¿Qué es IMO? ¿Cómo identificar una mercancía peligrosa?

Comparte este artículo

Alguna vez te haz preguntado ¿Qué es IMO? ¿Cómo puedo identificar mercancía potencialmente peligrosa? Pues estás en el lugar correcto, en este artículo encontrarás información útil y detallada sobre IMO y su clasificación.

que-es-imo-1
Las mercancías IMO, son aquellas que resultan un riesgo para la seguridad y la salud.

¿Qué es IMO?

IMO (International Maritime Organization) ó Mercancías peligrosas, son aquellas que se consideran un peligro para la salud y seguridad de la población humana.

Se clasifican en 9 grados diferentes, dependiendo del nivel de peligrosidad y características. Es importante saber que el orden de numeración de las clases, no tiene que ver con la magnitud de riesgo. Por ejemplo, podría ser igual (o más) peligrosa una mercancía clase 1 (Explosivo), que una de clase 7 (Radioactivo), el nivel de peligrosidad depende de factores técnicos y químicos.

Clasificación de IMO

Para el transporte de mercancía peligrosa (bien sea marítimo, aéreo, terrestre) el contenedor debe tener etiquetas en sus cuatro costados, que deben indicar clase y número IMO, de acuerdo a la siguiente clasificación:

Clase 1: Explosivos

En esta categoría se encuentran todas aquellas mercancías que por sus particularidades puedan explotar, generar un incendio o salir disparadas. Los fuegos artificiales, detonadores, munición, cohetes, pueden considerarse explosivos. Dentro de esta categoría se encuentran 6 subdivisiones dependiendo de las características, estas son:

  • 1.1: Sustancias y Objetos con riesgo de explosión en masa.
  • 1.2: Sustancias y objetos con riesgo de explosión, pero no genera explosión en masa.
  • 1.3: Sustancias y objetos con riesgo de incendio pero baja probabilidad de explosión en masa.
  • 1.4: Sustancias y objetos que no representan un riesgo significativo.
  • 1.5: Sustancias poco sensibles que pueden explotar en masa.
  • 1.6: Son extremadamente poco sensibles y no hay riesgo de explosión en masa.

Clase 2: Gases

En esta categoría podemos encontrar diferentes tipos: comprimidos, licuados o refrigerados. Además, por sus características también podemos separarlos por tóxicos, inflamables, comburentes o asfixiantes. Se subdividen de la siguiente manera:

  • 2.1: Gases de carácter inflamable: Pueden inflamarse al entrar en contacto con una fuente de calor, como el propileno, etano o butano. Su etiqueta tiene el símbolo de una flama blanca o negra y el número 2 en su inferior.
  • 2.2: Gases de carácter no inflamable: Son aquellos que pueden ocasionar asfixia, ya que desplazan el oxígeno. Su etiqueta contiene una botella de gas en color blanco o negro sobre un fondo verde y un 2 en su inferior.
  • 2.3: Gases tóxicos: Pueden ser inflamables o corrosivos y causan efectos graves o incluso la muerte. El cloro es uno de ellos. Su etiqueta tiene una calavera sobre unas tibias cruzadas en color negro, el fondo es color blanco y tiene un número 2 en su inferior.

Clase 3: Líquidos inflamables

Como su nombre lo indica, se caracterizan por ser líquidos que pueden incendiarse con facilidad. Algunas sustancias comunes como la pintura o la gasolina, son líquidos inflamables. Su imagen contiene una llama en color negro o blanco sobre un fondo rojo y un número 3 en su inferior.

Clase 4: Sólidos inflamables

En esta categoría encontramos fundamentalmente productos de carácter explosivo o reactivos a sustancias inflamables, también, productos que en contacto con el agua desprenden gases. Se subdividen en:

  • 4.1: Sólidos inflamables: Son aquellas sustancias que pueden reaccionar espontáneamente. Su imagen contiene una llama negra sobre fondo blanco, siete franjas rojas verticales y el número 4 en su inferior.
  • 4.2 Sustancias con tendencia a la combustión espontánea (Ej: Metal y carbón). Su imagen contiene una llama negra sobre un fondo blanco en la mitad superior y rojo en la mitad inferior, con el número 4 abajo.
  • 4.3 Mercancía que al entrar en contacto con el agua, despide gases (Ej: Potasio, carburo cálcico, sodio). Su etiqueta contiene un llama de color negro o blanco sobre un fondo azul y un número 4 en su inferior.

Clase 5: Comburentes y peróxidos orgánicos

En esta clase se encuentran aquellas sustancias que, presentan riesgos de combustión y podrían provocar un incendio. Se subdividen en:

  • 5.1: Comburentes: Son aquellas sustancias (Líquidas o sólidas) que provocan o favorecen la combustión de otras. Una de ellas es el nitrato amónico. En su etiqueta debe tener una llama sobre un círculo en color negro, en un fondo amarillo, y el número 5.1 en su inferior.
  • 5.2: Peróxidos orgánicos: Derivan del peróxido de hidrógeno. Son sustancias que tienden a arder con facilidad, además son sensibles a los golpes e incluso la fricción. Solo se pueden transportar en cantidades determinadas, debido a que es sumamente peligrosa. En su etiqueta debe contener un símbolo de llama (blanco o negro) en un fondo rojo en la mitad superior y amarillo en la mitad inferior, también un 5.2 en su inferior.

