El Discipulado: Lo que significa según La Palabra de Dios

Comparte este artículo

Discipulado Cristiano es la formación que se imparte para la difusión de las doctrinas bíblicas establecidas por Cristo en su evangelio. A fin de formar discípulos o seguidores e imitadores del carácter de Jesús, siendo revestidos y transformados por el Espíritu Santo, que pasa a habitar en sus corazones.

DISCIPULADO

Discipulado Cristiano

El proceso de formar e instruir a nuevos creyentes o discípulos en la doctrina del cristianismo, es lo que define en líneas generales al discipulado cristiano. Estos discípulos a medida que van recibiendo las enseñanzas van siendo transformados por medio de la gracia del Espíritu Santo. El cual es dado por el Señor Jesucristo, para que habitare en sus corazones. A fin de que el nuevo creyente pueda afrontar los aprietos, vicisitudes y pruebas que se les puedan presentar en el mundo. En su proceso de crecimiento en Cristo Jesús.

Si bien el discipulado cristiano es el proceso de formación de un discípulo o un nuevo creyente en Cristo Jesús. La forma en que van a crecer o a desarrollar los frutos y dones espirituales, será de acuerdo al propósito que tiene Dios para cada discípulo. Para ello es necesario, en el caso del Discipulado para nuevos creyentes, que los discípulos permitan al Espíritu Santo explore su ser interior. Para que el Espíritu de Dios revise pensamientos, y acciones según los mandamientos de Dios.

El discipulado cristiano requiere de la intimidad permanente con Dios. Mediante la lectura diaria de su palabra, estudiarla a través de la revelación del Espíritu Santo. Así como obedecerla, orar y meditar de continuo en ella. De igual forma el discipulado cristiano debe estar en la disposición de dar testimonio de la luz y la esperanza que es Cristo en nosotros, como está escrito en 1 de Pedro 3:15. A fin de discipular a otros en el conocimiento de Jesucristo que es la vida eterna y el único Dios verdadero, como dice la escritura en Juan 17:3.

¿Qué es un Discípulo de Dios?

La definición general del termino discípulo indica, que es aquel individuo que acepta y sigue las enseñanzas de las doctrinas impartidas por otra persona. Entonces la definición de un discípulo cristiano, más específicamente; es aquel individuo que cree y decide seguir el evangelio de Jesucristo. Convirtiéndose en un instrumento multiplicador de las buenas nuevas de Cristo.

En la biblia se pueden encontrar muchas opiniones de lo que puede definir a un discípulo. Incluso el último precepto dado por Jesús a sus seguidores, fue la ir y formar discípulos, esto se puede leer en Mateo 28: 16 – 20. La obra de cumplir la misión ordenada por Jesús se puede denominar entonces como la labor de discipular. El perfil personal para llevar a cabo la labor de Jesús de discipular principalmente debe incluir: Disciplina, obediencia, buen relacionamiento y sobre todo ser imitador de Cristo en todo.

discipulado

Algunas de las Características Generales de un Discípulo de Dios

Para poder determinar cuáles podrían ser las características generales que identifiquen a un discípulo de Dios. Se requiere considerar lo que dice la Biblia al respecto. De acuerdo a las escrituras, formarse como un discípulo cristiano involucra un proceso de crecimiento personal en Dios, que se caracteriza por lo siguiente:

