¿Dónde crucificaron a Jesús en la Tierra?

Comparte este artículo

El acto de amor más grande que cualquier ser humano puede experimentar, fue el que hizo Jesús en la cruz. Conoce de forma detallada y precisa en este artículo ¿Dónde y cómo crucificaron a Jesús en la Tierra? Es algo que te sorprenderá ¡Descúbrelo!

Dónde-crucificaron-a-Jesús 2

¿Dónde crucificaron a Jesús?

Luego de los juicios que Jesucristo tuvo que comparecer termino con la liberación de Barrabas y crucificar a Cristo. Nuestro Señor fue llevado inmediatamente al pretorio romano donde fue flagelado y donde los látigos se enrollaban en su cuerpo y arrancaban los tejidos de su piel.

No importa si eres cristiano o no, la muerte de Cristo realmente marca un antes y un después en la historia universal de los seres humanos. Para los que no son creyentes, la muerte cruel y despiadada más todo el poder que Cristo sigue representando hoy para muchos.

Por otro lado para nosotros los cristianos, el sacrificio más grande que Dios pudo hacer por nosotros, que no merecíamos y que gracias a Él y solo a Él tenemos vida eterna. Días de humillación, golpes y torturas hacía el Rey de reyes y Señor de señores.

Ahora ¿dónde crucificaron a Jesús? ¿Cómo fue ese día en Israel? A continuación te detallamos las respuestas del día más doloroso para nuestro Señor Jesús pero con la victoria eterna por su gracia y perdón.

Día de la crucifixión

Todo comienza cuando Judas vende a Jesús por treinta monedas de plata a los sacerdotes, quienes ya desde hace un tiempo, deseaban capturar a Jesucristo.

El Señor invita a sus apóstoles para dar curso a la última cena, donde les revela que será entregado para que se cumpliese el plan de Dios. Luego de esta, fue al monte Getsemaní a orar por lo que le había de acontecer.

Mateo 26:38-39

38 Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo.

39 Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú.

Una vez aprendido por los guardias comienza el sufrimiento y pasión de Cristo. Fue golpeado en reiteradas oportunidades, insultado y humillado.

Tal y como se comentó a comienzos de este post, Jesucristo antes de ser sentenciado a muerte, tuvo que comparecer algunos juicios para llegar a dónde crucificaron a Jesús.

Jesús ante Caifás

Es importante resaltar que todo esto ocurrió la noche de su captura. Durante todo este tiempo, fue constantemente burlado y golpeado. En la mañana Cristo se encontraba ante los ancianos del pueblo y los principales sacerdotes, luego de toda una noche de torturas y burlas.

Para cualquier ser humano eso sería imposible de soportar y para ese punto las fuerzas físicas comienzas a desfallecer. Sin contar la desesperanza y tristeza que llegaría a invadir a nuestro corazón.

Lucas 22: 63-64

63 Y los hombres que custodiaban a Jesús se burlaban de él y le golpeaban;

64 y vendándole los ojos, le golpeaban el rostro, y le preguntaban, diciendo: Profetiza, ¿quién es el que te golpeó?

Jesús ante Pilato: ¿Dónde crucificaron a Jesús?

Como el concilio no tenía el poder de sentenciar a alguien a muerte, decidieron llevarlo ante Pilato, quien era el gobernador en tiempos de Jesús. Sin embargo, como Pilato no hayo ningún delito que Jesús hubiera hecho, no lo sentenció.

Lucas 23:4

Y Pilato dijo a los principales sacerdotes, y a la gente: Ningún delito hallo en este hombre.

La gente que se encontraba ahí y que deseaban la muerte de Cristo, comenzaron a hablar mentiras y a alborotarse. Pilatos al ver esto, lo mando al rey Herodes, ya que Jesús era de Galilea.

Jesús ante Herodes

Recordemos que Jesús era un prisionero que ya había sido golpeado y humillado desde el momento justo de su arresto. Ir a la casa del Sumo Sacerdote, luego ante Pilatos y luego a Herodes, era un agotamiento aún mayor, ya que este iba a pie.

Cuando Jesucristo  se presenta ante Herodes, este rey estaba realmente feliz ya que deseaba que Cristo hiciera una señal ante su presencia. No se habían conocido personalmente antes, pero Herodes si había escuchar del Mesías.

Al ver que Jesús se mantuvo callado ante sus interrogantes y no hacer ninguna señal, se burló grandemente de él y lo envío nuevamente a Pilato.

