El famoso libro de Ezequiel ¡lo que debes saber!

Comparte este artículo

Uno de los mayores profetas que tiene la Biblia es Ezequiel junto con Isaías y Jeremías. Ezequiel quería dar impulso al mensaje que predicaba, para hacerlo llegar a lo más profundo en el corazón de sus oyentes. El libro de Ezequiel se centra en el Juicio a Israel; el Juicio a las naciones y las bendiciones que Jehová Dios traería a su pueblo escogido. Conoce a través de este maravilloso post todo lo que debes saber sobre el libro de Ezequiel y su relación en la Biblia con el Cristianismo.

libro-de-Ezequiel1

El Libro de Ezequiel

Ezequiel fue un sacerdote y profeta escogido por Dios para predicar las visiones que Él le iba revelando para su pueblo Israel y para las naciones del mundo. Una combinación ideal para llevar el mensaje a Israel y a las naciones del mundo. Su conocimiento acerca de la Ley y el Templo pero también acerca de las cosas que buscaba Dios en su pueblo y las naciones.

Ezequiel 2:3

3  Me dijo: Hijo de hombre, yo te envío a los hijos de Israel, a una nación de rebeldes que se rebelaron contra mí; ellos y sus padres se han rebelado contra mí hasta este mismo día.

El libro data en los años 592 a.C y es escrito mientras un grupo de judíos, incluyendo a Ezequiel, se encontraban en el exilio. Una época muy difícil para el pueblo Judío, donde experimentaría el juicio de Dios pero también su gran amor y perdón. El mismo se encuentra estructurado de la siguiente manera:

  • Vocación de Ezequiel (1.1 – 3.27)
  • Profecías acerca de la caída de Jerusalén (4.1-24.27)
  • Profecías contra las naciones paganas (25.1- 32.32)
  • La restauración de Israel (33.1 – 39.29)
  • El nuevo Templo en la Jerusalén Futura (40.1- 48.35)

Las profecías que anunciaba a Israel no fueron aceptadas por ellos pero sabía que como atalaya debía advertir sobre los juicios de Dios. Sabía que el rol que Jehová le había encomendado era de vital importancia y aunque era un pueblo rebelde, no desfallecería en su misión para lograr el agrada de Dios todo poderoso.

libro-de-Ezequiel2

Vocación de Ezequiel

El libro comienza con una maravillosa visión de la gloria divina de Dios mostrando así el poder infinito de Jehová. Logro poder presenciar la gloria de Dios y tratar de expresarlas en palabras humanas, solo Ezequiel podía hacerlo ya que Jehová leo bendijo de está manera. Aun cuando Israel se había rebelado contra Él y se encontraban en el exilio, Jehová no los abandono en ningún momento. Esto lo entendía perfectamente el profeta como se puede apreciar en los siguientes versículos.

Ezequiel 1:26

26  Sobre la bóveda que estaba sobre sus cabezas se veía la figura de un trono que parecía de piedra de zafiro, y sobre la figura del trono había una semejanza, como de hombre sentado en el.

Ezequiel 2:3-4

Y me dijo: Hijo de hombre, yo te envío a los hijos de Israel, a gentes rebeldes que se rebelaron contra mí; ellos y sus padres se han rebelado contra mí hasta este mismo día.Yo, pues, te envío a hijos de duro rostro y de empedernido corazón; y les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor.

Ezequiel sabía que el Dios de Israel era un Dios de justicia pero también un Dios de amor. Uno de sus objetivos principales era mantener dentro del pueblo judío el regocijo y vivas las promesas que Jehová. Sabía que esto mantendría la fe y la esperanza en el Dios de Israel porque es un Dios que no miente.

libro-de-Ezequiel3

Profecías acerca de la caída de Jerusalén

El Señor utilizo grandemente a Ezequiel, lo que nos da una realidad de cómo Dios manifiesta su poder y su gloria en sus escogidos.  Aunque él no estuviera en Jerusalén físicamente fue llevado a través de visiones a Jerusalen. En estas, podía observar las abominaciones que hacia el pueblo contra Jehová, como lo era la idolatría, el robo, adulterio y las otras perversiones del ser humano.

Ezequiel 5:11

11  Por tanto, vivo yo, dice Jehová, el Señor, ciertamente por haber profanado mi santuario con todas tus abominaciones, te quebrantaré yo también; mi ojo no perdonará ni tendré misericordia.

