Historia de la iglesia cristiana y sus 6 períodos

Comparte este artículo

La historia de la iglesia cristiana surge a raíz de la muerte de Jesús en la cruz, su resurrección y la orden dada por Cristo a sus discípulos, La gran comisión en Mateo 28:16-20. A partir de allí y durante más de dos mil años la iglesia se puede dividir en seis grandes periodos.

historia-de-la-iglesia-cristiana-2

Historia de la Iglesia Cristiana

Índice de Contenido

Esta historia se basa en más de dos mil años de la propagación de la iglesia cristiana por todo el mundo. La historia de la iglesia cristiana narra sucesos que en realidad acontecieron, así como la vida de personas reales que vienen a ser los antepasados de los seguidores de Cristo hoy en día. Si no hubiese sido por estos antepasados, no se habría escuchado del mensaje o evangelio de Jesús. Por tanto toda la iglesia cristiana de estos días, les debemos ese testimonio a ellos.

El presente artículo se paseará por los periodos más significativos en la historia de la iglesia cristiana. Desde la gran comisión de Jesús a sus discípulos hasta el Emperador Constantino, unos trescientos años después de Cristo. Si quieres ahondar sobre la misión dada por Jesús a sus discípulos. Te invito a leer: La gran comisión ¡Importancia en el cristianismo! Donde encontrarás la explicación detallada del significado, importancia y característica del importante llamado como cristianos.

La historia de la iglesia cristiana en los tiempos del emperador Constantino hasta la reforma. De que forma llegó el evangelio a Europa, como los grandes Misioneros protestantes lograron extender el evangelio por China y la India, pero mayormente a Europa.

Se hablará sobre las misiones de la iglesia para la evangelización de América Latina y a otros países del Mundo. En fin algo más de dos mil años de la obra del Espíritu Santo llevando el conocimiento de Jesús al mundo.

La historia de la iglesia cristiana es un recorrido interesante. No obstante hay que considerar que son 2 mil años. Por lo que obviamente solo se detallaran los sucesos y personajes más relevantes a fin de dar una idea bien detallada de cómo se extendió el evangelio en el mundo.

Los puntos de inicio en las Sagradas Escrituras

Además de la gran comisión dada por Jesús a sus discípulos en el texto de Mateo 28:16-20, en las escrituras se puede encontrar un versículo sobre la iglesia primitiva que es clave en la historia del cristianismo:

Hechos 1:8 (NVI): Pero, cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.

Los discípulos antes de conocer a Jesús se encontraban a la espera de un reino aquí en la tierra, según la herencia de su cultura judía. Luego de conocer al rabí y más aún después de ocurrida su resurrección, los discípulos pensaron que había llegado la hora de que Dios estableciera su reino con poder.

historia-de-la-iglesia-cristiana-5

El plan perfecto de Cristo

Pero Cristo les tenía un mejor plan y les dijo aún no es el tiempo. Porque con el poder del Espíritu Santo sobre ustedes, saldrán a ser testimonio de mí, hasta las regiones más lejanas de la tierra. ¿Cómo sería posible esto que les hablaba Jesús?, ¿cómo podrían ellos acometer tal misión, si no contaban con recursos económicos, una educación profesional y que solo conocían tierras a una distancia alrededor de los 150 kilómetros?. Pero aun así Jesucristo les hablaba de una visión universal de su iglesia: Hasta las tierras más lejanas. Aún más, en las escrituras se puede leer en:

Mateo 24:14 (NVI): Y este evangelio del reino se predicará en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin.

Aquí Jesús les dice a los primeros hombres que conformarían la iglesia primitiva, que antes de que el mundo llegue a su fin, el evangelio del Reino debía llegar a todos los pueblos étnicos de la Tierra. De manera que algo que puede verse y comprobarse en todo este periodo de dos mil años es esta parte de lo profetizado por Jesucristo, la predicación de su evangelio por todas las naciones.

Cuando se habla de iglesia primitiva se hace referencia a la iglesia cristiana de los primeros tiempos. Sobre esta historia y cómo fue su evolución lo puedes leer en el artículo: La iglesia primitiva en el cristianismo ¡Lo que debes conocer!

Los seis períodos generales en la historia de la iglesia cristiana

Los dos mil y algo más de años que tiene de historia la iglesia cristiana se dividen en seis periodos generales. Estos periodos hacen referencia al fin e inicio de una época en específico. Arriba se puedo ver el punto de partida de la historia, según las escrituras. Marcado por un suceso en especial que es la resurrección y ascensión de Cristo al trono, a la diestra del Padre. Jesucristo antes de ascender les da la revelación del Espíritu Santo a sus discípulos con una visión ministerial universal y no solamente para el pueblo judío.

La iglesia apostólica

Este periodo de la iglesia primitiva cristiana se conoce como el de la época de la iglesia apostólica y de pentecostés. El período de la era Apostólica en la iglesia cristiana, se fue estableciendo en un espacio territorial desde el Río Eufrates hasta el Tíber y del Mar Negro hasta el Río Nilo, como se puede ver en el mapa de los viajes misioneros del apóstol Pablo en la imagen Nº 1. Esta era de la iglesia cristiana del período apostólico culmina con la muerte del último de ellos, el apóstol Juan.

historia-de-la-iglesia-cristiana-3
Imagen Nº 1: Mapa con las indicaciones gráficas de los viajes misioneros del apóstol Pablo

La Iglesia Perseguida

Posteriormente surge el periodo en que la iglesia cristiana es perseguida entre el segundo siglo y una parte del cuarto después de Cristo. Generaciones y millones de mártires fueros perseguidos y asesinados cruelmente por la causa de Cristo. Y contradictoriamente a lo que pretendían los romanos de erradicar a la iglesia cristiana, esta se multiplicaba, llegando a cubrir casi la mitad de la población del imperio romano.

La iglesia imperial

Luego surge el periodo de la iglesia imperial con la llegada al poder del imperio de un emperador romano y cristiano, siendo el cese de la persecución y la matanza de cristianos. En este periodo el símbolo de la cruz sustituyo al águila que ondeaban los romanos en calidad de estandarte. La ciudad de Constantinopla se fundamenta en la fe cristiana, quedando atrás los tiempos de la antigua Roma. Poco a poco Roma va dejando atrás su condición pagana para constituirse como la sede central de la iglesia cristiana.

La iglesia medieval

Posteriormente se inicia el cuarto periodo en la historia de la iglesia cristiana el del medio evo tras la caída del imperio romano. Se inicia con una desorganización por la división de etnias sin líderes que los lleva a organizarse por reinos.

En este tiempo el obispo de Roma tiene la pretensión de obtener no solo el control de la iglesia sino también a todo el mundo. Surge en este periodo otra doctrina religiosa, la musulmana. La cual venía con las intenciones de disputarse el control de las naciones cristianas

La iglesia reformada

Posteriormente en el siglo XVI se da inicio al periodo de la iglesia reformada. En este periodo surge un personaje relevante en la historia de la iglesia cristiana, un monje católico llamado Martín Lutero. Este monje se revela contra la iglesia católica y romana tras dejar una declaración escrita en la puerta de la catedral el día último de octubre de 1517. En esta declaración Lutero escribe las bases de porque se posiciona en contra de las doctrinas católicas romanas, unas bases fundamentadas en las sagradas escrituras.

Para estos tiempos además se produce la división de la iglesia de roma, en la católica y la ortodoxa. Con esto países de la Europa del norte fundaba sus propias iglesias y surge además la contrarreforma como una estrategia de oposición y freno a la reforma establecida por Lutero.

La iglesia moderna

Posterior a la guerra de los treinta años en Alemania, se fija la naturaleza religiosa de las naciones, como países católicos romanos y países protestantes, dando inicio al periodo de la iglesia moderna. A continuación se detallan cada uno de los periodos vistos en esta pequeña introducción.

historia-de-la-iglesia-cristiana-4

Historia de la iglesia cristiana – Periodo Apostólico

Este periodo se inicia desde la ascensión de Jesús hasta la muerte del último de sus discípulos, el apóstol Juan en el año 99 después de Cristo. En esta etapa se comienza a formar la iglesia primitiva, liderada por los apóstoles y conformada por todo aquel que creyera en Jesús como el mesías, el hijo de Dios, confesándolo en su corazón como su Señor y Salvador.

