Historia de José y los sueños en la Santa Biblia

Comparte este artículo

José es uno de los hijos de Jacob quien fue vendido como esclavo al imperio egipcio y gracias a los dones que Dios le dio pudo ocupar un cargo importante junto al faraón. La historia de José está llena de redención, fe, perdón y de amor a Dios. Conoce en este artículo la Santa y venerada historia de José y los sueños en la Santa Biblia, ¡resumen detallado para adultos y para niños!

historia-de-José2

La historia de José

Esta es la historia de José para niños en resumen. Jacob, el patriarca del pueblo hebreo tuvo once hijos con su esposa Lea. Sin embargo, deseaba profundamente que su esposa Rebeca a quien le pertenecía su corazón pudiera tener un hijo. Luego de mucho tiempo, Rebeca logra concebir un hijo a quien llaman José.

Era el hijo predilecto de Jacob. Primero por ser el hijo de Lea y segundo por ser el más pequeño. Jacob le otorgó muchos privilegios a José. Tanto que el resto de sus hermanos sentían una gran envidia hacia él.

Estos sentimientos produjeron en sus hermanos los más bajos instintos. La envidia los llevó a planear una venganza que lo sacaría de su casa. La historia de José en la Biblia es una de las ha cautivado a la cinematografía para llevarla a la gran pantalla.

Narra la Palabra de Dios:

Génesis 37:3

Y amaba Israel a José más que a todos sus hijos, porque lo había tenido en su vejez; y le hizo una túnica de diversos colores.

La historia de José nos relata que este joven muchacho, a su corta edad, era utilizado por Dios. Jehová le dio el don de darle mensajes por medio de sueños. Esto hacía que sus hermanos se llenaran cada vez más de rencor y envidia contra su pequeño hermano.

El último sueño que les develó fue que vio como el Sol, la Luna, su padre y sus hermanos se inclinaban ante él. Como consecuencia de lo que José les había contado sus hermanos increpaban contra él y su padre le reprendió por contar esas historias.

Génesis 37:8-11

Le respondieron sus hermanos: ¿Reinarás tú sobre nosotros, o señorearás sobre nosotros? Y le aborrecieron aun más a causa de sus sueños y sus palabras.

Soñó aun otro sueño, y lo contó a sus hermanos, diciendo: He aquí que he soñado otro sueño, y he aquí que el sol y la luna y once estrellas se inclinaban a mí.

10 Y lo contó a su padre y a sus hermanos; y su padre le reprendió, y le dijo: ¿Qué sueño es este que soñaste? ¿Acaso vendremos yo y tu madre y tus hermanos a postrarnos en tierra ante ti?

11 Y sus hermanos le tenían envidia, mas su padre meditaba en esto.

Jacob era el segundo patriarca del pueblo hebreo y por el favoritismo hacia José, un día le regaló una túnica de colores que simbolizaba que él sería quien lo relevaría del patriarcado. Esta acción desató los celos incontrolables de sus hermanos quienes planearon un día matar a su hermano. De sus hermanos, el único que no estuvo de acuerdo de esta vil acción fue Rubén, el hermano mayor.

historia-de-José3

 

Sus hermanos cansados y celosos de cómo su padre favorecía a José decidieron matarle. Ante las discrepancias entre Rubén y sus hermanos decidieron echarlo en una cisterna. Incluso decidieron engañar a su padre a quien le dirían que su hijo había muerto por el ataque de una bestia. Como evidencia de su mentira le llevarían la túnica de colores con sangre.

Génesis 37:20-22

20 Ahora pues, venid, y matémosle y echémosle en una cisterna, y diremos: Alguna mala bestia lo devoró; y veremos qué será de sus sueños.

21 Cuando Rubén oyó esto, lo libró de sus manos, y dijo: No lo matemos.

22 Y les dijo Rubén: No derraméis sangre; echadlo en esta cisterna que está en el desierto, y no pongáis mano en él; por librarlo así de sus manos, para hacerlo volver a su padre.

La historia de José y su Venta

Un buen día, los hermanos de José se fueron a pastorear el rebaño de ovejas. José fue tras ellos. Lo que nunca se imaginó el joven muchacho que sus consanguíneos ya habían planeado salir de él. Lo lanzarían a una cisterna. Su destino ya estaba decidido.

Mientras pensaban en definitiva cómo deshacerse de José, se acercó una caravana egipcia que se encargaba de comprar esclavos. Esta misma caravana vendería al joven a la casa de Potifar, quien servía a Faraón, en la tierra de Egipto. A pesar de la triste historia de los hermanos y José, es importante destacar que Dios tiene el control de todo.