Ezequiel 6:3-4

Y dirás: Montes de Israel, oíd palabra de Jehová el Señor: Así ha dicho Jehová el Señor a los montes y a los collados, a los arroyos y a los valles: He aquí que yo, yo haré venir sobre vosotros espada, y destruiré vuestros lugares altos.Vuestros altares serán asolados, y vuestras imágenes del sol serán quebradas; y haré que caigan vuestros muertos delante de vuestros ídolos.

No cabe duda de que Israel es el pueblo escogido por Dios, sin embargo por su condición humana ellos se rebelan contra Jehová consecutivamente y es por eso que no Él podía dejar pasar sus pecados. Cuando Jerusalén es atacada por el rey Nabucodonosor se pudo demostrar la verdad de sus profecías, ya que mucho antes de que ocurrieran, Ezquiel había llevado el mensaje.

Ezequiel 9:8-10

Aconteció que cuando ellos iban matando y quedé yo solo, me postré sobre mi rostro, y clamé diciendo: ¡Ah, Señor Jehová! ¿Destruirás a todo el resto de Israel derramando tu furor sobre Jerusalén?

9 Me dijo: La maldad de la casa de Israel y de Judá es sobremanera grande, pues la tierra está llena de sangre y la ciudad está llena de perversidad; porque han dicho: “Ha abandonado Jehová la tierra y Jehová no ve”. 10 Así, pues, haré yo: mis ojos no mirarán con piedad, no tendré compasión; haré recaer la conducta de ellos sobre sus propias cabezas.

Profecías contra las naciones paganas

Jehová es un Dios soberano y omnipresente por lo que ve la maldad del mundo entero y conoce los pensamientos perversos de cada persona. Él está en control de todas las cosas. En el libro de Ezequiel en los capítulos del 25 al 29 se rebelan los juicios de Dios sobre las naciones de: Amón, Moab, Edom, Filistea, Tiro, Sidón y Egipto.

Estas naciones habían profanado el Templo de Jehová, tomaron venganza contra el pueblo de Israel y se engrandecieron en su maldad. El Señor no podía dejar impune estas aberraciones contra ellos y así como reprendió a su pueblo, las naciones que la rodeaban también merecían juicio. Es por eso que en los cinco capítulos mencionados anteriormente, Dios le revela a Ezequiel los juicios contra estas naciones.

Ezequiel 25:6-7

Porque así ha dicho Jehová el Señor: Por cuanto batiste tus manos, y golpeaste con tu pie, y te gozaste en el alma con todo tu menosprecio para la tierra de Israel, por tanto, he aquí yo extenderé mi mano contra ti, y te entregaré a las naciones para ser saqueada; te cortaré de entre los pueblos, y te destruiré de entre las tierras; te exterminaré, y sabrás que yo soy Jehová.

Ezequiel 25:12-13

12 Así ha dicho Jehová el Señor: Por lo que hizo Edom, tomando venganza de la casa de Judá, pues delinquieron en extremo, y se vengaron de ellos; 13 por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: Yo también extenderé mi mano sobre Edom, y cortaré de ella hombres y bestias, y la asolaré; desde Temán hasta Dedán caerán a espada.

Ezequiel 26:2-3

Hijo de hombre, por cuanto dijo Tiro contra Jerusalén: Ea, bien; quebrantada está la que era puerta de las naciones; a mí se volvió; yo seré llena, y ella desierta; por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo estoy contra ti, oh Tiro, y haré subir contra ti muchas naciones, como el mar hace subir sus olas.

Ezequiel 28:22

22 y dirás: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo estoy contra ti, oh Sidón, y en medio de ti seré glorificado; y sabrán que yo soy Jehová, cuando haga en ella juicios, y en ella me santifique.

Ezequiel 29:3

Habla, y di: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo estoy contra ti, Faraón rey de Egipto, el gran dragón que yace en medio de sus ríos, el cual dijo: Mío es el Nilo, pues yo lo hice.

La restauración del Israel

Luego de que se cumplieran las profecías acerca de la caída de Israel por sus rebeliones y maldad, Ezequiel comienza a profetizar sobre las bendiciones. Jehová es justo pero también es un Dios de perdón y de misericordia. No abandonaría para siempre a Israel, sino que cumpliría todas las promesas que les había hecho.

La esperanza que dan las profecías establecidas en el libro de Ezequiel al pueblo judío los llena de gran gozo. Saber que regresarían a la tierra prometida más la reconstrucción del templo era la victoria y la demostración de poder del Dios de Jacob y Abraham.

En libro de Ezequiel se puede apreciar la importancia del arrepentimiento de haber pecado contra Dios porque Él es justo y fiel para perdonar. Este fue el caso del pueblo de Dios, entendieron que sus pecados estaban sobre ellos y solo Jehová podría librarlos de su maldad. Volviéndose al Señor y cumpliendo sus estatutos, era la manera de ver manifestada las bendiciones de Dios en su vida.