  • Respuesta y aceptación al primer llamado de Dios, leer Marcos 1:16-20
  • El deseo de conocer lo que Dios dice. Esta característica se fundamenta en las citas bíblicas: Job 23:13, Jeremías 15:16, Deuteronomio 6: 5 – 7, Romanos 10:17, 1 Pedro 2:2
  • Jesús ocupa el primer lugar sobre todas las cosas, según Marcos 8:34-38
  • Seguir las enseñanzas de Jesús, según Juan 8: 31-32
  • Separados de las pautas del mundo, según 1 Corintios 10:13, 2 Corintios 5:17
  • Desarrollar los frutos del Espíritu, escritos en Gálatas 5: 22 – 23
  • Obediencia y disciplina, Según lo que está escrito en Mateo 16:24, Lucas 3:11, 1 Corintios 9: 25 – 27
  • El deseo de animar y motivar a otros discípulos. Como está escrito en Romanos 15: 5 – 6, Hechos 2:42, Efesios 3: 17 – 19, Hebreos 10:25, 1 Pedro 1:22, 1 Juan 1: 2 – 7
  • Amor y entusiasmo por el evangelismo, de acuerdo a lo escrito en 1 Juan 3:16-24, 1 Pedro 2:21, 2 Corintios 9:6-7, Filipenses 1:21, Mateo 10:32, Juan 14:12
  • Mantenerse firme y Proseguir a la meta Filipenses 3:13-14, Salmos 37:23-24, Romanos 6:1-14, 2 Pedro 1:1-10
  • Deseo de anunciar la vida eterna que es Cristo, según lo escrito en 1 Juan 1-4, Juan 5:37-39
  • Permanecer en Cristo y ser obedientes, para que el Espíritu Santo produzca los frutos para poder ser discípulos. De acuerdo a lo que está escrito en Juan 15: 5 – 8
  • Amar a otros discípulos, según en mensaje de Jesús en Juan 13: 34 – 35
  • Formar otros discípulos, como está escrito en Mateo 28:18-20.

El Discipulado según las Escrituras

Si bien es bueno tener en cuenta las características que debe poseer un discípulo cristiano. También es bueno tener conocimiento de lo que guardan las escrituras sobre el discipulado cristiano. Para ello existen diferentes definiciones, pero ninguna de ellas contiene un carácter autoritario. No obstante, al ver que la obra de discipular se encuentra en toda la escritura. Se puede vislumbrar que el proceso de hacer discípulos es sumamente crítico e importante para el mensaje bíblico.

Desde las antiguas escrituras el pueblo de Dios, de forma regular acostumbraba a discipularse de generación en generación. Enseñaban los mandamientos de Dios y hacían recordar siempre su fidelidad. Recordando todo lo que había hecho Jehová Dios a través de los años, perpetuándose su obra entre los pueblos de Israel. Fundamentalmente de lo bueno y excelso que fue al sacar al pueblo judío de la esclavitud a la que estaban sometidos en Egipto.

En el Nuevo Testamento el discipulado cristiano se inicia con la misión de Juan el Bautista. Haciendo la antesala al ministerio del Señor Jesús. Bautizando en su nombre y llevando el mensaje de su pronta venida. Posteriormente el discipulado queda en manos del propio Jesús cuando hace el primer llamado a sus discípulos. Jesús por tres años enseña y prepara a sus doce discípulos en la obra iniciada por él y que después continuarían ellos por todas las naciones.

DISCIPULADO

Estos discípulos ya apostolados o comisionados por Jesús, comienzan a formar la iglesia cristiana en el libro de Hechos de los apóstoles. El discipulado cristiano también se ve manifiesto en todas las epístolas del Nuevo Testamento. Encomendado la tarea de multiplicar a la iglesia de Jesús, llamando y formando discípulos en creyentes de forma individual o personal. Así como la tarea de discipular a la iglesia congregándola para hacer llegar el mensaje de Dios, guiados por el espíritu Santo, dejado por Cristo tras regresar a los lugares celestiales al lado de su padre Dios.

Su Alcance 

En el tema del discipulado es clave hablar del alcance que puede tener esta labor dentro de una comunidad cristiana. Cuando se ve la definición de lo que es discipulado, se pudiera pensar que es solo un proceso relacional e individual. Es decir relacionarse con uno o dos nuevos creyentes para instruirlos en los caminos de la fe cristiana. No obstante, esto no es lo único que sucede en una comunidad cristiana cuando se está formando discípulos. Ya que también los discípulos convertidos necesitan del alimento de la fe, a través del discipulado. Este discipulado se lleva a cabo según la iglesia, en grupos pastorales, escuela y predicas en servicios dominicales, entre otros.

