La presencia de Dios: ¿Qué significa estar en ella?

Comparte este artículo

Como cristianos es fundamental la presencia de Dios en nuestras vidas. En este interesante artículo te enterarás sobre el significado de estar en la presencia de Dios bajo una poderosa meditación en el Cristianismo.

la-presencia-de-Dios2

La presencia de Dios

Desde el comienzo de las Sagradas Escrituras vemos como distintos gozaron del significado total de lo que es la presencia de Dios. Por ello te invitamos a leer personajes bíblicos. Los primeros en gozar de este beneficio fueron Adán y Eva antes de caer en lo que se conoce como el pecado original. Desde ese momento la presencia de Dios en cada uno de nosotros se manifiesta por medio del Espíritu Santo el cual solo se manifiesta en nuestra vida por medio de la Fe que tengamos en nuestro corazón para el Señor.

Juan 14:23-26

23 Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.

24 El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.

25 Os he dicho estas cosas estando con vosotros.

26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

Como cristianos sabemos que la presencia de Dios en mi vida se da cuando mantenemos una comunión completamente arraiga a lo que son sus mandamientos y la certeza de que Él nuestro único Dios.

Ahora bien ¿Cómo debemos buscar la presencia de Dios? Al escudriñar la Biblia nos damos cuenta que el Señor nos llama a que seamos producto de la obediencia, lo cual significa al respeto de cada una de las enseñanzas que Dios no ha dejado en su camino en la Tierra.

1 Pedo 2:9-10

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.

Si analizamos los versículos anteriores nos damos cuenta que Pedro nos llama “linaje escogido” y “adquiridos por Dios” . Lo que significa que Dios mora en cada uno de nosotros. Lo cual es debemos de atesorar ya que cuando pecamos o hacemos algo que esta fuera de los mandatos del Señor, El Espíritu Santo, quien es Dios, se va apagado. Recordemos que Jehová es Santo y que aborrece el pecado. Por lo que debemos estar en constante estudio interno para ver si estamos haciendo las cosas como al Señor le agrede.

Recordemos que nuestra guía de vida se encuentra en las Santas Escrituras. Sabemos que es ella quien nos mostrara el camino a seguir por cada uno de nosotros. Recordemos que aunque como cristianos sabemos que estamos salvos eso no nos da carta blanca para hacer lo que queramos ya que si pensamos así no somos verdaderos cristianos. Porque no estamos valorando el sacrificio de Jesús en la Cruz del Calvario.

la-presencia-de-Dios3

Dios en nuestras vidas

Ahora bien ¿Cómo sentimos la presencia de Dios? Los verdaderos cristianos hemos sabido sentir la diferencia de vivir con y sin la presencia de Dios. Principalmente porque el Señor por medio del Espíritu Santo nos dota de sabiduría y una paz que no pertenece a este mundo.

Cuando hacemos meditación para sentir la presencia de Dios, debemos hacerla entendiendo que la única manera de sentirla. Es que verdaderamente estamos en nuestra vida como cristianos.

Nos referimos a que vamos a nuestras congregaciones, tenemos una vida espiritual activa, permitimos que nuestro Señor tome el control de cada aspecto de nuestras vidas con el fin de que se cumpla Su Santa voluntad en nosotros.

1 Pedro 1:6-9

En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas,

para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,

a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso;

obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.

Si leemos los versículos anteriores puede que en nuestro corazón se comience a sentir un poco temor. Como seres humanos no nos gusta pasar por pruebas y más si estas son de carácter espiritual. ¿Por qué? Simplemente porque los que somos cristianos de corazón sentimos temor de vivir sin la presencia de Dios en nuestras vidas.

Pero ser cristianos no nos libra de las pruebas que podamos tener mientras estemos transitando este mundo de lobos. Sin embargo es necesario recordar que Dios nos ha prometido siempre estar con nosotros en cada momento por lo que debemos de creer en sus promesas. Ya que ninguna de ellas es vacía.

Efesios 3:14-16

14 Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo,

15 de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra,

16 para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu;

Por último sabemos que estar en la presencia del Señor significa que vamos a sentir su amor. Un amor que es completamente incondicional y sobrenatural. Estar con el Señor significa estar en una paz eterna y con la seguridad de cada cosa que hagamos será bendecida por el Señor en todo su esplendor.

Así que te recomendamos que busques al único Dios vivo, el que resucito a los tres días y dejó la tumba vacía. Quien ascendió a los cielos y vendrá una segunda vez por cada uno de los que creemos en su fidelidad y amor por nosotros. Gracias a Jesús somos santificados ante el Padre por lo que sería bueno aprovechar esta oportunidad que Jesús nos ha dado para poder acercarnos al Padre con humildad y mansedumbre para conocerlo e ir adaptando nuestras vidas a los que se establece la Ley de Dios.

Vivamos en la presencia de Dios de una manera de alegría y exaltando cada una de las cosas que el Padre ha hecho por la salvación de cada uno de nosotros recordemos que no podemos enfrentar el mundo espiritual solos.

(Visited 72 times, 1 visits today)

Deja un comentario