Goliat y David conoce todo sobre esta historia bíblica

Comparte este artículo

La historia de David y Goliat nos narra que si accionamos a través de la fe en el Padre Celestial podemos lograr hasta la victoria que creemos más inalcanzable. Por tanto, siempre debemos glorificar a Dios, pues con él en nuestro espíritu todo se puede.

David-y-Goliat-1

Historia de la biblia de David y Goliat

David y Goliat la historia, narra que David era el hijo más joven de Isaí, quien conto con doce hijos. Según esta plasmada, un día la nación de Israel tuvo el llamado para pelear contra los Filisteos. Por esta razón los ejércitos de cada territorio se encontraban frente a frente en el Valle de Ela.

En el ejército enemigo de Israel, se encontraba un filisteo y además de ello, contaba con una gran complexión física, es por ello, que sobrepasaba a todos los presentes. Este personaje caminaba por todas las filas burlándose de los presentes. Además de ello, se burlaba de la razón por la que los israelitas creían en un solo Dios.

Tras esto, el gigante procedía a gritar quien era capaz de retarlo a pelear. Sin embargo, el rey Saúl al igual que el ejército israelita no era capaz de hacer algo, puesto tenían mucho temor.

En la historia de David y Goliat para niños, se indica que el padre de David, lo manda a visitar el Valle Ela, con el fin de que logre recaudar  información de lo que se estaba suscitando.  El interés de su padre era porque varios de sus hijos se encontraban dentro de las filas israelitas.

Es tras esto, que David escucha las burlas hacia Dios propiciadas por Goliat, tras esto con valentía pues creía fielmente en el Creador, se propone voluntario para pelear contra Goliat.

David logra persuadir al rey Saúl para que lo lograra dejar pelear contra Goliat, a pesar de que las armaduras de ese entonces fuesen muy pesadas para que David se colocara una y se desenvolviera correctamente.

Por esta razón, es que David para salir al campo de batalla, se armó únicamente con una onda y cinco piedras, mientras tanto, lo esperaba en el lugar un paciente y seguro Goliat. Cuando el gigante vio sin armadura a David, se burló de su condición pues él contaba con una armadura, espada y lanzas.

Ante sus burlas David respondió que venia del ejercito de Dios. Tras esto, procede agarrar una de sus piedras para colocarla en su onda y luego tirársela a su enemigo. La piedra se incrusto en la frente de Goliat y tras esto cayó muerto, tras esto, David procedió a tomar la espada de su enemigo y cortar su cabeza.

Después de lo ocurrido, los filisteos huyen del campo de batalla, demostrando así que el territorio de Israel había ganado, gracias a la valentía de un muchacho con fe en el poder que el Señor Todopoderoso tiene para darnos.

1 Samuel 17 David y Goliat

Los filisteos se prepararon para proceder con la guerra. Estos procedieron acampar entre Soco y Azeca en Efes- damim, territorio perteneciente a Judá. Mientras tanto el rey Saúl y su ejercitó procedieron acampara en el Valle Ela.

En el momento en el que ambos ejércitos se disponen a iniciar la batalla, sale del  bando de los filisteos un gigante llamado Goliat de Gat. Él contaba con un yelmo de bronce que se encontraba sobre su cabeza, una cota de malla, grebas, jabalina, espada y lanzas. Tras esto Goliat se para frente a los hombres de Israel y pregunta quien sería capaz de pelear contra él.

Desafío

Los filisteos proceden a desafiar al ejército de Israel, les pide un hombre con el fin de luchar contra Goliat, quien ganara podría tener al territorio bajo su domino. Tras esto los hombres de Israel y su rey Saúl se acobardaron pues Goliat contaba con un feroz aspecto.

David-y-Goliat-2

David era el hijo de Belén d Judá y de Isaí, quienes tenían ocho hijos en las filas del ejército israelita. El rey Saúl ya tenía una edad avanzada y los tres primeros hijos de Isaí habían ido anteriormente a la guerra con Saúl. Estos eran Eliab quien era el primogénito de Isaí, Abinadab el segundo hijo y Sama que era el tercero.