El Discipulado como Iglesia

Este es un tipo de discipulado a mayor escala, y es la labor de la iglesia como cuerpo de Cristo. En donde la iglesia se congrega en servicios para adorar juntos y de forma pública al Rey de Gloria. Así como recibir el alimento de la palabra de Dios, lo que Él quiera decir a través de la persona que vaya a ministrar o predicar.

En esos momentos de congregación de la iglesia como cuerpo, solo sucederá lo que Dios quiera que suceda. Dios se encarga en sí de dirigir la adoración durante los cánticos, así como durante la escritura que se esté impartiendo.

Esta es una oportunidad de ejercer la labor de discipulado, cantando y sirviendo juntos como iglesia de Cristo. Según la diversidad de dones y talentos que forman parte del cuerpo e iglesia de Cristo en la tierra. En esta labor nos tenemos que animar y motivarnos unos a otros como hermanos en Cristo.

En relación a esto se puede decir, que la iglesia o cuerpo de Cristo es similar a un semillero de germinación de nuevas plántulas. Semillero que Dios instauro para que crecieran y se cultivaran los discípulos de Cristo en la tierra, para la gloria de Él y la de Dios Padre.

DISCIPULADO

La iglesias cristianas en general brindan además de las predicas en días de semana y la del domingo; otros servicios de discipulados. Tales como Escuelas de clases bíblicas, grupos de apoyo y liderazgo, enseñanzas o guías a través de mensajes y cuidados pastorales, entre otros.

El Discípulo Personal

El discipulado personal o individual es uno de tantos instrumentos usado por Dios en el semillero que es su iglesia. Ambos discipulados están íntimamente relacionados, por lo que no se pueden ejercer de forma aislada. La edificación del nuevo creyente es guiada por el espíritu Santo de acuerdo al propósito que tenga Dios con él. Por lo que el proceso de discipulado individual o personal difiere de un discípulo a otro.

Entonces para que la edificación en la fe de un nuevo creyente sea efectiva. Va a depender del cuidado y atención que preste el discipulador a cada discípulo por separado. Este discipulado individual o personal es semejante al cuidado que brinda una madre a un bebe recién nacido. Esto se puede ver reflejado en el pasaje bíblico de 1 Tesalonicenses 2: 7-8. Donde el Apóstol Pablo refiere la gracia de compartir el evangelio de Jesús, como si fueran los cuidados y el amor de una madre a su nueva criatura.

Según esto el discipulador debe acompañar al discípulo recién nacido en Cristo. Siendo importante su presencia, dedicarle parte de su tiempo, establecer encuentros o citas con el discípulo a fin de instruirlo y enseñarles los primeros pasos para empezar a caminar en la fe. El fundamento bíblico del discipulado individual es muy extenso, pero se puede hacer referencia de tres de ellos, como son:

  • Mateo 28:18-20, la Gran Comisión que es evangelizar. Integrando a los nuevos creyentes en la iglesia local, dando a conocer a Jesús y enseñando a obedecerlo, que es el mensaje central de este pasaje.
  • 2 Timoteo 2:2
  • 1 Tesalonicenses 2:3-14

El Llamado a la Obra 

Todo discípulo cristiano recibe el llamado a servir en la obra del discipulado. El cual llevaran a cabo de acuerdo a los dones y talentos que reciban para formar parte del cuerpo e iglesia de Cristo en la tierra.

  • Unos serán llamados a predicar o evangelizar
  • Otros a dirigir la alabanza o adoración pública
  • Algunos serán llamados a enseñar en las escuelas
  • Otros serán llamados a pastorear

No obstante en sentido general, todo nuevo nacido en la fe cristiana, recibe el llamado de Dios. Para ayudar en la obra multiplicadora de la iglesia haciendo discípulos. Esta labor se hace mediante relaciones voluntarias y motivadoras de uno a otro. Siendo este discipulado personal o individual un inicio en la labor de discipular. El cual no debe desligarse de la obra macro del discipulado de la iglesia.