Esta historia guardaba un propósito de Dios. Por ello, como cristianos cuando tengamos situaciones adversas, debemos orar para que Dios nos de sabiduría y discernimiento para entender las cosas y manejarlas conforme a su voluntad.

Génesis 37:27-28: 33-34; 36

24 y le tomaron y le echaron en la cisterna; pero la cisterna estaba vacía, no había en ella agua. 28 Y cuando pasaban los madianitas mercaderes, sacaron ellos a José de la cisterna, y le trajeron arriba, y le vendieron a los ismaelitas por veinte piezas de plata. Y llevaron a José a Egipto.

33 Y él la reconoció, y dijo: La túnica de mi hijo es; alguna mala bestia lo devoró; José ha sido despedazado.

34 Entonces Jacob rasgó sus vestidos, y puso cilicio sobre sus lomos, y guardó luto por su hijo muchos días.

36 Y los madianitas lo vendieron en Egipto a Potifar, oficial de Faraón, capitán de la guardia.

Una vez José en mano de Potifar, Jehová no deja solo a José. Todo lo que tocaba era bendecido por Dios. Potifar aprecia el trabajo de José quien gana la confinaza de su amo.

La historia de José en Egipto

La historia de José en Egipto comienza cuando es escogido por Potifar, el capitán de guardia del Faraón, para que viviera en su casa, ya que como José tenía la gracia de Jehová todo lo que hacia prosperaba de una manera que sólo Dios puede hacerlo.

Génesis 39:2-3

Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio.

Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano.

Potifar aprecia el trabajo de José. Debido a la calidad del trabajo de José y cómo prospera todo lo que toca, le entregó las llaves de su casa para que fuera su mayordomo. Por este acto de confianza hacia Jehová, bendijo toda la casa de Potifar. Por lo tanto, todo lo que hiciera José llegó a ser del agrado de su amo. Pero la esposa del capitán comenzó a ver a José con ojos de deseo y se le insinuó al hijo de Jacob.

Génesis 39:6-7

Y dejó todo lo que tenía en mano de José, y con él no se preocupaba de cosa alguna sino del pan que comía. Y era José de hermoso semblante y bella presencia.

Aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus ojos en José, y dijo: Duerme conmigo.

José siempre tuvo temor a Jehová y mucho agradecimiento hacia su amo, quien le demostró tenerlo en  alta estima. El joven muchacho, siempre tuvo presente que Dios era el que le otorgaba las bendiciones a sus manos para que prosperara todo lo que hacía. Cuando la esposa de Potifar, se le insinuó José la rechazó aclarándole que no podía pecar contra su Dios y menos traicionar al Capitán quien confiaba en él.

El rechazo de José enfureció en gran modo a la mujer de Potifar y decidió mentirle. Afirmaba que José trató de abusar de ella. Ante esta información, Potifar decide llevar a la cárcel a José.

Génesis 19-20

19 Y sucedió que cuando oyó el amo de José las palabras que su mujer le hablaba, diciendo: Así me ha tratado tu siervo, se encendió su furor.

20 Y tomó su amo a José, y lo puso en la cárcel, donde estaban los presos del rey, y estuvo allí en la cárcel.

La historia de José y el jefe de copas

Cuando José cayó preso por culpa de las mentiras de la esposa del capitán Potifar, conoció a dos hombres que habían servido al Faraón. Ambos, le confesaron a José que el Faraón se había enojado y los arrojó a la prisión. Uno de los hombres era el jefe de copas. Mientras estuvo en prisión José lo atendía con respeto y afecto.

Una mañana cuando José entró a atender al jefe de copas lo vio triste porque había tenido un sueño y no lo entendía. José como tenía la gracia de Jehová entendió el sueño que había tenido el jefe de copas y le pidió que cuando volviera junto a Faraón se acordara de él, ya que su encarcelamiento era injusto, pero no se acordó.

Génesis 40:9-14

Entonces el jefe de los coperos contó su sueño a José, y le dijo: Yo soñaba que veía una vid delante de mí,

10 y en la vid tres sarmientos; y ella como que brotaba, y arrojaba su flor, viniendo a madurar sus racimos de uvas.

11 Y que la copa de Faraón estaba en mi mano, y tomaba yo las uvas y las exprimía en la copa de Faraón, y daba yo la copa en mano de Faraón.

12 Y le dijo José: Esta es su interpretación: los tres sarmientos son tres días.

13 Al cabo de tres días levantará Faraón tu cabeza, y te restituirá a tu puesto, y darás la copa a Faraón en su mano, como solías hacerlo cuando eras su copero.

