Oración para el negocio próspero y libertad financiera

Comparte este artículo

Llevar un negocio guiado por la mano poderosa del Rey de reyes y Señor de señores es un una gran bendición. A través de este post conocerás en detalle, la poderosa oración para el negocio próspero y la libertad financiera en tu vida ¡RECOMENDADA!

oración-para-el-negocio2

Oración para el negocio

Los negocios requieren de dedicación, tiempo, amor, sabiduría, templanza y decisiones. Lo importante es llevar adelante el negocio con pasión y entrega para que todo fluya. Sin embargo, a veces las circunstancias de la vida, pueden llegar a debilitarnos y no entender claramente que rumbo tomar.

Es por ello que es importante entregarle diariamente al Señor Jesús las riendas para que junto a Él tomemos las mejores decisiones y sea próspero.

A continuación te dejo esta oración para el negocio para que veas llover las bendiciones sobre Él y sigas creciendo en el mundo empresarial.

oración-para-el-negocio3

Oración para el negocio

Rey de reyes y Señor de señores.

Dios de Jacob y de Abraham.

Mi Padre amado y mi proveedor.

Me deleito todos los días con las bendiciones que me das.

No me has desamparado nunca. Hoy, mañana y siempre mi confianza estará solo en Ti.

Señor hoy pongo en tus manos a mi negocio, para que lo bendigas, lo guardes de todo mal.

Aleja a todo aquel que desea hacer mal sobre mi negocio y que tus ángeles custodios, guardianes y guerreros lo rodeen y resguarden.

Reconozco Amado mío que todo lo que soy y tengo dependen de Ti.

Solo en Ti puedo descansar Padre amado.

Las circunstancias que rodean mi negocio se vuelven nada ante Tu poder infinito.

Jehová que toda actividad que ahí se realice sea para la gloria tuya.

Te pido por todas las personas que ahí trabajan sean bendecidas por el fruto de su trabajo. Hazme un jefe justo, sabio y lleno de amor y agradecimiento por mi grupo de trabajo.

Que cada cliente que entre y consuma nuestros productos, sean de bendición para su vida y de agrado para ellos.

Dame la paz que solo Tú puedes dar, no la que el mundo da, sino la tuya.

Tú eres mi Roca firme, me sostienes y aun cuando los vientos golpeen me mantendré en pie en Cristo Jesús.

Estaré confiando y firme a Tu lado Dios mío y Señor mío.

Todas las finanzas del negocio las coloco delante de Ti, no permitas Padre que tome malas decisiones y que mi negocio siga siendo el sustento de mi familia y la mía propia.

Te bendigo, glorifico y te agradezco por haberme escuchado.

Te lo pido en el nombre de Jesús.

Amén.

Todo lo podemos en Cristo que nos fortalece y créeme cuando te digo que si lo dejas en sus manos, verás su mano poderosa y sabrás que solo Él pudo hacerlo.

Los cristianos debemos acercarnos a  Él en oración por nuestras peticiones, en este caso por nuestro negocio. Cuando con un corazón sincero nos acercamos a Él y le entregamos todo, reconocemos que no es con nuestras propias fuerzas sino por la gracia de nuestro Señor.

Fijar la mirada en sus promesas, en su poder y gloria no hace más que victoriosos en Cristo Jesús.

Los negocios en la Biblia

Los negocios y el trabajo más allá de lo que representan en el mundo, debemos reconocer que son obras que hacemos para el Señor y no para los hombres. Por cada vez que sientas que no deseas hacer algo o no te sientes animado, recuerda que es algo que haces para Él.

Colosenses 3: 23-24

23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;

24 sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.

El objetivo de cada negocio es que genere dinero y nos dé una estabilidad económica para el sustento de nuestra familia y el nuestro propio. Además de sostener a nuestros empleados y poder satisfacer sus necesidades.

Esto es algo que el Jesucristo sabe y lo tiene bien presente pero no podemos dar como prioridad y obsesionarnos con hacer dinero. Nuestro enfoque y nuestra prioridad es el disfrute de lo que estamos haciendo, el compartir y lo que aprendemos diariamente.

La palabra de Dios nos revela que si nos enfocamos en hacer dinero, dejamos a un lado al Dios, pues no podemos servir a dos señores.

Mateo 6:24

24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

El rol que debemos tener como dueños de negocios y por ende jefes de nuestro grupo de trabajo tiene que ser justo y agradecido. Debemos reconocer el empeño que las personas colocan en sus actividades, recompensar y pagar lo justo por las horas laboradas, reprender con amor y justicia si alguna no está cumpliendo.

Levítico 19:11-13

11 No hurtaréis, y no engañaréis ni mentiréis el uno al otro.

12 Y no juraréis falsamente por mi nombre, profanando así el nombre de tu Dios. Yo Jehová.

13 No oprimirás a tu prójimo, ni le robarás. No retendrás el salario del jornalero en tu casa hasta la mañana.

Romanos 12:8-9

8 el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; quien preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.

9 El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno.

Recuerda que hacer la voluntad de Dios en cada aspecto de nuestra vida, traerá solo el agrado de Él e impactará de manera positiva la vida de otras personas.

Si fue de tu agrado este post te invito a que visites el siguiente enlace Dios ayúdame

Por último, te comparto este audiovisual que estoy segura que será de bendiciones para tu negocio.

(Visited 9 times, 1 visits today)

Deja un comentario