¿Qué es Discipular?

Si bien en rasgos generales se puede entender o definir el termino discipular como enseñar. Definir discipular desde el punto de vista cristiano va más allá de la palabra enseñar. Ya que se deben tener en cuenta seis puntos o principio que se interrelacionan entre sí, veamos:

La Palabra de Dios

Enseñar la palabra de Dios es un punto fundamental dentro de lo que es el discipular cristiano. La enseñanza de la biblia no puede ser llevada a cabo como una enseñanza académica. Porque el propósito de Dios es que su palabra sea revelada a través de su espíritu. Para que a través de ella lo puedan conocer a él, como está escrito en Juan 17:3.

El Espíritu Santo

El discipular tiene que ver con oír atentamente la voz del Espíritu Santo y obedecerla. No existe otra forma de crecer en las cosas espirituales de Dios sino es a través de lo que diga su Espíritu Santo. Según lo que está escrito en 1 Corintios 2:6-16.

Compromiso

El discipular es adquirir en el corazón el compromiso de ser un padre espiritual para el discípulo. Velando por el bienestar y el crecimiento espiritual del discípulo, asumido como un hijo espiritual dado por Dios. Por lo que en el discipular cristiano, un discípulo no es solo un estudiante, sino que es un aprendiz de Dios. Y en la relación interpersonal entre discipulador y aprendiz prima el amor de Dios sobre todas las cosas. Viendo al aprendiz como vería Dios al hijo extraviado, al que no conoce al Señor, con misericordia, dando su vida por otros. Leer Lucas 15:11-32.

Ser Ejemplo

Para discipular se debe ser modelo o ejemplo. Aprender sobre la paciencia, fidelidad o la pasión no puede ser solo por escuchar lo que significa cada uno de estos conceptos. El aprendiz lo aprende también a través de la manifestación y el actuar de su discipulador

Atención Personal

La relación entre el discipulador y el aprendiz no puede ser solo una relación simplemente académica o de enseñanza. Esta relación tiene que conllevar la atención personal necesaria para ayudar mediante conversaciones al crecimiento espiritual del discipulado. La atención se da entre personas que se llegan a conocer con el objetivo claro de copiar la vida de Cristo entre ellos. Es una amistad de amor fraternal nacida de la Gran Comisión, donde Dios va a mostrar todo lo que está guardado dentro de su propósito.

DISCIPULADO6

Formar a Cristo en Otros

El proceso de discipular se debe enfocar en dar a conocer a Cristo y establecer el carácter de Cristo en otros. Como está escrito en Hebreos 12.2, enfocados en Cristo Jesús. De esta forma se logra que el discípulo siempre va a tomar en cualquier situación que se le pueda presentar, la actitud correcta, siendo siempre obediente al mensaje de Jesús. Si el discipular está enfocado en Cristo, se formara un aprendiz con deseos de:

  • Ser semejante a su maestro, Lucas 6:40
  • Conocer más a Dios, Lucas 10: 38 – 42
  • Seguir Cristo Lucas 9: 23 – 24

Visto todos los puntos anteriores dentro de lo que es discipular, el resumen para definir lo que es discipular a la luz de la biblia. Se puede definir como la obra de motivar voluntariamente a cristianos con propósito a través de un relacionamiento de amor y preparación en la palabra de Dios. De acuerdo a esta definición se puede concluir que el discipular o proceso de discipulado es:

  • Intencional y deliberado
  • Motivacional
  • Enseñar para hacer seguidores de Jesús, no enseñar para hacer una reforma moral del discípulo
  • Instruir fundamentados en la Palabra de Dios, no en buenos consejos personales
  • Discipular es amar

El Discipulado es Intencional y Deliberado

El discipulado es una labor voluntaria y guarda una intención o propósito. Por lo que discipular no es hacer discípulo por el simple hecho de hacerlos. La labor de discipular se lleva a cabo por creyentes que de forma voluntaria desean cumplir en obediencia, la principal misión que el Señor Jesús entrego a su iglesia redimida. Esto se fundamenta en el mensaje dado por Jesús en Mateo 28: 18 – 20.

