El tiempo de Dios es perfecto: reflexión en Lucas

Comparte este artículo

Como cristianos muchas veces hemos escuchado la expresión “el tiempo de Dios es perfecto”, pero tal vez no entendemos qué poderosa es esta frase. El tiempo de Dios es perfecto y sanador en momentos de lucha. A través de este artículo conocerás esta poderosa reflexión en Lucas de la Santa Biblia.

el-tiempo-de-DIos-es-perfecto2

El tiempo de Dios es perfecto

El Evangelio de Lucas es uno de los cuatro evangelios que están escritos en la Santa Biblia, donde se documenta el nacimiento, la vida, muerte, resurrección y ascensión a los cielos de Cristo y nos refleja claramente que el tiempo de Dios es perfecto.

Este documento está realizado con el objetivo de confirmar que las profecías que Dios había revelado se estaban cumpliendo. Un ejemplo claro es la profecía que establecía que Jesús sería de la descendencia del trono David y que nacería en Belén. Esta profecía fue develada por el profeta Samuel, leamos:

2 Samuel 7:12-13

12 Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino.

13 El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino.

Miqueas 5:2

Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad.

Lucas 2:4

Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David;

el-tiempo-de-Dios-es-perfecto3

Las profecías cumplidas

En el Evangelio de Lucas podemos ver claramente como el Señor es un Dios que cumple cada una de sus promesas. Ya que en el Antiguo Testamento varios profetas dieron aviso del Cordero que nos salvaría de la muerte y nos daría por gracia la vida eterna.

Jehová desde la creación daba mensajes de cómo sería la venida de Cristo y el sacrificio que su Hijo haría por cada uno de nosotros. El tiempo de Dios es perfecto y la Biblia nos describe distintos pasajes de estas promesas.

Es importante entender que el tiempo de Dios es perfecto y que no corresponde a nuestros tiempos. Esto quiere decir que si le realizamos alguna plegaria y sentimos que no nos responde no es porque no nos escucha, sino porque no es el tiempo de Él.

Génesis 22:8

Entonces habló Isaac a Abraham su padre, y dijo: Padre mío. Y él respondió: Heme aquí, mi hijo. Y él dijo: He aquí el fuego y la leña; mas ¿dónde está el cordero para el holocausto?

Y respondió Abraham: Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío. E iban juntos.

Lucas 2: 11-14

11 que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.

12 Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.

13 Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían:

14 !!Gloria a Dios en las alturas,
Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!

Por estas razones nosotros como cristianos debemos tener la seguridad de que las profecías que no se han cumplido tienen su tiempo establecido para su cumplimiento y en el tiempo de Dios. El Señor Jesús va a volver por su iglesia. Lo veremos descender de los cielos y nos iremos junto con Él a la vida eterna.

Otras profecías cumplidas por el Señor

Jehová demostró más de una vez en las Santas Escrituras que el tiempo de Dios es perfecto. Cada una de las promesas que Dios hizo fueron cumplidas como lo hace un Padre amoroso. Podemos ejemplificar esta afirmación cuando Dios le promete a Abraham que su esposa le dará descendencia a pesar de su longevidad. Cristo nunca nos fallará y siempre escuchará nuestras plegarias.

Génesis 17:21

21 Mas yo estableceré mi pacto con Isaac, el que Sara te dará a luz por este tiempo el año que viene.

Génesis 18:14

14 ¿Hay para Dios alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti, y según el tiempo de la vida, Sara tendrá un hijo.

Génesis 21:2

Y Sara concibió y dio a Abraham un hijo en su vejez, en el tiempo que Dios le había dicho.

Como bien sabemos los cristianos, Sara fue la esposa de Abraham y no podía concebir hijos; sin embargo Dios le prometió a Abraham que sería madre y a los 90 años Sara dio a luz a su hijo que llevó por nombre Isaac.

Otra de las promesas que se cumplió en el tiempo de Dios fue el reinado de David, el cual fue anunciado a su siervo Samuel. Veamos cómo promete el Señor esta reinado:

1 Samuel 16:1

Dijo Jehová a Samuel: ¿Hasta cuándo llorarás a Saúl, habiéndolo yo desechado para que no reine sobre Israel? Llena tu cuerno de aceite, y ven, te enviaré a Isaí de Belén, porque de sus hijos me he provisto de rey.

1 Samuel 16: 11-13

11 Entonces dijo Samuel a Isaí: ¿Son éstos todos tus hijos? Y él respondió: Queda aún el menor, que apacienta las ovejas. Y dijo Samuel a Isaí: Envía por él, porque no nos sentaremos a la mesa hasta que él venga aquí.

12 Envió, pues, por él, y le hizo entrar; y era rubio, hermoso de ojos, y de buen parecer. Entonces Jehová dijo: Levántate y úngelo, porque éste es.

13 Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David. Se levantó luego Samuel, y se volvió a Ramá.

Aunque nosotros no comprendamos cómo Dios puede bendecir a alguien, el Señor buscará la manera de revelar a quién y cómo favorecerá a un hermano de la fe. Por ello, debemos estar atentos a su voz y a sus señales para poder actuar conforme a su agrado.

Todo tiene su tiempo

Para el Señor todo tiene su tiempo, su lugar y su momento. Debemos entender que su voluntad se cumplirá en nosotros. Agradece cada momento, cada instante y cada prueba que el Señor te envíe porque recordemos que el tiempo de Dios es perfecto siempre lo ha sido y siempre lo será.

Eclesiastés 3:1-8

1 Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.

Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado;

tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar;

tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar;

tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar;

tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar;

tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar;

tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz.

Cuando sientas que te  estás desesperando porque no entiendes por qué Dios no responde a tu clamor, a tus ruegos o súplicas, recuerda que el Señor tiene el control sobre todas las cosas y que Él siempre va a querer tu bienestar y tu protección. Sólo recuerda confiar en Él. Ora constantemente para que Dios te de entendimiento del para entender sus caminos y propósitos. Clama para que te dé de su paz.

Luego de entender de que el tiempo de Dios es perfecto en cualquier ocasión te invitamos a que sigas en su presencia y aprendas sobre ayudar al necesitado Biblia

De igual manera te dejamos este video sobre los tiempos de Dios que te servirá de bendición para tu vida.

(Visited 55 times, 1 visits today)

Deja un comentario