Cincuenta días posteriores a la resurrección y transcurridos diez de la ascensión de Cristo; se da el día de pentecostés anunciado por Jesús a sus 12 discípulos, al decirles: -Cuando el Espíritu Santo venga sobre ustedes con poder-. Ese día fueron bautizados con el poder del Espíritu Santo 120 seguidores de Jesús que se encontraban reunidos orando junto con los apóstoles.

Durante ese momento, todos los allí reunidos experimentaron la presencia del Espíritu Santo, a través del cual Dios les abrió su entendimiento, recibieron la revelación del Reino de Dios, así como poder para pregonar el evangelio. De esta forma todas estas personas pasarían a ser los que iniciarían el testimonio del Evangelio de Jesús.

Así como también desde ese momento el Espíritu Santo comenzó a morar en cada uno de los miembros de la iglesia cuerpo de Cristo. Sobre este punto te invito a leer el artículo La iglesia es cuerpo de Cristo: Significado. Donde conocerás la definición del término la iglesia cuerpo Cristo, un tema de gran importancia dentro del cristianismo.

Iglesia pentecostal

La primera congregación de fieles de Jesús de esa época se denominó iglesia pentecostal. En sus primeros años se circunscribió a la Ciudad de Jerusalén y su entorno. Era una iglesia de unos pocos fieles de una misma raza judía, unidos por el mismo espíritu y todos obedientes a Cristo.

Su líder principal, según el libro de los Hechos fue el apóstol Pedro y junto a él, el también apóstol Juan. Las bases doctrinales fundamentales que enseñaba Pedro en sus predicaciones fueron:

  • Presentar a Jesús como el mesías, el hijo de Dios
  • La resurrección de Jesús
  • Anunciar la segunda venida de Jesús

La iglesia contaba con 120 fieles que a partir de su propio testimonio anunciaban el evangelio, acercando a otros fieles a los pies de Jesús. No existía diferencia entre los apóstoles y los fieles o laicos todos tenían el llamado como cuerpo de Cristo a predicar el evangelio. Ejemplo de esto es Esteban, que siendo uno de los fieles predicaba el evangelio.

La iglesia de este tiempo era virtuosa en cuanto al amor, unión, gozo y la preocupación de atender a los fieles más necesitados. Pero tenían algo a lo que Dios no le agradaba y era que les faltaba la diligencia misionera. Ante esto y a pesar de que Dios siempre respaldo a todos los miembros de la iglesia con prodigios y milagros. También permitió que se diera contra ellos una persecución, la cual hizo que los fieles huyeran a otras regiones y con ellos expandir el evangelio a donde fueran.

historia-de-la-iglesia-cristiana-6

La expansión de la iglesia (35 – 50 d.C.)

Cuando la iglesia cristiana comenzó a expandirse fuera de las fronteras de Jerusalén y durante quince años se dio entre los congregantes la controversia si la iglesia debía ser o no exclusiva para el pueblo judío. Este debate entre conservadores y progresistas se resolvió en lo que se llamó el Concilio de Jerusalén en el año 50 después de Cristo.

Posterior a este concilio la iglesia cristiana se había establecido en Asia Menor, Siria e incursionaba en territorios de Europa.

Al principio de este periodo de quince años, los apóstoles se habían quedado en Jerusalén, y estos escogieron a siete laicos de los que se quedaron en la ciudad para administrar los fondos de la iglesia destinados a los pobres.

Uno de los siete laicos fue Esteban. Quien sería el primer mártir de la fe cristiana por su predicación de que el evangelio debía propagarse a todo el mundo. Esteban fue apedreado por una muchedumbre enfurecida, en la cual se encontraba un judío fariseo y líder perseguidor de cristianos, llamado Saulo de Tarso. Quien después sería uno de los hombres más fieles a la causa del evangelio, luego de ser llamado por el propio Jesús resucitado, convirtiéndose en el apóstol Pablo.

Otro de los siete nombrado por los apóstoles fue Felipe, quien después tuvo que huir a causa de la persecución, refugiándose en la región de Samaria. Los samaritanos eran un pueblo que se había mezclado con otras culturas y por esto eran despreciados por lo judíos de casta pura. Más, sin embargo, Felipe les predico el evangelio a los samaritanos. Este compartía la misma opinión de Esteban y estableció la iglesia cristiana en Samaria con la aprobación de Pedro y de Juan, apóstoles de Cristo. Esta fue la primera iglesia fundada en territorio de gentiles.

Las primeras iglesias fuera de Jerusalén

Además de la iglesia en Samaria, Felipe continuo predicando y siguió estableciendo iglesias cristianas con judíos convertidos, en ciudades como: Cesarea de Filipo, Gaza y Jope. Todas consideradas en la época como ciudades gentiles, pero que también en ellas habitaban una cantidad importante de pueblo judío. De esta manera es que el pueblo no judío, es decir los gentiles escuchan y se relacionan con el evangelio de Jesús.

El apóstol Pedro incursionaba en todas estas iglesias para impartir enseñanzas cristianas. Durante estos tiempos es cuando tiene la visión del gran lienzo con diferentes tipos de animales y donde escucha una voz diciendo:

-Lo que Dios ha purificado, tú no lo llames impuro-

(Hechos 10:9-19)

La visión la tiene Pedro estando hospedado en casa de Simón el curtidor, labor que era considerada impura por los judíos (Hechos 10:6). Por tanto Pedro predica en Cesarea en la casa del oficial romano llamado Cornelio, una ocasión en donde el Espíritu Santo viene sobre todos los presentes de la misma forma que el día de pentecostés. Con todo esto Dios le da la revelación a Pedro de que debe predicar el Evangelio también a los gentiles.

historia-de-la-iglesia-cristiana-7

La conversión de Saulo de Tarso

La conversión de Saulo de Tarso durante su viaje a Damasco, fue de gran relevancia para que las personas conocieran a Cristo a través de su testimonio. El testimonio de un perseguidor convertido en unos de los más fieles seguidores de Cristo, el apóstol Pablo.

Tras la dispersión de fieles de Jerusalén a otras ciudades, algunos de ellos llegaron a ciudades de Siria como Damasco y Antioquia. Ciudades donde predicaban dando testimonio de Jesús incluso en las sinagogas judías. En estas sinagogas se destinaban espacios separados para los gentiles que abrazaban la fe cristiana, el mensaje de Jesús de la salvación. Llegando a adorar en un mismo lugar judíos y gentiles. Los apóstoles al enterarse en Jerusalén se perturbaron y comisionaron a Bernabé a fin de que trajera información de lo que estaba sucediendo con la iglesia de Antioquia en Siria.

Posteriormente Bernabé regresa por el apóstol Pablo y viaja nuevamente con el hasta Antioquia. Estos dos líderes del cristianismo realizan juntos otros viajes misioneros bajo la guía del Espíritu Santo y autorizados por los ancianos de la congregación. Estos viajes tenían la finalidad de establecer enseñanzas sobre doctrina y fe cristiana en las iglesias de las regiones que visitaban.

Llevaban en mensaje del evangelio a judíos y a gentiles, visitaban sinagogas donde encontraban a gentiles con temor de Dios y los atraían a Cristo. Se reunían con las iglesias cristianas y designaban a los ancianos de ellas.

La iglesia entre los gentiles (50 – 68 d.C.)

Tras el concilio de Jerusalén en el año 50 se comienza a propagar el evangelio de Jesús sin distinción de razas, la iglesia universal de Cristo. Los testimonios que se tienen de este periodo en específico se pueden encontrar en el libro de los Hechos de los apóstoles, las epístolas de Pablo y la primera epístola de Pedro.