La misión encargada por el Señor en ese momento no era nada más hacer llegar la buena noticia del evangelio y el reino de Dios. Sino la de formar discípulos con el carácter de Cristo y no el del discipulador. Poniendo el empeño de dedicar sus vidas al propósito de instruir a otros a seguir a Cristo y no a simples mortales. Formar hombres y mujeres en total dependencia de Cristo Jesús.

De esta forma los que reciben el llamado de Cristo, tienen el compromiso de darse con intención, voluntad y propósito a los demás. Para así animarlos a transformarse en creyentes maduros en Cristo.

La misión encargada por Jesús también es una exhortación a animarse unos a otros y a no temer, porque Él siempre estará en nosotros todos los días hasta el fin del mundo. Exhortación y motivación que también se hace en la epístola a los Hebreos en el Nuevo Testamento, Hebreos 10:24. Así como en otros pasajes de las escrituras como una aptitud obligatoria que debe cumplir todo el pueblo de Dios.

Por lo que el discipulado cristiano debe actuar de forma intencional y deliberadamente, a fin de estimular a los hermanos y hermanas de la iglesia a seguir adelante juntos, en el amor y crecimiento en Cristo Jesús.

DISCIPULADO7

El Discipulado Bíblico es Relacional

El discipulado en la biblia se puede decir que es relacional, ya que Dios se muestra de esta forma a través de las antiguas escrituras y del nuevo testamento. En toda la biblia Dios se revela a sí mismo, a fin de que podamos entender lo que significa tener una relación verdadera e íntima con él. En todo momento Dios se mueve con un propósito y deliberadamente hacia niveles de relación más elevadas o significativas de él con su pueblo. Relaciones que se pueden ver en:

  • La aparición o visión de su Ley en el Éxodo
  • Su promesa para con nosotros en Isaías
  • El verbo hecho carne, la relación de Jesús con su pueblo en los evangelios
  • La relación de Dios a través del Espíritu Santo con su pueblo, visto en el libro de los hechos
  • Cerrando con la relación cara a cara y sin mediación con el Señor Dios, que describe Apocalipsis 22:4

Quizás por esto el proceso de discipular también sea relacional, por ser también relacional la naturaleza de Dios con su pueblo. El punto de vista relacional del discipulado se puede ver en las escrituras, en las reuniones de los hijos de Dios. Congregándose como iglesia en casas, hogares o edificaciones. La iglesia entonces tiene el propósito de Dios a relacionarse unos con otros. De esta forma se puede conocer la vida, las batallas y los dones desarrollados en cada creyente, para la edificación de la iglesia como cuerpo de cristo.

El Discipulado es Amoroso

La labor de discipulado no se puede ejercer de forma fría o como una práctica o habito. Sino que debe hacerse al mismo nivel y esencia de como lo haría Dios en cada uno de sus hijos. Además Dios hace el llamado a amarnos unos a otros como hermanos que conformamos su iglesia. Así como darnos deliberadamente por el bienestar y crecimiento espiritual de los demás. Tomando como ejemplo el sacrificio de Jesús, el cual se dio por todos nosotros. Aunque sabemos que los que hizo Cristo por nosotros en la cruz, nunca lo podríamos hacer alguno de nosotros.

No obstante, aún en nuestra naturaleza imperfecta y caída, tenemos la misión de manifestar el perfecto amor de Dios, como Jesús nos amó. Esto lo deja muy claro el apóstol Juan, específicamente en el pasaje 1 Juan 3: 16 – 19.

De acuerdo a estas escrituras el discipulado cristiano debe manifestar el mismo amor de Jesús en los demás. Glorificando de esta forma al Señor nuestro Dios.