14 Acuérdate, pues, de mí cuando tengas ese bien, y te ruego que uses conmigo de misericordia, y hagas mención de mí a Faraón, y me saques de esta casa.

José y el panadero

Junto al jefe de copas, había sido encarcelado un panadero, quien al igual que su compañero de celda era atendido por José. El panadero también tuvo un sueño que no lograba interpretar. Al saber que le interpretó el sueño al copero decidió contarle su sueño.  José al escuchar el sueño le narró el significado de lo que quería decir. Con este sería el cuarto sueño que interpretaría José dos en su casa y dos en la cárcel. La Palabra de Dios nos relata en detalle el sueño del panadero. Veamos.

Génesis 40:16-19

16 Viendo el jefe de los panaderos que había interpretado para bien, dijo a José: También yo soñé que veía tres canastillos blancos sobre mi cabeza.

17 En el canastillo más alto había de toda clase de manjares de pastelería para Faraón; y las aves las comían del canastillo de sobre mi cabeza.

18 Entonces respondió José, y dijo: Esta es su interpretación: Los tres canastillos tres días son.

19 Al cabo de tres días quitará Faraón tu cabeza de sobre ti, y te hará colgar en la horca, y las aves comerán tu carne de sobre ti.

Los sueños de Faraón

Cuando relatemos la historia de José para niños debemos resaltar como el Señor utilizó los sueños de Faraón para cumplir lo que un día le había revelado a José.

Todo comienza una noche cuando el Faraón dormía y tuvo dos sueños que lo perturbaron de gran manera. No los entendía e hizo llamar a todos los brujos y adivinos que conocía, pero ninguno supo interpretarlos.

El jefe de copas escuchando la aflicción del Faraón, recordó al joven José quien seguía en la cárcel. El hombre le explicó a su amo cada uno de los sueños que tuvo en prisión y las elucidaciones que le hizo José, tanto a él como al panadero, y como fueron acertada sus interpretaciones.

El Faraón en su afán de conocer el significado de estos sueños, mandó a llamar a José de manera rápida para que le explicara cada una de las visiones que había tenido. José fue excarcelado, bañado y limpiado para que se presentara frente al Faraón de Egipto. José lo escuchó e interpretó de manera correcta cada uno de los sueños gracias a las bendiciones que Jehová derramaba sobre él.

Génesis 41:25-28

25 Entonces respondió José a Faraón: El sueño de Faraón es uno mismo; Dios ha mostrado a Faraón lo que va a hacer.

26 Las siete vacas hermosas siete años son; y las espigas hermosas son siete años: el sueño es uno mismo.

27 También las siete vacas flacas y feas que subían tras ellas, son siete años; y las siete espigas menudas y marchitas del viento solano, siete años serán de hambre.

28 Esto es lo que respondo a Faraón. Lo que Dios va a hacer, lo ha mostrado a Faraón.

Génesis 41:33-36

33 Por tanto, provéase ahora Faraón de un varón prudente y sabio, y póngalo sobre la tierra de Egipto.

José el gobernador de Egipto

Por la sabiduría que demostró José al interpretar los sueños Faraón, éste le otorgó el título de gobernador para que cuidara cada una de las plantaciones de la tierra y prepararse para los años de sequía que había anunciado Jehová.

José gobernó con dedicación y sabiduría que era dada por Jehová y cuando empezó el azote de la hambruna cada pueblo cercano a Egipto se dirigieron a José para comprar comida, ya que el hambre estaba tocando a sus puertas.

Génesis 41:38-39

38 y dijo Faraón a sus siervos: ¿Acaso hallaremos a otro hombre como éste, en quien esté el espíritu de Dios?

39 Y dijo Faraón a José: Pues que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay entendido ni sabio como tú.

Génesis 41:48-49

48 Y él reunió todo el alimento de los siete años de abundancia que hubo en la tierra de Egipto, y guardó alimento en las ciudades, poniendo en cada ciudad el alimento del campo de sus alrededores.

49 Recogió José trigo como arena del mar, mucho en extremo, hasta no poderse contar, porque no tenía número.

Génesis 41: 55-56

55 Cuando se sintió el hambre en toda la tierra de Egipto, el pueblo clamó a Faraón por pan. Y dijo Faraón a todos los egipcios: Id a José, y haced lo que él os dijere.

56 Y el hambre estaba por toda la extensión del país. Entonces abrió José todo granero donde había, y vendía a los egipcios; porque había crecido el hambre en la tierra de Egipto.

La historia de José y el reencuentro con su padre

Cuando el hambre llegó a la tierra de Canaán los hermanos de José se vieron obligados a bajar a comprar alimentos a la tierra de Egipto. Cuando sus hermanos llegaron, José los reconoció y les habló con rencor por lo que le habían hecho.