Clase 6: Tóxicos

Estas sustancias, al tener contacto con el ser humano podrían afectar gravemente su salud. Se subdividen en:

  • 6.1 Sustancias tóxicas que pueden causar la muerte por ingestión, inhalación o absorción cutánea. Por ejemplo, el cloruro de metileno o el metanol. Su etiqueta contiene el símbolo de una calavera sobre dos tibias en color negro sobre un fondo blanco (Idéntica a la etiqueta 2.3 para gases tóxicos) pero, se diferencia por tener el número 6 en su inferior.
  • 6.2 Sustancias tóxicas que contienen agentes patógenos (Microorganismos) que pueden ocasionar enfermedades. Algunos ejemplos son: muestras de sangre, cultivos de laboratorio, secreciones, excremento, entre otros. Es posible que en la mitad inferior de su etiqueta “Sustancias Infecciosas” ó “En caso de fuga, alertar a las autoridades sanitarias”, la etiqueta incluye el símbolo conformado por tres lunas crecientes superpuestas sobre un círculo, en color sobre un fondo blanco y un número 6 en su inferior.

Clase 7: Material Radioactivo

Se considera material radioactivo aquel que contenga uranio, plutonio o torio. Estas sustancias concentran actividad por encima de los valores mínimos. Se clasifican en:

  • Categoría I: Para contenedores con un máximo nivel de radiación en la superficie (0.5 milirem/h ), contenedores que no contengan bultos con categorías más altas. Su etiqueta debe ser blanca y tener un trébol negro, debajo debe tener la etiqueta “Radioactivo”.
  • Categoría II: Para contenedores con un nivel de radiación en la superficie mayor a 0.5 milirem/h pero sin exceder los 50 milirem/h.
  • Categoría III: Para bultos con un nivel máximo de radiación en su superficie de 200 milirem/h. La etiqueta debe ser amarilla con borde, en la mitad superior y en la mitad inferior, blanco. Debe tener un trébol en color negro y obligatoriamente la leyenda “Radioactivo”.
  • Categoría IV: Materiales fisionables, obligatoriamente debe tener la leyenda “Fisionable” en color negro. Debajo, debe tener un recuadro que indique “Índice cuidado crítico” y un número 7.

Clase 8: Material corrosivo

Son todas aquellas sustancias que al tener contacto con la piel, generan lesiones y dañan el tejido. Puede no solo afectar la piel, sino también, los ojos y las mucosas. Algunas de estas sustancias pueden ser: ácido sulfúrico o hipoclorito sódico. Su etiqueta contiene la imagen de dos tubos de ensayo vertiendo líquido sobre una mano y un metal. El fondo inferior debe ser color negro y el superior color blanco, con un número 8.

qué-es-ismo-2

Clase 9: Objetos peligrosos diversos

Estas sustancias y objetos suponen un peligro no mencionado anteriormente y suponen un riesgo en su transporte. Algunos ejemplos son las dioxinas, pilas de litio y hielo seco. Su etiqueta es de color blanco con siete franjas verticales de color negro en la mitad superior, y en la esquina inferior, un número 9 subrayado.

Es importante saber, que todas y cada una de las etiquetas deben ser en forma de rombo, y con dimensiones mínimas de 100mm x 100mm. Sin embargo, si la dimensión de los bultos lo exige, podrá cambiar entonces también la dimensión de las etiquetas, reduciéndose (Siempre y cuando sean visibles).

La clasificación de sustancias peligrosas (IMO)  es de vital importancia para identificar estas sustancias cuando son transportadas en contenedores. De esta manera, los operarios y agentes al enviar, tendrán conocimiento de las características del material transportado y aplicarán los protocolos adecuados según el tipo de carga.

Si este artículo te ha interesado, no dudes en revisar nuestros demás artículos sobre comercio y finanzas, para muestra un botón: ¿Qué es un PPA?.

Es de suma importancia conocer el impacto de la mercancía peligrosa. A lo largo de la historia se han presenciado infinidad de accidentes debido a la desinformación, pero esto ha servido a la optimización y estandarización de protocolos globales, que diferencian e identifican la forma en que deben tratarse estas mercancías. Estos protocolos están sujetos a cambios constantes, donde la concientización por parte de los transportadores, será el punto clave para lograr la mínima cantidad de accidentes con el manejo de estas mercancías.

Sin embargo, en la actualidad aún existen diversos factores directos e indirectos que afectan y vulneran la seguridad en estas actividades. Los accidentes, en su mayoría, radican en la omisión de los parámetros previamente establecidos y factores asociados al costo creado por el ser humano en el ambiente portuario. Actualmente se comercializan aproximadamente 200.000 productos considerados mercancía peligrosa a nivel mundial, estas, son transportadas por vía marítima, terrestre y aérea.

Existen organizaciones que se encargan de la regulación de las mercancías peligrosas, en base a lineamientos obligatorios que establecen la forma adecuada de manipular los bultos para su transporte, junto con su debida documentación. Estas son: ONU, IATA, OMI y SCT, también, SOLAS y MARPOL respectivamente.

(Visited 14 times, 1 visits today)

Deja un comentario