DISCIPULADO8

El Discipulado Entrena en la Palabra de Dios

El discipulado cristiano comprende un entrenamiento personal en la palabra de Dios. Esto tiene una gran relevancia e importancia, porque no es cualquier cosa lo que se está transmitiendo a otras personas. Si no se le inculca al creyente a dejar de ser dependientes de sí mismo, de su propia razón, de dejar las cosas del mundo, incluso del consejo sabio y oportuno del discipulador. El creyente nunca experimentara una vida plena en Cristo Jesús.

El discipulador debe entrenar y fundamentar al discípulo en la palabra de Dios. Mientras mejor este entrenado el discípulo en estas prácticas, mejor respuesta tendrá ante cualquier situación que se le pueda presentar en el mundo. Porque solo la palabra de Dios es la que da vida y vida en abundancia.

Las sagradas escrituras son inspiradas por Dios, fundamento necesario para instruir, rechazar, disciplinar, caminar en justicia. A fin de que los servidores de Dios estén perfectamente preparados para toda buena obra, 2 Timoteo 3:16-17. Otras citas bíblicas referentes, son:

  • Isaías 55:10-11
  • Santiago 1:21
  • 2 Pedro 1:3-4

Por lo que hacer discípulos es la labor de formarlos día a día, enfocados en la Palabra de Dios. Entrenando a los discípulos, no a una dependencia del discipulador y si a depender de forma consistente de las Escrituras o palabra de Dios.

El Discipulado Como Instrumento Conductor

El discipulado es un instrumento o canal conductor para hacer llegar las bendiciones espirituales o promesas de Dios de una persona a otra. Para dar una imagen a este concepto, pensemos que el discipulado es una tubería. Y que esta tubería está conectada a una fuente de agua, para conducirla a lugares donde no existe agua.

Como se puede ver la tubería cumple con el propósito de transportar de forma segura el agua hacia diferentes destinos. Comparando el propósito de la tubería con la labor del discipulado bíblico, se puede observar que tienen bastante similitud.

Los cristianos maduros bien fundamentados en la palabra de Dios están en la posición de hacerles llegar un bien a otras personas. Estos cristianos crecidos en la fe, son usados por Dios como tuberías que conducen su verdad, ríos de agua viva.

En un extremo de la tubería se encuentra el fundamento, la palabra de Dios. La cual fluye a través de la tubería, el discipulador. Hasta el otro extremo de la tubería, que son los discípulos en quienes se derrama la palabra de Dios, que trae bendiciones a sus vidas.

Por tanto la tubería en sí no hace nada, ella es solo el canal o la vía usada por Dios para derramar sus bendiciones en otros.

DISCIPULADO9

Importante, el Discipulado No es un Programa

Es importante que el discipulado cristiano se vea como un proceso y no como un programa o sistema académico. Esto se debe a que cada creyente es diferente, con diferentes hogares o raíces familiares, diferentes luchas que batallar, diferentes prisiones de que liberarse, etc. Por lo que llevar a cabo el discipulado sin la guía y orientación del Espíritu Santo es una labor realmente difícil de realizar o incluso imposible de hacer.

El discipulado se realiza con la intención de ayudar a otros a crecer espiritualmente. Es un proceso de transformación del viejo hombre a la nueva criatura nacida en Cristo Jesús. Este proceso no se puede programar ya que solo Dios conoce el plan de cómo va a ser esa transformación. No obstante el discipulado puede incluir:

  • Lecturas de la biblia junto al discipulador
  • Tomar clases bíblicas en la escuela de la iglesia
  • Reuniones semanales con el discipulador como guía espiritual
  • Escuchar los sermones de la semana en la iglesia

El discipulado entonces en la práctica tiene un sentido bastante amplio. Pero lo que sí tiene un sentido general, es que debe hacerse fundamentado en la verdad que es la palabra de Dios, guardando una relación y atención personalizada, manifestando en todo tiempo el carácter y el amor de Dios.