Ezequiel 18:21-22

21 Mas el impío, si se apartare de todos sus pecados que hizo, y guardare todos mis estatutos e hiciere según el derecho y la justicia, de cierto vivirá; no morirá. 22 Todas las transgresiones que cometió, no le serán recordadas; en su justicia que hizo vivirá.

Ezequiel 33:10-11

10 Tú, pues, hijo de hombre, di a la casa de Israel: “Vosotros habéis hablado así, diciendo: Nuestras rebeliones y nuestros pecados están sobre nosotros y a causa de ellos somos consumidos: ¿cómo, pues, viviremos? 11 Diles: Vivo yo, dice Jehová, el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino y viva ¡Volveos, volveos de vuestros malos caminos! ¿Por qué habéis de morir, casa de Israel?”

Ezequiel 36:33-36

33 Así ha dicho Jehová el Señor: El día que os limpie de todas vuestras iniquidades, haré también que sean habitadas las ciudades, y las ruinas serán reedificadas.34 Y la tierra asolada será labrada, en lugar de haber permanecido asolada a ojos de todos los que pasaron.35 Y dirán: Esta tierra que era asolada ha venido a ser como huerto del Edén; y estas ciudades que eran desiertas y asoladas y arruinadas, están fortificadas y habitadas.36 Y las naciones que queden en vuestros alrededores sabrán que yo reedifiqué lo que estaba derribado, y planté lo que estaba desolado; yo Jehová he hablado, y lo haré.

El nuevo Templo en la Jerusalén Futura

Fue la última visión que Ezequiel comparte con el pueblo judío. El Señor con su gran poder le muestra con gran detalle cómo sería el nuevo Templo, llevándolo a un monte muy alto. Allí se encontraba el nuevo Templo, mostrado por un enviado de Jehová, donde le específico: medidas, símbolos, materiales y significados. También pudo ver que la gloria de Jehová llenaba todo el templo. Gracias al libro de Ezequiel podemos tratar de imaginarnos cómo es estar ante la gloria del Todopoderoso.

Ezequiel 40:2-3

En visiones de Dios me llevó a la tierra de Israel, y me puso sobre un monte muy alto, sobre el cual había un edificio parecido a una gran ciudad, hacia la parte sur. Me llevó allí, y he aquí un varón, cuyo aspecto era como aspecto de bronce; y tenía un cordel de lino en su mano, y una caña de medir; y él estaba a la puerta.

Ezequiel 43:2-4

y he aquí la gloria del Dios de Israel, que venía del oriente; y su sonido era como el sonido de muchas aguas, y la tierra resplandecía a causa de su gloria. Y el aspecto de lo que vi era como una visión, como aquella visión que vi cuando vine para destruir la ciudad; y las visiones eran como la visión que vi junto al río Quebar; y me postré sobre mi rostro. Y la gloria de Jehová entró en la casa por la vía de la puerta que daba al oriente.

Vida y Tiempos de Ezequiel

Ezequiel cuyo significado es  “Dios es fuerte” o “Dios fortalecerá”  era hijo de Buzi. Aproximadamente tenía 25 años cuando él, su esposa y otros diez mil judíos fueron llevados en cautiverio. Un hombre fiel a Jehová aun cuando se encontraba fuera de su tierra. Es llamado a ser sacerdote cuando tenía 30 años de edad y su ministerio tuvo una duración de 22 años. Muchos describen el ministerio de Ezequiel como esperanzador para el pueblo judío que se encontraba en el exilio.

El profeta Ezequiel se encontró viviendo junto con su esposa en Tel-abib en la cuenca del río Quebar. En el libro se describe el fallecimiento de su esposa, sin embargo, la muerte del profeta no es mencionada en el mismo.

Ezequiel 24:15-17

15 Vino a mí palabra de Jehová diciendo: 16 “Hijo de hombre, he aquí que yo te quito de golpe la delicia de tus ojos; no hagas lamentación ni llores ni corran tus lágrimas.

Como era sacerdote y además profeta, entendía perfectamente los detalles de cada objeto que se encontraba en el Templo más la ley de Jehová. Un hombre con una constancia y perseverancia en llevar el mensaje del gran Yo Soy, aunque no le creyeran y menospreciaran.