En estos escritos se puede observar que cada vez más se acercaban a la causa de Cristo fieles creyentes gentiles, así como judíos que adoptaban la fe de Cristo. Lo que ocasionaba odio entre el pueblo judío, quienes provocaban y perseguían a los cristianos.

Tres personajes de la historia de la iglesia cristiana resaltan en esta época:

-Pedro el apóstol, uno de los pilares de la iglesia y que murió martirizado en Roma en el año 67 después de Cristo.

-Santiago, pilar de la iglesia en Jerusalén y de los judíos convertidos al cristianismo. Este apóstol escribió la epístola de Santiago del Nuevo Testamento. Muere durante el año 62 después de Cristo, siendo asesinado dentro del templo.

-Y Pablo, viajero misionero, instrumento útil de Dios, un apóstol que fundo varias iglesias y estableció entre ellas enseñanzas sobre teología y doctrina cristiana. Trece de los 28 capítulos del libro de los Hechos, hablan sobre la obra del apóstol Pablo. Además este apóstol fue influencia y apertura del evangelio de Cristo en ciudades de Europa.

El ministerio de Pablo tuvo gran influencia en las siete iglesias de Asia. Las cuales fueron fundadas directa o indirectamente por este apóstol.

En suma, Pablo estuvo preso más de cinco años, en Jerusalén, Cesárea y Roma. Aun estando Pablo preso no dejó de ser misionero. Él aprovechaba cualquier oportunidad para predicar el evangelio de Cristo. Pablo muere decapitado en Roma en el año 68 después de Cristo.

Para el año 50 de la era cristiana aún no se había escrito nada del Nuevo Testamento. El evangelio de Jesús se trasmitía y enseñaba a partir de los testimonios de los primeros discípulos. Ya para el año 68 se encontraba entre los cristianos parte de los textos del Nuevo Testamento, como: los Evangelios de Mateo, Marcos y Lucas, las epístolas de Pablo, Santiago, Primera de Pedro y probablemente la Segunda de Pedro.

historia-de-la-iglesia-cristiana-8

La edad sombría (68 – 100 d.C.)

A este periodo de la historia de la iglesia cristiana se le denomina la edad sombría, en cierta forma por la persecución que estaba sufriendo la iglesia. Pero también porque de esta parte de la historia no se tiene nada escrito ni se sabe nada de ella. Posterior a la muerte de Pablo se desconoce sobre el destino de compañeros y ayudantes del apóstol. Como lo son, Timoteo, Tito, Apolos y otros amigos de Pablo.

Solo hasta el año 120 después de Cristo es que aparecen registros de una generación primitiva de la iglesia que además se presenta totalmente diferente.

Alrededor del año 66 después de Cristo los judíos se rebelan contra el gobierno del imperio romano, sin posibilidades de vencer. En el año 70 ocurre la caída de Jerusalén y la destrucción del templo ya profetizado por Jesús. Los judíos tenían la creencia por su forma de interpretar el antiguo testamento que estaban destinados a gobernar el mundo. No obstante los romanos arremetieron contra ellos. La nación judía tras trece siglos de existencia, finalmente queda destruida. Hasta su restauración en 1948 en un tratado establecido por la ONU.

En el año 90 después de Cristo continuo la persecución por Roma a la iglesia cristiana. El apóstol Juan es puesto preso en Éfeso y trasladado a la isla griega de Patmos. Durante este tiempo el apóstol recibe la revelación y escribe el libro del Apocalipsis. Se cree que quizás el apóstol Juan muere durante el año 100 después de Cristo.

Tras setenta años de haberse formado la iglesia cristiana se habían dado tres generaciones de cristianos. Se establecieron iglesias en muchos países y ciudades circundadas entre el río Tíber y el Eufrates. Así como entre el Mar Negro y la parte norte de África. Muy probablemente también en España y Gran Bretaña.

En una misiva escrita por Plinio al emperador Trajano que data del año 112 después de Cristo, cuenta que los cristianos se contaban por millones. Las iglesias se propagaban por todos lados, mientras que los templos de los dioses paganos se encontraban abandonados. A las iglesias cristianas asistían tanto nobles como esclavos, y todo recibían un trato igual.

Sin referencia de sucesores

De los doce apóstoles para este periodo el único sobreviviente era Juan. No existe ningún testimonio por escrito sobre sucesores de los primeros discípulos. En los registros que aparecen alrededor del año 120, se mencionan a unos apóstoles. Los títulos de ancianos o presbíteros y de obispos, ya desde el libro de los Hechos y en las epístolas se hacían referencia de que se pudieran ejercer de forma indistinta por una misma persona. Pero en los nuevos registros aparece el obispo con una autoridad superior a la de los ancianos, representando esto el comienzo del sistema eclesiástico en la iglesia. De igual forma en los textos de la época de los apóstoles ya se nombraban a los diáconos como representantes de la iglesia

El culto religioso de la iglesia cristiana proviene del que hacían los judíos en las sinagogas. En este culto se hacían lecturas de textos bíblicos del Antiguo Testamento, cartas apostólicas y de los Evangelios. Se cantaban con los salmos bíblicos y otras canciones con alabanzas cristianas. Los miembros de la iglesia oraban con los fieles y visitantes para luego participar de la Cena del Señor.

historia-de-la-iglesia-cristiana-9

Historia de la iglesia cristiana – Período de persecución

La iglesia cristiana siempre fue blanco de las persecuciones imperiales, aunque estas no fueron de forma continua en la sucesión emperadores en el poder de Roma. Unos emperadores fueron más intensos en su enojo contra los cristianos, otros los perseguían de forma muy leve, así como algunos les eran sin importancia. De igual forma las causas por la cuales los perseguían eran diferentes entre uno y otro emperador.

Unas de estas causas era que los cristianos rechazaba las formas de adoración de la gente pagana. El pueblo romano erigía templos para adorar a estatuas de dioses de naciones extranjeras, tras un interés económico solapado. Ellos hacían que el visitante se sintiera como en casa y a cambio obtenían beneficios económicos. Eso mismo quiso hacer Roma con los cristianos e intentaron colocar en un templo una estatua de Cristo, la cual fue rechazada por los cristianos.

Otra de las causas del enojo romano contra los cristianos, era que estos se negaban a rendir adoración al emperador de turno. Del cual los romanos hacían estatuas a las que les ofrecían incienso como si fuera un Dios.

También para los romanos era causa de enojo las alabanzas y adoración que hacían los cristianos para un tal Rey Jesús, por lo que los acusaban de conspiradores. No les agradaba para nada las reuniones que hacían los cristianos en cuevas y grutas subterráneas, acusándoles de realizar ritos extraños, como es el caso de la cesa del Señor.

Si bien en los primeros años el imperio aceptaba la religión judía y esto amparaba un poco a los cristianos. Posterior a la destrucción de Jerusalén, del templo, el exterminio y esclavitud de judíos llevada a cabo en el año 70 después de Cristo; los cristianos pasaron a ser expuestos nuevamente al odio de los romanos.

Las persecuciones imperiales (100 – 313 d.C.)

Los romanos decían que los cristianos se comportaban como revolucionarios, por la igualdad de clases que manejaban dentro de la iglesia. Como revolucionarios los consideraban también contrarios a su gobierno. Por tanto dentro del imperio profesar la religión cristiana era algo prohibido. Al que la profesara corría el riesgo de ser desterrado.

Nerón y Domiciano, los emperadores del primer siglo de la era cristiana (68 – 86), fueron promotores de un gran odio contra los cristianos y el estallido de grandes persecuciones.

Posteriormente en el periodo entre el año 110 hasta el 313 después de Cristo, sucesivamente se intentó erradicar a la iglesia cristiana. En ese periodo se sucedieron en el poder de Roma varios emperadores que fueron perseguidores de cristianos, de estos, también algunos fueron considerados por Roma como excelentes emperadores. Como es el caso de los emperadores Trajano (año 117 d.C.) y Marco Aurelio (año 165 d.C.).