Discipulado para Jóvenes

El discipulado para jóvenes es aquel que se imparte en los adolescentes y nuevos creyentes, para su crecimiento y preparación en la fe cristiana. Aquí el discipulador atiende y cuida personalmente a cada joven en sus primeros caminos como seguidores de Jesús. En este sentido se deben establecer encuentros tanto personales como en grupos para orientar y dar a conocer a los jóvenes adolescentes los principios básicos de la fe cristiana, se pueden establecer lecciones para tratar temas sobre:

  • Como andar con Dios
  • Ser una nueva criatura nacida en Cristo
  • La misión expiatoria de Jesús
  • El Espíritu Santo
  • La iglesia, una nueva familia
  • El bautismo
  • El servicio a Dios
  • Como luchar contra las tentaciones
  • Otro tema que considere el discipulador

El acompañamiento del joven creyente debe ser constante hasta que sea ganado para formar parte del cuerpo de Cristo. Así como verdaderamente afianzado y afirmado en la fe cristiana. Realmente es una bendición que los jóvenes adolescentes se conecten y conozcan a Cristo desde su juventud, pudiendo ser instrumentos transformadores de Dios para su generación.

DISCIPULADO10

Discipulado para Niños

Los padres cristianos tienen además de la oportunidad la responsabilidad de ser los guías o mentores espirituales de sus niños. Esta responsabilidad o autoridad es dada por Dios, por lo que los padres deben de ser obedientes y diligentes en el mandato divino. Una orden de Dios que se encuentra manifestada en el pasaje de la biblia, Deuteronomio 6: 4 – 9. Este pasaje también es conocido como el Shemá de los judíos.

En esta parte, la ley mosaica hace el llamado de reconocer a Jehová como único Dios verdadero. Así como da el consejo de amarlo con todo el corazón, toda el alma y toda la fuerza. Atesorar su palabra en el corazón y siempre enseñarla con fidelidad a los hijos. Lo dicho por Dios unido a el principio de que la familia es la base fundamental de la sociedad. Siendo este el núcleo social de mayor importancia, porque es donde se forman los futuros hombres y mujeres.

Todo ello es determinante para decir que son los padres y no los maestros de la iglesia; los responsables de discipular en la fe cristiana a los niños e hijos. No obstante si los padres no están muy bien afianzados en la fe cristiana. Puede que se pregunten ¿Cómo hacerlo? A continuación unos pequeños consejos como introducción del discipulado de niños en casa

  • Los padres deben de ser ejemplo: Los padres como guía y líder espiritual de la familia, deben reconocer al Señor como el único digno de merecer adoración. Deben, además estar llenos de la Palabra de Dios y ser diligentes en ella. Para poder enseñar su palabra con pasión y con el ejemplo.
  • Leer juntos la Biblia: Es una buena práctica que los padres establezcan un tiempo en la semana para reunirse en familia. Para leer juntos la palabra de Dios, se pueden leer pequeños pasajes de un libro de la biblia. En una próxima reunión la lectura se continuara donde se quedó ese día. Para hacer dinámica la reunión familiar. Al terminar la lectura es bueno hacerles preguntas sencillas a los niños sobre la palabra leída. Este tiempo de unión familiar en la presencia de Dios, no tiene que ser perfecto, pero si verdadero y lleno de amor. Los padres deben dejar a los hijos ser niños delante de Dios.
  • Orar Juntos en Familia: Antes de iniciar la lectura de la biblia y al finalizar es bueno que los padres dirijan una oración de agradecimiento a Dios por su palabra y enseñanza. También se pueden incluir peticiones de acuerdo a las necesidades de cada miembro de la familia. El orar les inculca a los niños la dependencia que se tiene de Dios. Si en el momento la familia tiene una situación de enfermedad, se puede elevar a Dios una oración de sanación para el enfermo.
  • Adorar juntos en familia: La familia se puede reunir en cualquier momento de la semana y escuchar juntos música de adoración. Para cantar, alabar y adorar juntos al Señor. La iglesia de Jesús se caracteriza por ser adoradora a través de canticos y música cristiana. Este es un buen hábito para enseñar a los hijos desde que son niños.  Te invitamos a leer aquí algunos Consejos para matrimonios cristianos.
(Visited 622 times, 1 visits today)

Deja un comentario