Cargado de ira decide encerrarlos en una cárcel acusándolos de espías. Después que su alma se quebrantara, sólo dejó preso a uno y envió a los otros a casa de Jacob. quienes le explicaron a su padre lo que había ocurrido.

Después de un tiempo, fueron en búsqueda de su hermano cumpliendo las exigencias de José quien solicitó le llevaran a su hermano menor, quien tenía por nombre Benjamín. José con el deseo de ver a su padre planifica dejar encarcelado a su hermano menor, sabiendo que su padre Jacob vendría a buscarlo.

El plan consistía en ocultar la copa de José en el saco de alimentos que llevaría Benjamín. Cuando salen de la tierra de Egipto, uno de los esclavos de José los detiene, cumpliendo instrucciones del gobernador, logrando su cometido. Los hermanos llegan acongojados ante su padre y le explican lo ocurrido.

Jacob decide bajar a las tierras de Egipto, pues no aceptaba la idea de perder a otro hijo. Lo que nunca se imaginó es que volvería a ver a su hijo amado José.

Génesis 42:16

16 Enviad a uno de vosotros y traiga a vuestro hermano, y vosotros quedad presos, y vuestras palabras serán probadas, si hay verdad en vosotros; y si no, vive Faraón, que sois espías.

Génesis 42:24

24 Y se apartó José de ellos, y lloró; después volvió a ellos, y les habló, y tomó de entre ellos a Simeón, y lo aprisionó a vista de ellos.

Génesis 43:29

29 Y alzando José sus ojos vio a Benjamín su hermano, hijo de su madre, y dijo: ¿Es éste vuestro hermano menor, de quien me hablasteis? Y dijo: Dios tenga misericordia de ti, hijo mío.

Génesis 43:34

34 Y José tomó viandas de delante de sí para ellos; mas la porción de Benjamín era cinco veces mayor que cualquiera de las de ellos. Y bebieron, y se alegraron con él.

José ve a su padre

Después de todo lo ocurrido entre sus hermanos, muestra como su padre Jacob se alegró de verlo y como cumplió la petición de su hijo en dejar la tierra de Canaán y bajar a Egipto para estar cerca y poder alimentarse como José quería. El Faraón cuando escuchó la noticia del reencuentro de José con su familia se alegró, ya que el hijo de Jacob estaba en gran estima con él.

Génesis 46:29-30

29 Y José unció su carro y vino a recibir a Israel su padre en Gosén; y se manifestó a él, y se echó sobre su cuello, y lloró sobre su cuello largamente.

30 Entonces Israel dijo a José: Muera yo ahora, ya que he visto tu rostro, y sé que aún vives.

Génesis 47:5-7

Entonces Faraón habló a José, diciendo: Tu padre y tus hermanos han venido a ti.

La tierra de Egipto delante de ti está; en lo mejor de la tierra haz habitar a tu padre y a tus hermanos; habiten en la tierra de Gosén; y si entiendes que hay entre ellos hombres capaces, ponlos por mayorales del ganado mío.

También José introdujo a Jacob su padre, y lo presentó delante de Faraón; y Jacob bendijo a Faraón.

La historia de José y sus enseñanza

Esta historia encierra una enseñanza para los padres. De acuerdo a la Palabra de Dios, debemos criar a nuestros hijos con temor a Dios (Proverbios 22:6), pues eso les indicará el camino que han de seguir, conforme a la voluntad de Dios, tal como lo hizo José. La segunda enseñanza hacia los padres es evitar mostrar preferencias por los hijos, pues podemos provocar sentimientos, rencores entre los demás hijos que harán daño a la familia (Efesios 6:4; Proverbios 14:30)

Por otra parte, la historia de José nos cuenta que debía pasar por esta prueba para que el Señor le quebrantara su ego y orgullo. Estas características que demostró José al contarles su sueño a los hermanos denotaba que había en él estas conductas. Sin embargo, Dios sabía que José los amaba y Dios siempre corrige a sus hijos.

Por último, el pecado de sus hermanos no podía quedar impune. Dios no puede ser burlado. El Señor tenía el control de todas las cosas y por lo tanto, las consecuencias de su pecado llegó a la casa de Jacob descubriendo las artimañas de sus hermanos.

Por último, el perdón, el amor y la fe pudieron sanar las heridas de la familia de Jacob.

Luego de leer este artículo te invitamos a que leas el siguiente artículo personajes bíblicos

De igual manera te ejamos este material visual para que sigas disfrutando de la presencia del Señor

 

 

(Visited 85 times, 1 visits today)

Deja un comentario