Lucas 23:11

11 Entonces Herodes con sus soldados le menospreció y escarneció, vistiéndole de una ropa espléndida; y volvió a enviarle a Pilato.

Jesús sentenciado a muerte y ¿Dónde fue cruficado Jesús?

Era ya una tradición, soltar a un prisionero en el día de las fiestas, por lo que Pilato buscando librarse de sentenciar a Cristo a muerte. Expuso al pueblo que soltaría a un prisionero y mando a llamar a Barrabas. Lo sorprendente de esto es que decidieron soltar a Barrabas y seguían exigiendo la muerte de Jesús.

Por lo que así hizo y una vez sentenciado a muerte lo llevaron al pretorio romano para ser flagelado. Normalmente esto lo hacían los romanos a todo aquel que era sentenciado a la cruz para que su muerte fuera más rápida.

Mateo 27:27-29

27 Entonces los soldados del gobernador llevaron a Jesús al pretorio, y reunieron alrededor de él a toda la compañía;

28 y desnudándole, le echaron encima un manto de escarlata,

29 y pusieron sobre su cabeza una corona tejida de espinas, y una caña en su mano derecha; e hincando la rodilla delante de él, le escarnecían, diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos!

Jesús fue tan flagelado y lastimado en su castigo que la Biblia nos revela que hubo un momento, en el que no podía cargar más su cruz. Por lo que un hombre llamado Simón, lo obligaron a ayudarlo.

¿Dónde crucificaron Jesús? ¿Dónde murio Cristo?

La cruz de Cristo fue ubicada en el monte Gólgota o lugar de la calavera. Una vez colocado los clavos en sus manos y sus pies, solo se esperaba lo inevitable, la muerte. Aun cuando los que desearon la muerte de Jesús lograron su objetivo. No dejaron de burlarse, ni siquiera al verlo sufrir a carne vive todos los maltratos por los que su cuerpo fue llevado.

Mateo 27:39-40

39 Y los que pasaban le injuriaban, meneando la cabeza,

40 y diciendo: Tú que derribas el templo, y en tres días lo reedificas, sálvate a ti mismo; si eres Hijo de Dios, desciende de la cruz.

Lo más hermoso y la lección más importante que nos da nuestro Señor es que aún en la Cruz, clamaba al Padre pidiendo nuestro perdón. No llenando su corazón de odio o ira, sino más bien de un gran amor y misericordia por no saber lo que hacían.

Una vez cumplida la obra perfecta de nuestro Señor Jesús en la cruz, hubo un gran terremoto en la tierra, que rasgo y rompió las rocas de la ciudad y el Templo.

En ese momento muchos incluyendo el Centurión, comprendieron que Jesús, verdaderamente es el Hijo de Dios.

Sepulcro de Jesús

Jesús fue puesto en el sepulcro que José de Arimatea un discípulo de Él había dado. Ahí estuvo el cuerpo de Jesús siendo custodiada la tumba por los guardias romanos. Esto era porque, el Señor Jesús ya había hablado de su resurrección, por lo que los sacerdotes, pidieron custodiar la tumba durante esos tres días y que no pudieran robar el cuerpo del Señor.

Mateo 27:59-60

59 Y tomando José el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia,

60 y lo puso en su sepulcro nuevo, que había labrado en la peña; y después de hacer rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro, se fue.

Resurrección de Cristo

Al tercer día, tal y como lo había profetizado nuestro Señor, los lazos de la muerte no pudieron retenerlo. Un nuevo Pacto se había hecho entre Dios y los hombres. Por su amor fuimos llamados hijos de Dios y hoy tenemos Salvación gracias a su pasión.

Ese día hubo un terremoto por un ángel del Señor vino a la tierra a remover la piedra que sellaba la tumba. Nuestro Señor Jesús había resucitado. De igual manera te invitamos a entrar al siguiente enlace que habla de resurrección de Jesús

Mateo 28:2-4

Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella.

Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve.

Y de miedo de él los guardas temblaron y se quedaron como muertos.

Jesucristo se presentó ante sus discípulos y estuvo cincuenta días con ellos antes de ascender al cielo y esperar la hora y el día de su segunda venida.

Bendito sea nuestro Señor Jesús por los siglos de los siglos. Para que puedas deleitarte un poco más dentro de la presencia del Todopoderoso, te invitamos a que veas el siguiente audiovisual.

(Visited 60 times, 1 visits today)

Deja un comentario