En estos tiempos cuando a los cristianos se les exponían cargos y no se retractaban se les aplicaba la ley que era la muerte. Entre los cristianos que murieron martirizados durante esa época se encuentran:

  • Simeón sucesor de Santiago como obispo de Jerusalén, este mártir fue crucificado en el año 107 d.C.
  • Ignacio, obispo de Antioquia, condenado y arrojado a las fieras aproximadamente entre el 108 o el año 110 d.C.
  • Policarpo, obispo de Esmirna, fue ejecutado en una hoguera, siendo quemado vivo. Los romanos le demandaron maldecir el nombre de Jesucristo, a lo que el obispo les contestó:

-86 años le he servido y todo lo que me ha hecho es bien, ¿cómo podría maldecirle? Si es ¡Mi Señor y Salvador!-

  • Justino, filosofó y uno de los primeros apologistas cristianos, defensor de la fe. Escribió varios textos que aún sobreviven. Murió martirizado por orden de Marco Aurelio en Roma el año 166 d.C.

Emperador Marco Aurelio (161 – 180 d.C.)

El emperador Marco Aurelio fue considerado por Roma como el mejor de los emperadores, y también un reconocido escritor de ética. En la antigua capital del imperio romano se erige una estatua ecuestre en memoria de este emperador. Pero además, Marco Aurelio fue un gran perseguidor e inclemente contra los cristianos. Durante su periodo de poder en Roma, se llevaron a cabo miles de ejecuciones de cristianos, quienes murieron degollados o en los circos romanos.

Septimio Severo (193 – 211 d.C.)

Posterior a Marco Aurelio transcurrió un período de confusión en el imperio romano. Por lo que los emperadores que pasaron por el poder de Roma no le daban importancia a la iglesia cristiana. Prestando su atención en sus propios asuntos de Estado, placeres, etc. Hasta la llegada de Septimio Severo en el año 202 d.C.  Este emperador arremetió terriblemente contra la iglesia cristiana, llegando a ser considerado como el anticristo. Su persecución cristiana se mantuvo hasta el año 212 d.C, luego de que Roma intentara restablecer las antiguas religiones.

Las persecuciones más severas de Septimio las llevo a cabo en Egipto y norte de África. Entre los mártires cristianos que murieron ejecutados por Severo se encuentran:

  • Leónidas, padre del teólogo Orígenes, murió decapitado en Alejandría el año 203 d.C.
  • Perpetua y una esclava de ella de nombre Felícita. Ambas mujeres murieron arrojadas a las fieras.

Después y por un periodo de cuarenta años la iglesia cristiana paso a quedar en el olvido, sin sufrir persecuciones. Durante el tiempo del emperador Caracalla de la dinastía de los Severos, entre el 211 y 217, fue ratificada la ciudadanía como un beneficio para los cristianos. Otra distinción fue que solo los cristianos en condición de esclavos podían ser crucificados o arrojados a las fieras.

El emperador Decio (249 – 251 d.C.)

Con el emperador Decio se reinicia la persecución cristiana, solo que por poco tiempo. Posterior a este emperador los cristianos vivieron un periodo de calma durante unos cincuenta años. No obstante ocurrieron algunos periodos aislados de persecución. Como es el caso del año 257 d.C., cuando muere Cipriano el obispo de Cartago. Cipriano fue además un conocido escritor y líder de la iglesia cristiana de la época, así como también el Sexto obispo romano.

Diocleciano (284 – 305 d.C.)

Con el poder de Roma en manos del emperador Diocleciano y luego en sus sucesores hasta el año 310 d.C., los cristianos vivieron la más terrible e implacables de las persecuciones. Estos gobernantes promulgaron ordenanzas que establecían la quema de las Biblias. Quemaban vivos a los creyentes dentro de las iglesias. Derribaban iglesias a lo largo y ancho del imperio. Si el cristiano no renunciaba a su fe se le suprimía la ciudadanía.

Los sucesores del emperador Diocleciano mantuvieron al persecución cristiana por seis años más. Hasta Constantino I promulgó un Decreto de Tolerancia en el año 313 d.C., cesando toda persecución. Constantino I fue el primer emperador romano en legalizar el culto cristiano, además de adoptar el cristianismo en sustitución del paganismo que venía profesando Roma con sus dioses.

La organización de la iglesia

Se inicia a partir del edicto de Milán decretado por Constantino I, la organización de la iglesia cristiana. Durante este periodo se estructuró el Nuevo testamento de la biblia, se inició el desarrollo de la organización eclesiástica y se pasó a implementar una doctrina diferente a la de la iglesia cristiana primitiva.

Aun cuando la iglesia venía atravesando grandes persecuciones, la comunidad de cristianos venían experimentando avances en su organización. Por una parte los textos del Nuevo Testamento se terminaron probablemente alrededor del año 110 d.C.

De igual forma algunos de estos textos bíblicos fueron causa de controversia en cuanto a la inspiración de sus escrituras. Los miembros de la iglesia en Oriente por ejemplo no aceptaban como una escritura inspirada por Dios las cartas de Hebreos, Santiago, segunda carta de Pedro y el texto apocalíptico escrito por el apóstol Juan. Caso contrario con la iglesia cristiana de occidente que si aceptaban estos textos como escritura bíblica del Nuevo Testamento.

Por otro lado en la iglesia de oriente leían otros textos que para ellos eran parte de la Biblia. Como por ejemplo el libro de Hermas, la carta de Bernabé, los doce apóstoles y el libro apocalíptico de Pedro. El Nuevo Testamento de la Biblia quedo definido alrededor del año 300 después de Cristo. De acuerdo a la elección de las iglesias y luego confirmado por el concilio de presbíteros, se dio entonces el reconocimiento pleno del Nuevo Testamento de la Biblia.

Los líderes de la iglesia

En la iglesia primitiva cristiana se mantenía un celo y respeto para con los apóstoles. Por ser estos los fundadores escogidos por el propio Jesús, así como de haber recibido la unción de inspiración divina. Debido a todo esto los apóstoles representaban el liderazgo o autoridad de la iglesia y eran los que mantenían el control de la misma. Durante el periodo de la iglesia apostólica un fiel cristiano podía ejercer varios cargos a la par, pudiendo ser obispo, anciano o presbítero.

Pero para este periodo y a partir del año 125 después de Cristo, la iglesia adquirió otra forma de organización. Los obispos pasaron a ser la autoridad sobre su propia diócesis, ejerciendo un estilo de gobierno en ella, con presbíteros y diáconos bajo su cargo.

Posteriormente a partir del año 150 después de Cristo ya los obispos tenían la autoridad de establecer las leyes y celebrar los concilios. Estos cambios en cuanto a la organización de la iglesia, pudo haber sido a causa de las persecuciones, o por el gran crecimiento y expansión de la iglesia. Una expansión que llegó a alcanzar las fronteras de la India y la región de Partia, ​ en el noreste de Irán. El hecho de que estuvieran formándose grupos o sectas herejes dentro de la iglesia también llevo a que fuera necesaria establecer una autoridad que se encargara de aplicar doctrinas de fe.

Desarrollo del gobierno de la iglesia

El hecho de que la iglesia viviera bajo las normas establecidas por el gobierno del imperio romano, hizo que el cristianismo desarrollara de igual forma un gobierno para la iglesia. Se iniciaron cambios en la doctrina para esa época. Como por ejemplo en los tiempos de la iglesia primitiva el creyente rendía su voluntad a la de Cristo movido por una fe de corazón. El creyente tenía la revelación y convicción de que al creer en Cristo, el Espíritu Santo pasaba a morar en él.

A partir del establecimiento del gobierno en la iglesia el creyente ya no era movido por una fe espiritual sino más bien por una fe basada en el intelecto y la razón. La iglesia asume entonces un sistema de organización rígido, perdiendo con esto su sentido de la espiritualidad. Aunque aún existían muchos siervos que eran ministrados por el Espíritu Santo.