David

David era el menor de los hijos de Isaí, por esta razón él había ido hasta allá con el objetivo de apacentar el rebaño de su padre. El desafío de los filisteos se realizó durante cuarenta días, es tras esto que el padre de David le pidió llevar comida para sus hermanos y a su vez noticias relacionadas a la situación.

Tras su orden David se levanta muy temprano, para dejar el rebaño con un guarda, para proceder a tomar la provisiones que Isaí le había mandado a llevar. Llega al lugar cuando el ejército había dado la orden de batalla.

Batalla

Los filisteos y el pueblo de Israel iniciaron con la batalla ejército contra ejército. Tras esto, David corre hacia la línea de combate para saludar a sus hermanos. Mientras ocurría esto,  nuevamente de entre las filas Goliat reta a que un israelita pelee contra el para acabar con la batalla.

David oyó sus palabras, mientras todos los hombres de Israel con temor no eran capaces de enfrentarse al gigante. Si alguno era capaz de batallar contra Goliat el rey Saúl lo colmaría de grandes riquezas, le daría su hija, pues este haría de Israel un territorio libre.

David y Dios

Tras esto David comenzó a preguntar quién era ese filisteo capaz de desafiar al escuadrón de Dios. Eliab, el hermano mayor de David al escuchar sus palabras se llenó de ira y le pregunto a David porque estaba acá y con quien había dejado las ovejas de su padre.

David-y-Goliat-3

Lo acuso además de tener un corazón lleno de maldad y soberbia, que descendía ante la batalla. Sin embargo, David le respondió que había hecho él sí solo estaba preguntado. Después se apartó y siguió preguntando lo mismo.

Saúl a escuchar las palabras que estaba diciendo David pide que lo traigan hasta él. En el momento en el que se encontraban frente a frente David le indica a Saúl que no se desaliente que el siervo de Dios peleara contra los filisteos.

David se enfrenta a los filisteos

Saúl le dice a David que no es posible que él vaya contra los filisteos a pelear pues es muy joven. A esto, David le responde que él es siervo apacenté de su padre y cuando leones u osos venían en busca de su rebaño el procedía a atacarlos, matando a las bestias.

David prometió matar a Goliat como lo hacía con los leones y osos, pues ese gigante había sido capaz de burlarse del escuadrón de Dios. Además dijo, que quien lo había librado de la muerte con osos y leones lo libraría de los filisteos.

Tras esto se le entrega una armadura a David pero él no puede caminar con esto. Por ende toma cinco piedras lisas y una honda que las coloca en un saco de pastor.  David se acerca al campo de batalla para iniciar la pelea legendaria entre David y Goliat, a lo que el gigante con burla le dice si es un perro que viene contra el con palos. Goliat maldice a David por sus dioses antes de iniciar con su pelea.

Retan los filisteos a David

Goliat le indica a David que al ganar les dará su carne a las aves. A lo que David responde que el viene ante el con lanzas y espada mientras el viene en el nombre del Señor creador de los cielos y de la tierra. El viene en representación al escuadrón de Dios que tú has desafiado.

Después de esto David habla con Dios diciendo que se entregaría ante él, expresando su confianza en el Padre Celestial. Con el fin de demostrar en batalla que si existe un Dios que cuida de Israel y sus habitantes

 Triunfo

Lo impresionante de la historia de David y Goliat es que en el momento en el que el valiente muchacho mete su mano en su saco de pastor y saca la piedra para lanzarlo con su honda. La piedra se hunde en la frente del gigante y este cae con la tierra sobre su rostro.

Es de esta forma que David vence a Goliat. La historia de David y Goliat, es sorprendente, pues David no contaba con ninguna espada para que Goliat cayera derrotado.

Después de la caída del gigante, el joven pastor decide tomar la espada del enemigo y cortar su cabeza. En el momento que los filisteos vieron a su más destacado hombre muerto huyeron de la escena.