Sinopsis

Ezequiel era un hombre que amaba y era temeroso de Jehová, entendía que sus juicios eran justos y que Israel se había rebelado contra Él. Como era profeta pero también sacerdote sabía perfectamente que era estar bajo la protección del Yo Soy el que Soy. Por eso, buscaba llevar el mensaje al pueblo de Israel, para que se volvieran de su pecado y así ver manifestada la Gloria de Dios. Dios conocía perfectamente a Ezequiel y sabía que entre los exiliados, era la persona ideal para manifestar estas profecías.

Una de las enseñanzas que nos deja este libro, es que si somos fieles aún en los momentos más difíciles Dios se manifestará en nosotros. Nos mostrará el camino que debemos seguir y las bendiciones que vendrán a nuestras vidas, Él es el buen pastor.

Ezequiel 34:14-15

14 En buenos pastos las apacentaré, y en los altos montes de Israel estará su aprisco; allí dormirán en buen redil, y en pastos suculentos serán apacentadas sobre los montes de Israel.15 Yo apacentaré mis ovejas, y yo les daré aprisco, dice Jehová el Señor.

La primera visión que se le revela al profeta fue ver a Jehová en su trono, ejerciendo dominio, autoridad y juicio. Era acompañado por cuatro querubines que son los encargados de proteger el trono de Dios. Una visión que para cualquier ser humano sería increíble y sorprendente. Sin embargo, Ezequiel entendía que Jehová iba a llevar a cabo juicios contra su pueblo y esto realmente llenaba su alma de preocupación. Es extraordinario ver como Ezequiel no perdió detalle ante las maravillas que se estaban manifestando para que el mundo entero conozca la verdad de Jehová.

Ezequiel 1:5-10

y en medio de ella la figura de cuatro seres vivientes. Y esta era su apariencia: había en ellos semejanza de hombre. Cada uno tenía cuatro caras y cuatro alas. Y los pies de ellos eran derechos, y la planta de sus pies como planta de pie de becerro; y centelleaban a manera de bronce muy bruñido. Debajo de sus alas, a sus cuatro lados, tenían manos de hombre; y sus caras y sus alas por los cuatro lados. Con las alas se juntaban el uno al otro. No se volvían cuando andaban, sino que cada uno caminaba derecho hacia adelante.10 Y el aspecto de sus caras era cara de hombre, y cara de león al lado derecho de los cuatro, y cara de buey a la izquierda en los cuatro; asimismo había en los cuatro, cara de águila.

Dios no puede habitar en medio del pecado y Ezequiel sabía que la presencia del Todopoderoso no estaría en medio de Israel. Esta verdad es rebelada en el libro de Ezequiel en el capítulo 10. Por eso, como el atalaya que Dios había elegido para llevar su mensaje, el profeta trataba de que sus oyentes entendieran el mensaje.

Ezequiel 3:17

17 Hijo de hombre, yo te he puesto por atalaya a la casa de Israel; oirás, pues, mi palabra y los amonestarás de mi parte.

Aun cuando sabía de las abominaciones de Israel, Ezequiel pudo presenciar la restauración del pueblo y la reconstrucción del Templo. Regresar a la presencia de Jehová y ver las bendiciones llover a su nación lo llenaba de esperanza. Aún en el exilio y sin saber cuándo acontecerían están cosas, su fe no falto y extendía las promesas de Dios en el pueblo judío. Esta restauración del pueblo de Israel viene acompañada de una transformación profunda.

Ezequiel 36:25-27

25 Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré. 26 Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. 27 Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.

Las visiones que se expresan en el libro de Ezequiel son maravillosas pero uno de los mensajes más poderosos es la relación con Dios. Cada ser humano puede decidir estar o no ante la presencia de Jehová. Confesar y arrepentirnos de nuestros pecados es lo único que Dios pide de nosotros y andar por sus caminos. Establece la comunión individual de cada uno de nosotros con Dios y la importancia de que una nación se rinda ante  Dios. Comprender que hay un mundo espiritual que está en constante movimiento día y noche y solo junto a Jehová libraremos las batallas para salir en victoria.

Ezequiel 18:3-6

Vivo yo, dice Jehová el Señor, que nunca más tendréis por qué usar este refrán en Israel. He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá. Y el hombre que fuere justo, e hiciere según el derecho y la justicia; que no comiere sobre los montes, ni alzare sus ojos a los ídolos de la casa de Israel, ni violare la mujer de su prójimo, ni se llegare a la mujer menstruosa,

Ezequiel 18:7-9

ni oprimiere a ninguno; que al deudor devolviere su prenda, que no cometiere robo, y que diere de su pan al hambriento y cubriere al desnudo con vestido, que no prestare a interés ni tomare usura; que de la maldad retrajere su mano, e hiciere juicio verdadero entre hombre y hombre,en mis ordenanzas caminare, y guardare mis decretos para hacer rectamente, éste es justo; éste vivirá, dice Jehová el Señor.