Ireneo de Lyon: Escritor del siglo II (140-202), Padre de la Iglesia, el teólogo más profundo e importante de su siglo

En este periodo de la iglesia cristiana surgieron varios teólogos y escuelas de teología, tales como:

  • La escuela en Alejandría fundada en el 180 d.C. por Panteno, un filósofo intensamente creyente
  • Clemente de Alejandría (150 – 215 d.C.), de este teólogo aún existen algunos de sus libros
  • Orígenes (185 – 254 d.C.) uno de los expositores de teología más capacitado, enseñaba y escribía sobre muchos temas. En todos ellos mostraba dominio del saber y capacidad intelectual.
  • La escuela en Asia Menor
  • Irineo, un gran representante de la iglesia, murió martirizado aproximadamente en el 200 d.C.
  • La escuela del norte de África ubicaba en Cartago, destacada por el grupo de teólogos sumamente intelectuales en ella, que conformaron el pensamiento teológico de Europa. Sobresalen de estos teólogos: Tertuliano (160 – 220 d.C.) y Cipriano (258 d.C.)

Desarrollo de sectas y herejías

El desarrollo y avances de la teología en la iglesia cristiana dieron origen a la formación de sectas y grupos herejes. En estos tiempos la iglesia contaba con una gran mayoría de fieles y místicos griegos provenientes de Asia Menor. Estas culturas establecían opiniones y teorías contrarias a las escrituras. De estos grupos había tres principales:

  • Gnósticos
  • Maniqueos
  • Montanistas

En el periodo de la persecución, la iglesia se mantenía sin corrección, ya que los mismos contrarios a la fe cristiana se apartaban. Como dice la palabra la cizaña se separaba del trigo. Durante esta era la iglesia fue organizada en una doctrina y sistema, como un ejército bajo un gobierno.

Historia de la iglesia cristiana – Periodo imperial

Este periodo de la iglesia cristiana (313 – 476 d.C.) desde el punto de vista del cese de la persecución se puede considerar como una época de victoria cristiana. El cristianismo en este periodo se convierte en la iglesia oficial del imperio romano, pasando a ser la iglesia imperial cristiana.

Tras la renuncia del terrible emperador Diocleciano en el 305 d.C., surge pocos años más tarde el emperador Constantino, un hombre que a pesar de no ser creyente era amigable con los cristianos. Su carácter amable con ellos se debía a que según él había experimentado una visión, donde en el cielo había una cruz luminosa que decía “Por esta señal vencerás”. Esta expresión la uso como lema insigne de su ejército.

En 313 d.C. Constantino decreta el Edicto de Milán con el que pone el cese a las persecuciones cristianas. Posteriormente en el año 323, Constantino es elevado al cargo de supremo emperador. En esta posición legaliza el cristianismo pasando a ser la religión oficial del estado

Constantino no era en todo tiempo benévolo, por lo general actuaba con justicia, pero en ocasiones actuaba de una forma cruel y tirana. Solo instantes antes de su muerte fue bautizado en la fe cristiana.

Con Constantino en el poder del imperio se inició una era de tranquilidad para la iglesia cristiana. No se hicieron más persecuciones, ni ejecuciones.

La restauración y construcción de nuevos templos

Se inició la tarea de restaurar y abrir los lugares de cultos cristianos. Incluso en los lugares donde se habían derribado templos, se edificaban nuevamente, siendo las ciudades las que aportaban los recursos para ello.

Los nuevos templos construidos se hacían con el diseño de llevar el nombre de basílica romana o salón de la corte. El diseño del edificio consistía en un espacio rectangular dividido por hileras de columnas, formando pasillos entre las hileras. En uno de los extremos del rectángulo se erigía una plataforma en forma de semicírculo, destinada para los asientos de los clérigos.

Constantino fue el que propicio la construcción de grandes templos cristianos en ciudades como Jerusalén, Belén y Constantinopla. Esta última nombrada así en función de su nombre y donde estableció la nueva capital del imperio romano.

Transcurridas dos generaciones después de todas estas construcciones, se comenzaron a rendir cultos a imágenes dentro de estos templos. En la iglesia imperial los templos se mantenían con donaciones del tesoro público. Parte de esas donaciones se destinaban para el sustento de obispos, ministros y otros funcionarios de la iglesia. Dando esto pie a un dudoso beneficio del Estado hacia la iglesia.

El Estado de igual forma le otorgo a la iglesia algunos privilegios como no estar obligada a pagar las contribuciones. Las denuncias en contra de la iglesia cristiana se resolvían en juicios que se hacían en las cortes eclesiásticas.

Constantino estando en el poder promulgo un decretó prohibiendo la ejecución por crucifixión. Y paso a usar el símbolo de la cruz como insignia de su gobierno.

La iglesia cristiana como religión del Estado

La iglesia cristiana como religión del Estado ocasionó que se mezclara la cizaña con el trigo. Por el interés de figurar a nivel político y económico la gente quería ser miembro de la iglesia. No importaba si en realidad eran verdaderos creyentes de Cristo Jesús. Comenzaron a participar de los cultos cristianos personas hipócritas, ambiciosas y/o sin escrúpulos, movidas por el intereses personales.

La moral cristiana decayó en gran medida, formando un abismo muy grade entre lo que fue la iglesia primitiva de grandes fundamentos. En los cultos religiosos no se hacía una verdadera y sincera adoración al Señor Jesucristo. Las fiestas paganas fueron aceptadas como fiestas de la iglesia, volviendo así su corazón al paganismo romano.

En el año 405 d.C., la iglesia cristiana introdujo imágenes de santos y mártires en los templos. Olvidando el mandamiento dado por Dios a Moisés en Éxodo 20:3-4. A fin de complacer el paganismo romano de rendir culto a sus diosas paganas de Venus y Diana, estas imágenes femeninas fueron sustituidas por imágenes al parecer de la virgen María, para de una forma convencer a los fieles cristianos que estaban adorando a la madre de Jesús.

La cena del Señor que el cristiano hacía en memoria de Jesús, se convirtió en un rito sacrificial. La figura del anciano como predicador y ministro de la iglesia se convirtió en la figura del sacerdote. Con todo esto la iglesia cristiana echaba por la borda, la misión dada por Jesús a sus discípulos en la gran comisión de donde partió su historia. Los cristianos no estaban transformando al mundo, por el contrario aceptaron que fuera el mundo el que gobernara a la iglesia.

Los frutos del espíritu que debían brotar de una vida transformada a través de Cristo, fueron sustituidos por ambición, orgullo, poder y arrogancia.

La división de la iglesia

Al establecerse la relación entre el estado y el cristianismo, ocasiono también una ruptura entre la iglesia oriental y la iglesia de occidente. Mientras la iglesia oriental aceptaba dejarse dominar por el Estado, la iglesia de occidente actuó totalmente al contrario. Esta última fue poco a poco controlando al Estado.

No obstante en ambas no prevalecía el espíritu del cristianismo. En estas iglesias se había establecido un sistema de jerarquías, influenciadas por la corrupción, convirtiéndose en organizaciones más bien políticas.

El 11 de mayo del año 330, el emperador Constantino dio una nueva capital al Imperio Romano, la ciudad llevará su nombre. Y será bajo ese nombre, Constantinopolis o Constantinopla, por el que se conocerá ese lugar en la historia.

Fundación de Constantinopla y División del imperio

Constantino traslada la capital del imperio desde Roma hasta la ciudad griega de Bizancio, por ser un lugar fortificado y con una geografía natural de gran estrategia militar contra invasiones. A la capital le dio el nombre de Constantinopla, actualmente esta ciudad es Estambul, capital de Turquía. De igual forma Constantino quería alejarse del paganismo de Roma, intentando que la nueva capital no estuviera contamina con tantas tradiciones como las de Roma.

Las relaciones entre el emperador y el obispo de la iglesia cristiana eran muy buenas. El Estado le brindaba el apoyo a la iglesia y en contra parte la iglesia se volvía sierva del estado. El carácter humilde y sumiso de los miembros de la iglesia contribuyó con esta situación.