Los hombres de Israel y Judá al visualizar esta acción deciden perseguir a los filisteos hasta el Valle y puertas de Ecrón. Después de toda esta situación David toma la cabeza del gigante y se la lleva a Jerusalén. Tras esto Saúl pregunta de quién es hijo ese muchacho, a lo que David le responde que él es hijo de tu fiel siervo Isaí el de Belén.

La base del éxito de David

La historia de David y Goliat es muy conocida y a su vez muy resaltante, pues es la inspiración que muchos utilizan en momentos en los que se sienten con poco animo de seguir adelante, contra cualquier dificultad. La base de su éxito pose los siguientes aspectos:

David conocía a Dios

El joven David, tenía muy claro, cuál era el gran poder con el  que contaba el gran Señor de los cielos y de la tierra. Pues había experimentado su gracia constantemente en su vida.

A pesar de su juventud, que se calcula era la de un adolescente, él no tenía ninguna duda que aquel siervo de Dios que le es completamente fiel será recompensado con el poder que solo el Señor tiene para darnos a nosotros, sus hijos.

David  se desenvolvía como pastor de ovejas, es por esta razón que había visto grandes animales de gran ferocidad, que deseaban atacar al rebaño que se le había encargado. Siempre Dios le había otorgado la fuerza necesaria que le permia acabar con esas fieras.

Es tras esto que la fe por parte de ese joven en el Padre Creador era muy firme. Él estaba totalmente seguro de que Dios siempre estaría dispuesto a ayudarle. Es por esto que en la batalla de David y Goliat el joven sabía que vencería.

Según 1 Samuel 17:37, el Padre Celestial es quien nos libra de los leones y de los osos, es por ello que  me librara del poder que tienen hacia nosotros los filisteos. Por tanto, esto trata de expresar que siempre que creamos en Dios el estará con nosotros, para darnos el poder de batallar contra cualquier dificultad.

Para reflexionar

Todos los creyentes en el Señor de los cielos y la tierra hemos logrado experimentar el poder que Dios otorga a nuestra vida.  Solo debemos recordar las situaciones específicas

En las que el Padre Celestial nos brindó el apoyo que necesitábamos para resolver un problema determinado.

La mayor fortaleza que podemos obtener es la fe, que nos brinda la gracia de la experiencia de tener al Señor Omnipotente en nuestras vidas. Siempre las acciones que tomemos hacia Dios hacen crecer nuestra confianza en él.

Se recomienda meditar con el Salmo 121, con esto ayudaras a afirmar tu confianza y a su vez seguridad en las bondades que trae consigo el Padre Creador.

David conocía sus armas

En el relato de David y Goliat, Saúl le ofrece al joven el uniforme de batalla con sus respectivas armas, sin embargo, David decidió no utilizarlas. Esto pues no podía ni caminar con esa armadura encima. Por tanto, prefirió utilizar las armas que utilizaba a diario para defender a sus ovejas.

Por tanto, David utilizo su bastón, su bolsa de pastor, una honda y cinco piedras lisas que fueron escogidas por su parte con determinado cuidado. Él sabía perfectamente cómo utilizar estos implementos, es por ello, que le podía sacar el mejor provecho.

Además de ello, David conoce cuál era su mayor arma y sabia utilizarla correctamente, que era el nombre del Señor Omnipotente. La confianza y por tanto fe de David estaba enfocada en su totalidad en Dios. Es por esa razón que estaba plenamente seguro que obtendría la victoria a pesar de que la lógica daba a entender otro resultado.

Según 1 Samuel 17:45, David le dice a Goliat que  se presentaba ante el con espada, lanza y jabalina, mientras él lo enfrentaba en el nombre de Dios Todopoderoso. Quien es el Dios del ejército de Israel, por tanto, lo has desafiado. Esto demuestra la gran fe que tenía David en el Señor y además de ello, la constancia de poder de Dios.

Para reflexionar

Debemos preguntarnos y a su vez respondernos la armadura que Dios nos ha entregado al nacer, para eso es positivo que leas Efesios 6:10-18. A su vez, debes permitir que el Señor Todopoderoso te examine y a su vez te demuestre las armas que te ha otorgado para que así puedas vencer las pruebas que te vengan.