Cuando en el libro de Ezequiel, el sacerdote comienza a experimentar las profecías, ninguna de ellas había ocurrido y cuando empiezan a cumplirse, las personas comenzaron a escucharlo. Lo más impresionante para nosotros hoy, es que muchas profecías del libro de Ezequiel, ya se cumplieron y lo vemos en la Biblia y en la historia.

Para nadie es un secreto que el pueblo de Israel fue arrancado de su tierra y esparcidos por el mundo. La destrucción del Templo se puede evidenciar en las imágenes actuales del mismo, donde solo queda de pie Muro de los Lamentos. En 1948, luego de la Segunda Guerra Mundial, el pueblo de Israel es reunido y regresa a su Tierra y es declarada como una nación. Las naciones que rodean a Israel no han podido levantarse contra ella, la Guerra de los 6 Días es un ejemplo de ello.

Solo dos profecías del libro de Ezequiel no se han cumplido hasta la fecha.  Sin embargo, al ver los acontecimientos a nivel mundial, sabemos que el escenario se está preparando para que se cumplan. La  reconstrucción del templo y la profecía de Gog y Magog, que es una batalla que se llevará antes de la segunda venida de Jesús.

Ezequiel 39:1-5

1Tú pues, hijo de hombre, profetiza contra Gog, y di: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo estoy contra ti, oh Gog, príncipe soberano de Mesec y Tubal. Y te quebrantaré, y te conduciré y te haré subir de las partes del norte, y te traeré sobre los montes de Israel; y sacaré tu arco de tu mano izquierda, y derribaré tus saetas de tu mano derecha. Sobre los montes de Israel caerás tú y todas tus tropas, y los pueblos que fueron contigo; a aves de rapiña de toda especie, y a las fieras del campo, te he dado por comida.Sobre la faz del campo caerás; porque yo he hablado, dice Jehová el Señor.

Ezequiel 39:21-24

21 Y pondré mi gloria entre las naciones, y todas las naciones verán mi juicio que habré hecho, y mi mano que sobre ellos puse. 22 Y de aquel día en adelante sabrá la casa de Israel que yo soy Jehová su Dios. 23 Y sabrán las naciones que la casa de Israel fue llevada cautiva por su pecado, por cuanto se rebelaron contra mí, y yo escondí de ellos mi rostro, y los entregué en manos de sus enemigos, y cayeron todos a espada. 24 Conforme a su inmundicia y conforme a sus rebeliones hice con ellos, y de ellos escondí mi rostro.

El libro de Ezequiel realmente es un libro sorprendente y de muchas enseñanzas. Un libro que nos invita a reflexionar acerca de nuestra vida y relación con Dios. Saber que el Señor nos puede utilizar grandemente para Su Gloria. Nos muestra la veracidad de la palabra de Dios, sus juicios son reales y su perdón también lo es. Lo maravilloso que es servirle y llevar su mensaje a cada rincón. Nos habla de acontecimientos que ya sucedieron. Profecías que están por cumplirse y es momento de preguntarte: ¿estoy listo para los tiempos venideros? ¿He confesado y me he arrepentido de mis pecados? ¿Soy como Ezequiel, un atalaya que lleva el mensaje de Jehová a las personas que conozco? ¿Me mantengo firme y constante en mi relación íntima con Dios?

Te invito que tomes unos minutos para pensar en estas cosas, estudiar el libro de Ezequiel y deleitarte en las enseñanzas de nuestro Señor. Te gozarás de las revelaciones que guardan estas escrituras y las bendiciones que traerá sobre tu vida y tu familia.

oración-para-la-pareja2

Ezequiel 33:7-9

A ti, pues, hijo de hombre, te he puesto por atalaya a la casa de Israel, y oirás la palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte. Cuando yo dijere al impío: Impío, de cierto morirás; si tú no hablares para que se guarde el impío de su camino, el impío morirá por su pecado, pero su sangre yo la demandaré de tu mano. Y si tú avisares al impío de su camino para que se aparte de él, y él no se apartare de su camino, él morirá por su pecado, pero tú libraste tu vida.

Luego de haber leído, interpretado y reflexionado sobre el libro de Ezequiel, te invitamos a que leas el siguiente enlace Textos bíblicos para predicar en la calle

De igual manera, te dejamos este material audiovisual para tu entretenimiento

(Visited 11 times, 1 visits today)

Deja un comentario