En el año 375 d.C., ocurre la división del imperio romano, formándose dos imperios independientes. El imperio Oriental, denominado griego y el imperio Occidental denominado latino, ambos los separaba el Mar Adriático.

Aun cuando Constantino eliminó que el pueblo rindiera culto a la imagen del emperador, si permitía la adoración pagana en templos, mostrándose así tolerante con las religiones y apoyando la conversión de sus ciudadanos a través de la evangelización.

Como emperador, Constantino suspendió el título pagano de roma de pontifex maximus o sumo pontífice. El cual posteriormente se aplicaría a todos los papas.

Los emperadores sucesores de Constantino, no toleraron el paganismo. Aplicaron leyes dominantes, transfirieron toda donación a los templos cristianos. El hijo de Constantino decreto pena de muerte y decomiso de propiedades a los paganos adoradores de ídolos.

En esta época, algunos de los templos paganos fueron usados como iglesias cristianas, otros se destruyeron. Por decreto era prohibido decir algo en contra de la religión cristiana.

Nacimiento del monacato

En los albores de la Edad Media nace el espíritu monástico dentro de la iglesia cristiana. Se debe recordar que en la iglesia primitiva se vivía en familia y sus miembros participaban de la sociedad en general. Cuando el cristianismo pasó a ser una religión de Estado, la frivolidad entre sus miembros se propago.

Por lo que los creyentes que deseaban una vida de crecimiento espiritual, se apartaban y formaban grupos. Estos grupos se consagraban a la oración y practicas contemplativas Este sistema de vida espiritual se originó en Egipto aproximadamente en el año 320 d.C.

La persona que inicio con este sistema de vida, fue Antonio, muchos después siguieron este camino. Antonio decidió llevar una vida de sencillez, habitando en una cueva en Egipto. Era conocido por su humildad y pureza de carácter. Pronto estas cuevas del norte de Egipto se llenaron con sus seguidores. Y los llamaban los anacoretas, que significa retiro. A partir de estos grupos otras muchas personas adoptaron el mismo sistema de vida.

El movimiento monacal se fue expandiendo más despacio en Europa. Donde años más tarde se establecieron monasterios donde se unían la oración y el trabajo. El fundamento legal bajo la cual se regiría la organización y dirección de los monasterios, se promulgaría siglos después en La Ley de Benedicto del año 529 d.C.

Desarrollo del poder en la iglesia de Roma

La forma en que se fue desarrollando la organización de la iglesia era muy similar al gobierno del imperio. Ya que la iglesia pensaba que en ella debía gobernarse de la misma forma. Empezando desde el principio que el Imperio Romano era un estado gobernado por un emperador que tenía el poder absoluto.

De allí surge lo siguiente, si las iglesias ya eran gobernadas por los obispos, ¿quién entonces gobernaría a los obispos?, a cuál de los obispos se debía nombrar como jefe de todos los obispos, llamados metropolitanos o patriarcas. Que eran los obispos de ciudades como Jerusalén, Antioquia, Alejandría, Constantinopla y Roma.

Se inició la rivalidad entre las ciudades de Constantinopla y Roma. La primera le había quitado el título de capital del mundo a Roma.  Por otro lado Roma con el tiempo fue recuperando prestigio y poder, por tanto exigía rescatar el título de capital. De entrada el obispo de Roma se designó a sí mismo como papa, padre y luego se dejó solo el título de papa.

Las disputas entre los obispos de la cinco principales ciudades por alcanzar la titularidad, se hacían cada vez más frecuentes. Al final se llegó a que se debía definir el título entre los obispos de Constantinopla y de Roma.

El argumento de Roma mantenía era que como el apóstol Pedro había sido el primer obispo de la ciudad, por Pedro Roma debería ostentar el título de papa. Además la palabra Obispo significaba ser un gobernante del clero y de la iglesia, de igual forma citaban dos versos de los Evangelios como fundamento a lo que decían, Mateo 16:13 y Juan 21:17.

De esta forma decían ellos que todos los obispos sucesores en Roma debían continuar con la misma autoridad.

Entre Constantinopla y Roma existía mucha diferencia, por un lado Roma formó a los emperadores. En cambio que a Constantinopla la creo un emperador, por tanto su naturaleza era ser sumisa a la orden del Estado.

Roma era controlada por la iglesia, ya que no tenía un emperador en toda la región. La capital del imperio se encontraba muy lejana y la única autoridad que reconocían sus ciudadanos era al pontífice romano.

Veinticinco años después de la muerte de Constantino en 337 d.C., el imperio romano que había permanecido por mil años desaparecía en el mundo. No obstante así como el imperio romano desaparecía, la iglesia prevalecía con mayor poder e influencia.

Historia de la iglesia cristiana – Periodo medieval

El periodo de la iglesia medieval va desde el 476 al 1453 después de Cristo, en él se desarrolla el progreso del poder papal. Pero además el crecimiento, progreso y decadencia fueron tres etapas que marcaron este periodo histórico de la iglesia cristiana

El papa Gregorio I fue el que comenzó el auge papal se dio a la tarea de convertir a las naciones paganas al cristianismo a través de las misiones, una de ellas fue la enviada a Gran Bretaña. Este papa también fue el que introdujo la adoración de imágenes en las iglesias, además de la creencia en el purgatorio y la transustanciación.

Gregorio I era un papa que defendió su título como obispo universal y gran administrador, con poder sobre el obispo de Constantinopla. De igual forma los reinos del mundo reconocían la autoridad de la iglesia como gobierno. Debido a que la iglesia podía aplicar justicia, impedir las tiranías, resguardar al débil y hacer valer los derechos del pueblo.

Por su parte el papa eran condescendiente con las monarquías, aun con las incrédulas, su interés era que fuera un buen gobierno para el pueblo. El papa para poder mantener su autoridad se valió de algunos falsos poderes otorgados, ya que era un momento en donde nadie ponía en duda la palabra de un papa. Solo hasta el siglo XVI se pudo descubrir la falsedad de los documentos:

-Uno donde Constantino proclamaba al obispo de Roma sobre los emperadores

-Unas supuestas disposiciones de los antiguos obispos de Roma donde reclamaban la supremacía del obispo romano sobre la iglesia universal y la independencia de la iglesia del Estado. En estas disposiciones también se dejaba dicho que los miembros del clero no podrían ser juzgados por un tribunal civil.

En este periodo de la historia de la iglesia cristiana el papa Gregorio VII ejerció el papado entre 1073 y 1085 y durante su gobierno en la iglesia logró:

  • Reformar el clero corrupto, que permitía el negocio de cargos en la iglesia tras un beneficio económico
  • Levantar las reglas morales
  • Implantó el celibato
  • Eliminó el acto de juramentación donde el papa recibía de manos del rey o gobernante el cetro y el anillo tras un juramento de lealtad feudal.

Surgimiento del poder musulmán

En el periodo medieval de la historia de la iglesia cristiana surge otro poder religioso, el poder musulmán.  Una doctrina que emerge de un hombre llamado Mahoma, quien nació en la meca en el año 570 después de Cristo. Se decía que era profeta y predicaba la doctrina del islamismo o sumisión a la voluntad de Dios.  Sus seguidores se hacen llamar musulmanes y se rigen por el libro del Corán que contiene según ellos las revelaciones que Mahoma recibió del Ángel Gabriel. Memorias que fueron recopiladas y transcritas en el Corán luego de la muerte de Mahoma en el año 632 d.C.. Esta doctrina reconoce a los profetas de la Biblia y los apóstoles de Jesús que vivieron antes del Mahoma. Solo que para los musulmanes, Mahoma está por encima de cualquiera de ellos incluso sobre Jesús.

