro Señor Jesús y Él nos va a interferir. Sin saber que esto nos va a consumir lentamente y que nuestro corazón se puede endurecer poco a poco.

Jesús solo va a esperar hasta que decidamos acercarnos a Él y decirle: perdóname Padre, te necesito… y lo maravilloso es que en ese mismo instante, borra nuestras rebeliones. No las recuerda más, te ama como el primer día, te guarda como el primer día y te guía como el primer día.

Sé que este mundo cada vez se vuelve más hostil, más cruel y más ruin pero nuestra esperanza y nuestra fe está en aquel que venció al mundo. El creador del universo y todo cuanto hay en Él y si nos aferramos a su palabra somos más que vencedores.

Si sientes que haz pecado, si sientes que alguna ofensa te está haciendo daño, si sientes que no puedes más, ora, ora y vuelve a orar.

Luego de reflexionar sobre estas cosas, te invito que continúes con tú crecimiento espiritual con el siguiente artículo Oración para el trabajo

Igualmente, te dejo este material audiovisual para que lo disfrutes.

(Visited 77 times, 1 visits today)

Deja un comentario