Es a través de su don que tenemos el poder de negarnos ante las tentaciones y dificultades propiciadas por el mal en nuestra vida. Por otro lado, debemos estudiar los pasajes que nos hablan del poder que tiene el nombre de Dios, para ello es bueno analizar Proverbios 18:10,  Hechos 4: 5-13 y Marcos 16:17-18.

David se conocía a sí mismo

La historia de David y Goliat indica que el joven se ocupaba de cuidar el rebaño de su familia. Por tanto, él debía utilizar su astucia  y fuerza para lograr salvar sus ovejas. Es tras esto que logra conocer habilidades propias como la rapidez y agilidad que lo caracterizaban.

Es por esta razón, que sabía desde que punto atacar con efectividad sin arriesgar su vida. Por lo que podemos entender que David estaba consciente de los dones que Dios le había confiado.

Según 1 Samuel 17:34-36, David explica que a él le tocaba cuidar el rebaño de su padre de osos y leones. Diciendo además cual era la forma en la que los atacaba. Además de ello, explicó que si podía contra fieras, tenía la posibilidad de acabar con los filisteos que son paganos y desafían el poder del ejército de Dios. Esto nos demuestra que David al comprometerse acabar con Goliat, sabía lo que estaba haciendo.

Para reflexionar

Es importante que logremos conocer nuestros talentos, donde y a su vez fortalezas. Pues esos dones nos los otorgan Dios para utilizarlos. Es a través de ese potencial que podemos conseguir la gloria del Señor Todopoderoso.

Debemos tener presente, que el Padre Celestial, procedió a crearnos para que demos lo mejor de nosotros. Es de esta forma que logramos obtener la bendición de Dios. Además de ello, esto nos permite ayudar a personas alternas a nosotros.

David no se dejó intimidar por lo que vio

Todos los presentes se sentían intimidados por el poder que irradiaba Goliat. Es por ello, que el poder de Goliat retumbaba más. A pesar de esto David según la historia de David y Goliat no se dejó intimidar.

El joven más bien se concentró en analizar cuál era la parte de Goliat que se encontraba desprotegida. Por lo que logre ver que había un espacio de la frente que quedaba totalmente expuesta. Es por eso que se concentró en tirar en ese punto. Por esa razón venció.

1 Samuel 17:4, indica que Goliat era un famoso guerrero que formaba parte del campamento fe los filisteos. Él contaba con una estatura aproximada de tres metros. A cualquiera le pudo causar miedo pero David se concentró en lo que Dios le había enseñado.

Para reflexionar

Debemos aprovechar las oportunidades que Dios pone en nuestra vida. Por tanto, es necesario enfocarnos y abrir las puertas de la sabiduría que solo el Señor nos da. Es por eso, que debemos llenar nuestra mente y espíritu de las palabras de Dios.

David tenía un propósito: que Dios fuera glorificado

La gloria que deseaba David era únicamente para Dios. Por esa razón es que tenía la certeza de que vencería contra Goliat. Él nunca busco ser reconocido por esta hazañas  ni mucho menos admitido.

Sabía que a través de esto se vería la gloria de Dios, pues la mejor arma que podemos tener es actuar en nombre del Señor. Para así llenarnos de poder, bendiciones y glorificar su nombre.

1 Samuel 17: 47, habla que David dijo que todos reconocerían el poder de Dios. Por tanto debíamos entregar nuestras vidas a sus manos. Es de esta forma que entendemos que glorificamos al Señor a través de buenos actos.

Para reflexionar

Debemos siempre preguntarnos si buscamos glorificar a Dios. Pues es él quien nos da vida, inteligencia, fuerza y destreza. Por tanto debemos entender que es Dios el único que nos protege de cualquier acto de mala fe. También nos brinda sanación y salud. Agradece a Dios y glorifica su maravillosa divinidad.

Si te gustó este artículo te invito a consultar el siguiente enlace:

Versículos de fe

(Visited 19 times, 1 visits today)

Deja un comentario