Iniciándose el siglo siete de la era cristiana Mahoma comienza su peregrinación predicando su mensaje. Cuando empezó a tener un grupo de seguidores se inicia la persecución contra los musulmanes, huyendo entonces Mahoma de la Meca en el año 622. Mahoma consigue que todas las tribus árabes abracen su religión y lo reconozcan como autoridad. Mahoma manifiesta un cambio de aptitud para convertirse en un guerrero conquistador. Logra así conquistar el territorio de Palestina, Siria y provincias que habían estado bajo el dominio del imperio romano, solo Constantinopla quedo fuera del poder musulmán.

Un siglo después de morir Mahoma, los musulmanes habían logrado conquistar regiones en el oriente entre Persia y la India. La doctrina y poder musulmán estableció su capital en Bagdad, Irak.

Por el occidente los musulmanes habían logrado conquistar territorios como Egipto, zona norte de África y una gran parte del territorio de la península ibérica.

El Santo Imperio Romano. Separación de las iglesias latina y griega

En los últimos años del siglo ocho surge un personaje en la historia de la iglesia cristiana conocido como Carlomagno. Este hombre fue un conquistador, legislador, reformador y protector de la iglesia romana. Este gran conquistador logró conformar un gran imperio que incluía gran parte de Europa Occidental, norte de España, Francia, Países Bajos, Australia e Italia.

Finalizando el año 800 d.C., fue coronado como Carlos Augusto emperador de Roma de manos del papa León III. Durante el mandato de Carlomagno Europa se definía oficialmente como el sacro Imperio Romano.

Carlomagno reino con poder y sabiduría, no obstante la mala gestión de su descendiente, Luís I el único hijo sobreviviente. Así como el progreso de otras naciones lograron frenar el poder del Sacro Imperio Romano o Germano como se hacía llamar incorrectamente al oeste del Rin.

Esas naciones progresistas e independientes reconocían la figura del emperador, más no la obedecían.

Posteriormente se inició una lucha de poder entre el papado y los emperadores que se mantuvo hasta la llegada de la reforma. Con el resultado de la separación de la iglesia del estado.

En el siglo XI se hace oficial la separación de las iglesias latina y griega, pero se mantuvo una lucha entre papas y patriarcas durante un siglo después.

La lucha entre las iglesias latina y griega fue en muchas ocasiones de carácter violento con rasgos de controversia y una implacable persecución que incluso se llegó a derramar sangre. La doctrina que separaba a ambas iglesias era que:

La iglesia latina mantenía que el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo, mientras que la griega decía que procedía solo del padre.

Pero la causa principal de la separación de las iglesias fue el asunto de la exigencia de Roma de ser la iglesia gobernante y que el papa, debía ser el obispo universal.

Las cruzadas

Antes del surgimiento de los gobiernos musulmanes era costumbre las peregrinaciones del pueblo cristiano a tierra santa en el territorio de Palestina. Llegado los gobiernos musulmanes a Palestina, estos no se opusieron a las peregrinaciones. Pero posteriormente comenzaron a suceder el robo, asalto y muerte a los peregrinos, por lo que el emperador Alejo del Imperio oriental solicita ayuda al papa Urbano II y nace en Europa el deseo de liberar la Tierra santa del dominio musulmán. Es entonces cuando nacen las cruzadas

La primera cruzada fue organizada en el año 1095 d.C. por orden del papa Urbano II. La cruzada estaban conformadas por guerreros de toda Europa a los que se llamaban caballeros. Estos portaban la cruz en sus vestimentas y estandartes como insignia. La primera cruzada organizada contó con 275 caballeros y fue conducida por Godofredo de Bouillon. Esta primera cruzada logra tomar a Jerusalén y Palestina en 1099, Godofredo es nombrado Barón Protector del Santo Sepulcro.

Luego se dieron sucesivas cruzadas ante amenazas contra el reino de Jerusalén que llegaron a perder para quedar bajo el dominio de los sarracenos. Aunque en una tercera cruzada organizada entre 1189 y 1191, no se pudo rescatar el dominio de la Tierra Santa el rey Ricardo Corazón de León de Inglaterra logra pactar con Saladito gobernante de los sarracenos. Para que los cristianos no fueran molestados en su peregrinaje a Jerusalén.

La cuarta cruzada se organiza entre 1201 y 1204 d.C. con la finalidad de lograr dominar la ciudad de Constantinopla. Objetivo que lo que logran, saquean la ciudad y colocan un gobierno que se mantuvo por 50 años.

En 1244 d.C. los musulmanes les quitan el dominio a los sarracenos sobre Jerusalén y desde entonces estuvo bajo su poder. Posteriormente en diciembre de 1917 la ciudad de Jerusalén pasa al poder der ejército británico.

Durante este periodo toda guerra con objetivos para la iglesia se le daba el nombre de cruzada, aun cuando se llevara a cabo en territorios cristianos y en contra de herejes. Las razones de las derrotas de las cruzadas en el intento de liberar la Tierra Santa, fue la falta de unión en los reyes y principados. Cada uno se movía por sus propios intereses.

El progreso del monacato

En relación al monacato y luego de su organización, cuatro órdenes monásticas sobresalieron.

-La orden de los benedictinos, fundada por Benedictino en 529 d.C. Era la mayor de las comunidades monásticas de Europa. Estos monjes promovían la cristianización y civilización del norte de Europa. Defendían: Obedecer al superior del monasterio, no poseer bienes y la castidad. -Orden de Cister, fundada por Roberto en 1098, en Citeaux Francia. Esta comunidad monástica se formó para reforzar la conducta benedictina que se estaba viciando.

-La Orden de los franciscanos, fundada por Francisco de Asís en el año 1209 en Italia. Esta era la más numerosa de todas las órdenes. Se hacía presente en toda Europa.

-Orden de los dominicos, fundada por el monje Domingo en España en el año 1215. Esta orden se esparció en toda Europa. Eran frailes predicadores, fortalecían la fe de los creyentes. Combatían la herejía.

Se dieron también órdenes monásticas de mujeres parecidas a la de los hombres. Los monasterios en todo el continente europeo contaban con bibliotecas donde se conservan obras antiguas de la literatura, tanto clásica como cristiana. Allí los monjes copiaban libros y escribían sobre personajes ilustres de la época, memorias de su época e historias del pasado.

Fue de gran riqueza para la historia los escritos de los monasterios en la Edad Media. Los monjes eran los maestros de los monasterios, de estos nacieron las universidades y las escuelas. Fueron además misioneros y contribuyeron en la expansión del evangelio a otros continentes.

Lo negativo del monacato

El monacato se corrompió por lo creciente de sus riquezas, siendo una indisciplina y una inmoralidad. Los monasterios llegaron a convertirse en lugares de iniquidad. Cada nueva orden que nacía buscaba reformarse pero al final llegaban a los más bajos niveles.

Al principio los monasterios se mantenían por sus propios trabajos y oficios. Pero tiempo después empezaron a mantenerse de las contribuciones que daban las familias ricas.

Cuando comenzó la Reforma del siglo XVI, los monasterios del norte de Europa fueron suprimidos y obligados a trabajar los monjes para su sustento.

Durante estos tiempos surgen casi todas las universidades regidas por eclesiásticos. Comienzos de

Historia de la iglesia cristiana – Periodo de reforma

El periodo de la historia de la iglesia cristiana reformada transcurre entre el año 1453 y 1648, tras la reforma iniciada Alemania. Esta reforma posteriormente se propagaría por el norte de Europa al resto del mundo. El movimiento reformista nacido en Alemania dio el origen a multitud de iglesias que no le guardaban fidelidad a Roma ni a su papa.

El personaje que da inicio al movimiento reformista fue el monje y profesor universitario Martín Lutero. Lo que dio pie a Lutero para iniciar su movimiento fue la indignación que le causo el hecho de que el papa León X, iniciara en el año 1517 la venta de unos certificados que según él daban la salvación al que lo adquiriera. Y los fondos recaudados con la venta de certificados serían utilizados para levantar el templo de San Pedro en Roma.

Tras esta osadía del Papa, Martin Lutero redacta una declaración fijando posición en contra y fundamenta su declaración con las escrituras. La declaración contenía 95 fundamentos para contradecir la venta de las indulgencias, y Martín una vez escritas las clava en la puerta de la universidad donde era catedrático.

Prontamente la declaración de Lutero se propago por toda Alemania y el papa al enterarse lo excomulga y ordena sea detenido y entregado a Roma.  El Estado adopta la posición de proteger a Lutero. A partir de allí el ex monje renuncia a la Iglesia Católica Romana.

Lutero permanece encerrado en el castillo de Wastburg en Turingia cerca de un año, donde traduce el Nuevo Testamento al alemán, y después hace lo mismo con el Antiguo Testamento. Luego retorna a la universidad de Wittemberg y continúa con el movimiento de la Reforma.

Los príncipes meridionales rechazaron la reforma de Lutero y se mantuvieron fieles a Roma. Por otro lado la monarquía del norte, casi todos aceptaron y siguieron el movimiento reformista de Lutero.

En 1529 se llevó a cabo en España una reunión que buscaba reconciliar a los reformistas con los católicos. Pero la mayoría de los gobernantes asistentes eran católicos, estos no permitieron a Lutero impartir sus enseñanzas en los países, donde los luteranos eran minoría. Pero que además donde los luteranos eran mayoría si se permitiera la enseñanza católica. A estas condiciones tan desproporcionadas, la respuesta de los luteranos fue de protesta. Desde ese momento a los reformistas se les conoce como protestantes.

La Reforma en otros países

El movimiento reformista de Lutero comienza a expandirse por los países del norte de Europa, quienes la aceptaron. Al llegar a Italia y España es rechazada, en Francia y Países Bajos no se definían claramente. Posteriormente el movimiento reformista coge mayor auge con Juan Calvino, uno de los teólogos más prominentes. Calvino publica en 1526 un libro denominado Las Instituciones de la Religión Católica. El cual se convertiría en las normas de la doctrina del movimiento protestante.

Posterior a esto los países de Dinamarca, Suecia y Noruega finalmente abrazan el movimiento reformista de Lutero.

Por otra parte y antes del movimiento reformista de Lutero, en 1512 en Francia se encontraba otro reformista. Este era Jacobo Lefevre quien escribió Justificación por la Fe, este hombre tenía la misma visión del reformista Lutero.

Por su parte en Inglaterra existía otro líder reformista Guillermo Tyndale, este hombre tradujo el Nuevo Testamento al inglés, que fue la primera versión de la biblia en ese idioma.

El movimiento reformista en Escocia fue liderado por Juan Knox en 1559, quien funda la Iglesia Presbiteriana.

Al inicio del siglo XVI la única iglesia cristina que existía era la de Roma. No obstante para finales de ese siglo tanto en Europa como al este de Rusia ya existían otras iglesias cristianas. Si bien entre estas iglesias existían diferencias organizacionales y de doctrinas, mantenían en común cinco tesis fundamentales:

  1. La iglesia debía fundarse en las Escrituras: La iglesia católica dejaba a un lado la Biblia para imponer su autoridad. Los fieles no tenían acceso a leer la Biblia, era prohibido traducirla a otro idioma que no fuera el latín. La Reforma rescataba a la Biblia, sus enseñanzas eran la autoridad y estaban al acceso del pueblo.
  2. En segundo lugar establecían que la religión tenía que ser racional y con sabiduría.
  3. La relación con Dios es personal. La iglesia católica había puesto entre Dios y el creyente al sacerdote.
  4. En cuarto lugar todas coincidían en una religión espiritual
  5. Hacían referencia a una iglesia nacional no mundial, iglesias independientes del estado y de Roma

La Contrarreforma

La decadencia de la autoridad de la iglesia católica en gran parte de Europa, llevo a esta a reorganizarse. Se propuso la tarea de buscar estrategias con el fin de desbaratar la fe protestante para frenar su expansión. Nace entonces la contrarreforma, su discusión se inició en el concilio de 1545, con Pablo III como papa.

El debate por la contrarreforma duro 20 años, periodo en el cual se sucedieron cuatro papas desde 1545 hasta 1563. Durante esos 20 años se realizaron reformas conservadoras que permitieron establecer las bases doctrinales de la iglesia. La orden monacal de los Jesuitas fue de gran influencia para la Contrarreforma Esta orden fundada en 1534, se caracterizaba por poseer una estricta disciplina, fidelidad a la iglesia y al monasterio, así como una devoción religiosa profunda.

Otra estrategia usada por la contrarreforma fue la persecución activa contra los protestantes, usaron la espada, la tortura, la hoguera. Como es el caso de la Inquisición en España y en Francia, la masacre del Día de San Bartolomé.

La orden de los jesuitas fueron muy influyentes en la conversión de los pueblos de América del Sur, México y parte de Canadá, también en la India y países aledaños, a través de sus viajes misioneros.

En 1618 se inicia la guerra de los treinta años con la participación de casi todos los países de Europa. Esta guerra trajo mucho sufrimiento que duro toda una generación en Alemania. Fin Inicialmente esta guerra se produce por el conflicto político-religioso entre Estados afines con la reforma y los de la contrarreforma dentro del propio Sacro Imperio Romano Germánico. Después con la intervención de  diferentes potencias europeas convirtió poco a poco el conflicto en una guerra general por toda Europa.

Historia de la iglesia cristiana – Periodo iglesia moderna

Este periodo se inició a partir del año 1948 desde los movimientos reformistas de la iglesia cristiana hasta los tiempos actuales. Durante todos esos años surgieron muchos movimientos y grupos doctrinales. Pero hubo cinco movimientos que desde la reforma evolucionaron y crearon las iglesias cristianas en países de Europa como Inglaterra y Alemania, Estados Unidos en América y desde estos países al mundo entero.

Movimiento puritano

Un movimiento radical y estricto basado en la doctrina de las iglesias de Ginebra y Escocia. El movimiento puritano contenida dentro de él dos corrientes:

  • Una que estaba a favor del sistema presbiteriano
  • La corriente que buscaba que cada iglesia fuera independiente

La última de estas corrientes era la más radical y se les llamaba independientes o congregacionalistas. A pesar de que estaban en contra del sistema anglicano se mantenían como miembros de la Iglesia Inglesa.

Movimiento Metodista

Dentro de este movimiento se destacan tres predicadores de gran sentido espiritual ellos son: Juan Wesley, Carlos Wesley y Jorge Whitefield. Juan Wesley afirmaba que todo creyente debía tener un conocimiento interno espiritual, para poder dar un testimonio del Espíritu. A los seguidores de estos hombres se les llamo metodistas y en Inglaterra se les llamaba metodistas wesleyanos.

Movimiento racionalista

Dentro del movimiento reformista se permitía el derecho de que cada persona se hiciera su juicio en cuanto a la religión, de lo que pensara de la Biblia y de la autoridad de la iglesia. Surgieron entonces algunos estudiantes que se hacían llamar racionalistas, los cuales decían que la Biblia debía de interpretarse más con la razón que con lo espiritual y que no debía considerarse como un libro sobrenatural.

Movimiento anglocatólico

Este es un movimiento que representa a personas con creencias y prácticas que se basan en el anglicanismo acentuando su herencia e identidad católicas de las iglesias anglicanas. Este movimiento surge en la universidad de Oxford de Londres en 1875, y lo que buscaba era separar la iglesia de Inglaterra del movimiento protestante reformista. Y volverla a la iglesia primitiva cristiana de gran fe, testimonio, unida en un solo espíritu y de profundo interés abnegado.

Movimiento misionero moderno

El evangelio de Jesús hoy en día se puede escuchar en iglesias cristianas que predican la verdad de las escrituras, en escuelas cristianas, universidades, hospitales y cualquier institución. Esta gran expansión del evangelio por el mundo se ha logrado gracias a hombres y mujeres que decidieron emprender la obra de un movimiento misionero moderno siguiendo la orden dada por Jesús en la gran comisión.

(Visited 325 times, 1 visits today)

Deja un comentario